Inicio Trabajadoras de Biblioteca Central de la UNAM denuncian hostigamiento

Trabajadoras de Biblioteca Central de la UNAM denuncian hostigamiento

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Una bibliotecaria y una auxiliar de intendencia de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) denunciaron ante las autoridades universitarias hostigamiento laboral y solicitaron la “destitución inmediata” de sus agresores, José Luis Rodríguez Toledo, jefe de servicios generales, y José Luis Barreto, jefe de circulación bibliográfica.

Manifestaron a Cimacnoticias que tienen una alta exigencia de trabajo, el cual no es valorado por sus superiores, no cuentan con el material y equipo de seguridad necesario para llevar a cabo sus tareas y ante el hostigamiento de sus superiores una de ellas ha tenido que pedir licencia sin goce de sueldo.

El pasado 18 de mayo, las trabajadoras, afiliadas al Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), con el apoyo de dicha organización sindical dirigieron la petición por escrito al director de la Biblioteca Central, José Adolfo Gallardo.

La bibliotecaria Irene Salvador Escobedo considera que “hay un problema serio de discriminación y abuso de poder, por parte de José Luis Rodríguez, jefe de Servicios Generales, quien desde finales de 2007 ocupa este cargo en el turno especial (días festivos y fines de semana).

Refiere que “la mayoría de las y los auxiliares de intendencia son mujeres que son tratadas con menosprecio y sin respeto por parte de este señor Rodríguez”. “Este tipo de trato es sólo hacia las mujeres, con los hombres es cordial y con nosotras déspota, prepotente”, afirma.

En tanto, su hermana, Alejandra Salvador Escobedo, auxiliar de intendencia de la Biblioteca Central de la UNAM, quien lleva 5 años laborando para esta institución, denunció que en 2006, cuando estuvo bajo las órdenes directas del entonces jefe de servicios, José Luis Rodríguez, vio afectada su salud física y emocional por la presión y maltrato laboral que le propició este trabajador.

“Cambió mi carácter, me enfermé de los nervios, estaba muy desanimada, me dio urticaria, dolores de cabeza, porque ya era demasiada tensión”, indicó.

A partir de septiembre de 2007, Alejandra se cambió del turno matutino al turno especial, donde ya se encontraba Rodríguez Toledo, a quien señala como su agresor y que había sido su jefe directo durante 6 meses.

A pesar de que ya no recibía indicaciones directas del jefe de Servicios Generales, él seguía a cargo del personal de intendencia, por lo que “los abusos continuaron”, aseveró la mujer.

Por ello, decidió tomar una licencia para dejar de trabajar por 5 meses, sin goce de sueldo, para evitar pasar los próximos 4 meses en un área donde “conviviría más con él, por eso me fui”.

Sin embargo, sólo tomó 1 mes y regresará a trabajar hoy, ya que dice sentir apoyo por parte compañeras y compañeros, que en su mayoría le manifestaron que “regresara a trabajar y que entre todas y todos buscaríamos otra solución”.

HOSTIGAMIENTO

En entrevista, Alejandra manifestó que José Luis Rodríguez “nunca ha intentó si quiera tener una buena relación de jefe y subordinada, desde que entré me amenazaba con levantarme un acta administrativa si lo desobedecía en cosas que a mis compañeras no les pedía”.

Relata que su jefe le pedía asear los sanitarios de mujeres y hombres (9 retretes, 3 mingitorios y 6 lavabos) en 30 minutos. “Lo tienes que hacer porque yo soy tu jefe y yo lo digo”, era la explicación que le daba.

El trabajo de ciertas áreas, que normalmente se hacía en equipos de 4 personas, como la limpieza de las entradas a la biblioteca, los cristales y las áreas de estantería, “a la mera hora quería que yo lo hiciera, a ninguna otra trabajadora le exigía”, dice.

De igual forma, “si traía a mi hijo, decía que me iba a descontar o levantar acta porque, según él, yo estaba utilizando tiempo de mi jornada, cosa que no les decía a las demás trabajadoras”, puntualiza.

El sindicato le propuso a Alejandra un cambio de dependencia, sin embargo ella pensaba “no tengo porque abandonar mi puesto de trabajo, yo no soy la conflictiva, es él el del problema, y no sólo conmigo, también con otras trabajadoras”.

En tanto, las y los bibliotecarios también reciben maltrato por parte de su jefe inmediato, José Luis Barreto, quien, afirma Olga Muciño: “nos niega el tiempo extra, realiza los pagos a destiempo y no hay primas dominicales, desde que llegó”.

Desde la actual administración de la Biblioteca Central, a partir de 1 de marzo, Barreto exige y presiona al personal del turno especial para que realicen sus labores, aún sin el material que necesitan “ya no tenemos ni plumas”, dijo en entrevista Muciño.

“También dicen que no hay guantes, ni los cubrebocas que necesitamos para limpiar la estantería, hay compañeros que ya tienen hongos en las manos por limpiar los libros sin guantes”, informó.

Asimismo, dio a conocer que el jefe de circulación bibliográfica del turno especial “a las mujeres les da el trabajo pesado (áreas de mayor afluencia de usuarios) y a los hombres el de menor esfuerzo”, afirmó.

08/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más