Inicio Tres cosas por resolver

Tres cosas por resolver

Por Soledad Jarquín Edgar

Son tres cosas las que están sueltas todavía en los procesos electorales: la credibilidad, el excesivo gasto y las anquilosadas maniobras de venta y compra de votos. Tres aspectos para pensar y participar.

Los retos para el IFE serán garantizar la certeza, legalidad, objetividad, imparcialidad e independencia. Para los partidos, encontrar la confianza en la ciudadanía; ser transparentes; garantizar la participación ciudadana y política de mujeres y hombres; convencer y sacudirse el pasado, pero, sobre todo, la corrupción.

En Oaxaca ya inició el proceso electoral con la instalación del Consejo local del Instituto Federal Electoral (IFE). Los retos, más que muchos, son verdaderos tratados de cómo vencer esos “malos hábitos” de los partidos y, en especial, como ganarse la confianza de la ciudadanía.

También tendríamos que reconocer que, si comparamos el pasado con el presente, las cosas ya cambiaron para bien de la democracia, pero todavía falta, pues por mañas los partidos políticos no paran. Es como la delincuencia organizada: siempre está más allá de la policía. Y no me disculpo por la comparación: ésa es la realidad.

Así que las y los consejeros del IFE en Oaxaca tienen una enorme tarea. Afortunadamente, parece que eso ya está claro; al menos en las definiciones de sus conceptos vertidos durante la instalación del Consejo local así lo establecieron. En tanto, los partidos políticos demandaron equidad a los consejeros, a pesar de sus muy personales e internas vocaciones partidistas.

Equidad, pidió el representante del PRI, Erick López Molina, a los consejeros locales del IFE. Voz a la que se sumaron, de una u otra manera, el resto de los partidos políticos. Un vocablo que sienten que no se escucha; así lo viven sus compañeras al interior de esos institutos y el resto de las mujeres, de las ciudadanas, de las que votan con relación a sus propuestas.

Para muestra basta un botón. La política sigue siendo vista como un asunto de hombres. Como dice la politóloga de la UAM-Iztapalapa María Eugenia Valdez, “todavía hay quienes consideran una aberración la participación de las mujeres en política” y creen en ese abominable refrán popular que señala que “calladitas nos vemos más bonitas”.

Decía para muestra basta un botón: de los ocho partidos políticos con registro nacional que integran el consejo local, sólo hay una mujer como representante: María del Pilar Echaide Romero, del Partido Verde Ecologista de México. Lo cual es hasta parte de la costumbre, ésa que impide la participación social de las mujeres; pero cuando un instituto como el IFE acepta que sólo dos mujeres de seis consejeros formen parte de su cónclave pues, ¿de qué estamos hablando entonces? ¿No deberían ser equitativamente tres y tres?

Más adelante veremos qué pasa con las y los candidatos, a ver si el vocablo equidad sí tiene eco en los partidos políticos y tenemos igualdad entre el número de candidatas y candidatos a las senadurías y las diputaciones federales; propietarias, no suplentes.

Los partidos políticos, por cierto, tienen mucho trabajo en adelante. Ojalá que entiendan que su labor es convencer a la ciudadanía, a toda la ciudadanía, en especial a las y los jóvenes, a los van a votar por primera vez. A principios de septiembre, realizamos una encuesta entre futuras votantes y el resultado es aterrador para los partidos políticos: desconfianza, corrupción y poca credibilidad, son –desde las jóvenes- los tres conceptos que definen a esos institutos.

De los partidos políticos, el Revolucionario Institucional es el que mayor desconfianza les genera; el candidato que mejor les parece es Andrés Manuel López Obrador; para ellas, la pobreza es el problema que más urge resolver en México, y todas coinciden en que sería bueno tener una presidenta en este país. Hasta ahora, sólo hay una aspirante Patricia Mercado.

Por eso decimos que los partidos, todos, tienen un enorme reto en sus tareas proselitistas. Creo que han desperdiciado el tiempo en acciones irregulares, corrupción y engaños, en lugar de trabajar como debieran. Sin embargo, ante el nuevo proceso vemos cómo llegan desgastados ya desde su interior, con problemas que les son comunes, corrupción y más corrupción; mientras, la ciudadanía enfrenta pobreza y desempleo, agravados por los desastres naturales que se traducen en falta de credibilidad.

Así que con acciones casi divinas, como las que invoca cada día el secretario de Gobernación, esos institutos tendrán que limpiar la casa, convencer y llevar a la gente a las urnas para que no sigan corriendo los ríos de dinero a sacos rotos, como ha sucedido hasta ahora.

En especial, tendrán que convencer a las mujeres, está visto. Esta semana, un reporte de la agencia Cimacnoticias reveló que el Índice de Participación Ciudadana en América Latina 2005, elaborado por la Red Interamericana para la Democracia, señala que en México la participación ciudadana, junto con Brasil, tiene el porcentaje más alto de la región: 7.1. Pero -siempre los “peros”- la intervención de las mujeres es significativamente más baja que la de los varones.

Por otra parte, el mismo estudio indica que los sectores más empobrecidos registran niveles de participación ciudadana todavía más bajos que los de mayores ingresos. Y si a ello le agregamos la falta de propuestas reales dirigidas a las mujeres por parte de los partidos políticos mexicanos, ésta es una de las causas principales por lo que las mujeres votan menos que los hombres en este país, según la politóloga Griselda Gutiérrez.

Para sus comentarios: mujerypolí[email protected]

*Periodista mexicana

05/SJ/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content