Inicio Tratamiento adecuado a parturientas ayuda a reducir cesáreas

Tratamiento adecuado a parturientas ayuda a reducir cesáreas

Por la Redacción

Especialistas británicos afirman que es posible reducir el alto índice de cesáreas que se realizan actualmente si médicos y médicas de cabecera impusieran un nuevo tipo de tratamiento a las parturientas.

Algunas mujeres piensan equivocadamente que es una técnica más segura que el parto natural, pero hay que recordar que aunque los riesgos de una operación cesárea son bajos, no está exenta de complicaciones.

De acuerdo con un estudio publicado por la prensa local, investigadoras de la Universidad de Liverpool observaron que los úteros de determinadas mujeres embarazadas no experimentan las contracciones apropiadas porque sus músculos están cansados.

Una investigación realizada entre 72 operadas de cesárea, arrojó altos niveles de ácido láctico y baja concentración de oxígeno en aquellas que no tuvieron contracciones uterinas durante el trabajo de parto, según difunde Mujereshoy.

Ante estas evidencias, las y los expertas explican que si fuera posible identificar a las mujeres que presentan un alto índice de ácido láctico, se podría entonces recurrir a un tipo de tratamiento que permita facilitar el alumbramiento reduciendo así la cantidad de cesáreas que actualmente se realizan.

Luego de 37 semanas de gestación, cualquier momento puede ser bueno para que comience el trabajo de parto en una mujer sana cuyo embarazo ha cursado favorablemente. Una serie de contracciones uterinas, rítmicas y progresivas, harán descender al bebé a través del cuello uterino, hacia el exterior.

Claro, muchas veces es diferente, a veces este mecanismo no se cumple, o no puede cumplirse, y hay que realizar una intervención quirúrgica sobre la madre para hacer posible el nacimiento: la cesárea.

El origen de esta práctica es desconocido, a pesar de que se considera que la primera operación de este tipo en una mujer viva fue realizada en el año 1610. Por aquel entonces la mortalidad entre las mujeres que eran sometidas a una cesárea era muy alta, ya que invariablemente morían por infecciones o hemorragias.

Con el cursar del tiempo, la aparición de los antibióticos, anestésicos y transfusiones sanguíneas redujeron tanto los riesgos, que la cesárea llegó a ser considerada un proceder alternativo del parto natural.

Sin embargo, en la actualidad esta práctica se ha extendido de tal forma, que bien podría aplicársele el calificativo de epidemia.

Médicos y médicas acuden a este procedimiento porque les resulta más cómodo, puede programarse fuera del horario de consulta, además de llevar menos tiempo.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content