Inicio Tratamientos hormonales mejoran calidad de mujeres

Tratamientos hormonales mejoran calidad de mujeres

Por la Redacción

Las terapias de reemplazo hormonal en la etapa de la menopausia suelen ser motivo de controversias cuando de beneficios y perjuicios se trata. En la actualidad, los tratamientos hormonales siguen mejorando la calidad de vida de las mujeres, aunque deben tenerse en cuenta los posibles riesgos.

El Tratamiento Hormonal Sustitutivo (THS), indicado en mujeres en etapa del climaterio debe administrarse siempre que sus beneficios superen sus posibles riesgos, por lo que es necesario el estudio minucioso de los posibles perjuicios que pueda acarrear esta terapia.

La terapia de reemplazo hormonal está indicada en mujeres con síntomas de climaterio que afecten su calidad de vida, o si entraron en la menopausia en forma prematura, ya que los riesgos de enfermedad coronaria y de osteoporosis son mucho mayores en estos casos. También debe aplicarse esta terapia cuando la mujer ya padece de osteoporosis o tiene elevado riesgo de ateroesclerosis.

En la etapa de la menopausia son frecuentes las alteraciones del estado de ánimo que se manifiestan por disminución de la energía, como cansancio, abatimiento, falta de concentración, ansiedad, irritabilidad y agresividad.

Si bien existe controversia en cuanto al papel que desempeñan los cambios hormonales como detonantes de los trastornos afectivos, se sabe que los estrógenos ejercen una función importante en el Sistema Nervioso Central y son responsables de la sensación de bienestar.

Está comprobado que las variaciones de las hormonas sexuales producen cambios en los neuromoduladores como la dopamina, la serotonina y, en especial, la beta endorfina, opioide endocrino.

La disminución de la misma estaría relacionada con la pérdida de la sensación de bienestar y la depresión de la menopausia.

La falta de estrógenos que sufre la mujer durante la menopausia puede llegar a afectar el aparato cardiovascular, ya que existe un papel protector de esta hormona con respecto al sistema circulatorio.

Esta acción protectora está marcada por el mantenimiento del flujo vascular, su función vasodilatadora, la disminución de los lípidos y el colesterol total, los triglicéridos y el LDL o “colesterol malo”.

Al reducirse la cantidad de estrógenos del organismo, estos efectos favorables de los estrógenos desaparecen, aumentando el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares.

Otras de las consecuencias de la falta de estrógenos en las mujeres menopáusicas es la apnea de sueño. Las últimas investigaciones en el tema revelaron que el estrógeno mejoraba la respiración de las mujeres posmenopáusicas que padecían apnea del sueño, un desorden que provoca repetidas pausas en la respiración.

Por este motivo, el tratamiento con estrógenos en esta etapa de la vida mejora sensiblemente la calidad del sueño, ya que muchos de estos problemas del dormir están relacionados con las hormonas sexuales, reprodujo Mujereshoy.

Pese a esto, existen riesgos en la terapia de reemplazo hormonal, ya que si no se acompaña con la incorporación de progestagenos, la administración de estrógenos puede producir cáncer de endometrio, y el riesgo de padecer cáncer de mama con THR estaría levemente aumentado en los casos de uso prolongado.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más