Inicio » ¡Trabajen, gabinete, trabajen!

¡Trabajen, gabinete, trabajen!

Por Marta Guerrero González

En vista del éxito obtenido en la debacle electoral no nos queda más que asumir el mandato popular: no más despilfarros propagandísticos y mejores resultados en las políticas de gobierno. Rendimiento de cuentas, acuerdos sostenibles para sin interrupciones conseguir la viabilidad de las reformas de Estado imprescindibles para el país.

Mientras desaparece la Secretaria de Energía, que es de utilería monárquica y por tanto prescindible en nuestro sistema republicano, bien podría el ingeniero y buen hombre, don Ernesto Martens Rebolledo trabajar horas extras.

Podría emplearlas para estudiar la situación que guardan nuestros recursos energéticos y las urgencias que requerimos para conseguir que sean productivos, solventes, suficientes, que funcione el sistema laboral y que exista el crecimiento para captar mayor inversión terminando con los rezagos que de seguir así terminaran con terminar con lo que es de la nación pero mengua irremediablemente.

Es necesario exhibir, ya no la obra realizada, sino lo que urge por hacer. Concienciar y buscar consensos con la sociedad, los trabajadores, los actores políticos de la verdadera problemática; el veinte o el treinta por ciento del país no cuenta con energía, las líneas existentes necesitan mantenimiento, reposición y tecnología de punta.

No nos podemos quedar a oscuras en diez, cinco o veinte años; que no hay recursos del Estado para solventar la emergencia; que nuestro petróleo se desperdicia y desaprovecha por mera retórica patrimonial , mientras aumentan nuestros pobres pobres y el desempleo alienta al crimen, a mendigar en las calles, a taxis chuecos, a emigrar.

Es posible que se necesiten intermediarios para convencer, parece que no hay credibilidad suficiente. Habría que apurar al Secretario para que institutos, científicos, intelectuales, académicos y analistas realicen las distintas propuestas para remediar la situación.

Se podría conseguir apoyos de empresarios para sufragar los gastos y sea una mano santa quien en base a estudios y la situación del mercado logre lo que hasta ahora no ha podido el gabinetazo.

No podemos seguir en tinieblas, la verdad debe salir a la luz. Raúl Muñoz Leos se ha dedicado, en cuanto foro, entrevista o edición impresa, a revelar la realidad del problema y a proponer desde un cambio en el tratamiento fiscal, hasta la necesidad de mayor inversión, aunque pueda estar en parte condicionada. Lo que sea pero algo.

Debo reconocer su esfuerzo contracorriente. Mucho más que el silencio de muchos de los ex directores de la empresa del Estado. Ahí no para la cosa, es imperativa la reforma fiscal, laboral, legislativa, electoral y en la procuración de la Justicia.

En fin, ya Fox dio el banderazo para la contienda electoral del 2006, con ese aligeramiento esperamos la puesta en marcha de los cambios y sobre todo del buen gobierno, sin paternalismos, nepotismo, sin compromisos interpersonales. Hay prisa pues en el 2004 vuelve el atorón de nuevas elecciones.

2003/MG/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: