Inicio » Traen al TLA la realidad de las mujeres mazahua

Traen al TLA la realidad de las mujeres mazahua

Por Soledad Jarquín Edgar

Hay paisajes engañosos. Ese es el mensaje que María Cruz de Paz Reyes deja cuando dice que “de nada sirve tener el agua cerca, de nada sirve ver las presas muy cerca de sus casas, sí para tenerla hay que acarrearla en cubetas, caminar cuatro kilómetros, con el chamaco en la espalda y el bulto de ropa en el otro lado”.

Integrante del Movimiento Mazahua para la Defensa de los Recursos Naturales, María Cruz, releja en su rostro las quemaduras que el sol ha producido en ella, “de tanto ir y venir” con las cubetas para traer lo que define como “una prioridad para sus vidas”: el agua.

Así llegaron las mujeres del Movimiento Mazahua para la Defensa de los Recursos hasta el ex templo del Corpus Christi en el corazón del Distrito Federal, para demandar agua para sus pueblos y solicitar la intervención del Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA).

La vieja y raída manta tiene un mensaje que en más de cuatro años de lucha sigue vigente, “queremos agua”. Pero la realidad, la define María Cruz de manera simple, “nuestros gobiernos nunca nos han hecho caso, no se si por pobres, por indígenas o porque somos las mujeres quienes hemos encabezado esta lucha”.

Una lucha que asegura tiene símbolos, con los rifles de madera, que se quedaron ahora en el estado de México, las mazahuas sorprendieron cuando se presentaron por primera vez en una protesta y exigieron agua para sus pueblos, agua no como un paisaje sino como una realidad.

Entonces, señala María Cruz, adelantamos al gobierno que de no tener una respuesta habría una guerra, porque esa agua que ahora pasa, que solo vemos pasar es también nuestro derecho, dice esta indígena mazahua originaria de Donato Guerra San Miguel Xoltepec.

Explica que el problema es que a través del Sistema Cutzamala se extrae el agua de sus comunidades para llevarlas a las grandes ciudades y zonas conurbadas, una de ellas la zona metropolitana de la ciudad de México, por eso no estamos de acuerdo, “porque mientras se traen las aguas a las ciudades nosotras no la tenemos”.

Con su vestido mazahua, una mezcla de indígena y mestiza, advierte que han tenido que llegar hasta el TLA, una instancia internacional de justicia ambiental, porque los gobiernos locales “no ven lo que nosotras tenemos que hacer” para tener el agua.

Para Martha Flores Reyes, otra de las mazahuas que encabeza este movimiento, se refiere al otro problema del agua: la contaminación, como sucede con el río Malactepec. “El agua parece atole y la Comisión Nacional del Agua dice que no está contaminada”.

Nosotras no creemos lo que dicen (el gobierno y las instituciones), por eso seguimos “en pie de lucha”, sostiene con un dejo de decepción, que la llevó a subir este sábado hasta el templete del Corpus Christi y hablar de tú a tú con los jurados del TLA, “pedimos a las autoridades del país que nos apoye, pero no hemos viso ninguna respuesta”.

EL PEOR DETERIORO

El trasvase del río Cutzamala abastece de agua a más de 20 millones de habitantes de la gran zona metropolitana de la ciudad de México. Es una obra gigantesca que produce polémica, mediante la cual se extraen 18 metros cúbicos de agua por segundo y que recorre una distancia de 170 kilómetros, a través del Valle de Toluca, hasta la metrópoli.

Para la Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México (Ecomunidades) este sistema es como “una infraestructura monstruosa que ha dado vida a una megalópolis desquiciada que tiene las más bajas calificaciones mundiales” en cuanto a la calidad de vida y cuidado del ambiente, como señala el resumen de prensa del rasvase del Cutzamala-México.

“Lagos casi desaparecidos, bosques enfermos, ríos entubados y suelo cubierto por una inmensa capa de asfalto, con más de tres millones de automóviles en circulación, esta cuenca esta entre las 10 zonas más deterioradas de la Tierra”, como resultado de las tecnologías inapropiadas.

Por ello, las mujeres mazahuas y Ecomunidades pidieron al TLA rechazar el trasvase Cutzamala “por sus calamitosos efectos en la población, urbanización y degradación ambiental de la cuenca de México” y pidieron se condenen los proyectos similares que el gobierno mexicano pretende realizar en las ciudades grandes del país.

Éste fue el último caso presentado en el TLA, auspiciado por la Fundación Heinrich Böll, cuyos veredictos en torno a 13 de México y el resto del continente se darán a conocer el lunes a las 15 horas, hora local.

06/SJ/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: