Inicio Tres millones de hogares argentinos jefaturados por una mujer

Tres millones de hogares argentinos jefaturados por una mujer

Por CIMAC Redacción

En Argentina, más de 3 millones de hogares son sostenidos por mujeres. Y esto ocurre porque mantienen a sus familias, ganan más que el hombre o porque son hogares sin presencia masculina, según datos difundidos en un diario local por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El informe revela que subió un nuevo escalón la cantidad y la proporción de mujeres jefas de hogares. En 1991, esta condición abarcaba al 22.4 por ciento del total de hogares. Tras el impacto de la crisis del Tequila en 1995 saltó al 26 por ciento . Pero a partir de la recesión de 1998 subió al 28 por ciento y ahora alcanzó un nuevo récord, con el 30.1 por ciento.

De las cifras oficiales surge que la mayor cantidad de mujeres jefas de hogar está en las ciudades más pobres, como Jujuy o Salta, y en la Capital Federal, donde alcanza al 36 por ciento debido a varios factores.

Un fuerte aumento de la ocupación femenina, para compensar la pérdida de trabajo o de ingresos del cónyuge o porque pasaron a vivir solas. La mayoría de esos nuevos trabajos son planes sociales, que las mujeres reciben en un 64 por ciento. También son empleos inestables, de pocas horas, en negro. En promedio los ingresos de las mujeres son un 35 por ciento menores a los que reciben los varones.

En Argentina, hay más mujeres que hombres. El 52.5 por ciento de la población son mujeres y el 47.5 por ciento son varones. En la Capital es más acentuado aún porque el 54.9 por ciento son mujeres y 45.1 por ciento hombres.

En promedio, las mujeres viven más que los hombres. La esperanza de vida de las mujeres ronda los 77 años y la de los varones, los 70 años. Esto, junto a la mayor cantidad de divorcios, explica la creciente cantidad de hogares unipersonales con una mujer como responsable. Casi el 60 por ciento de las jefas de hogar tiene más de 50 años.

El avance de la mujer como sostén de la familia en Capital Federal se explica por el aumento de los oficios más tradicionales del sexo femenino (enseñanza, salud) y también al avance en ciertas profesiones, más vinculadas a las carreras humanísticas (sociología, sicología, historia).

En el interior, es mayor el peso que tiene el empleo doméstico.

Durante la crisis hubo una fuerte destrucción de empleos en la industria y la construcción, oficios típicamente masculinos. En el último año, se recuperó levemente el empleo en la construcción pero permaneció estancada la ocupación industrial. En cambio, aumentaron los trabajos en las ramas de servicios personales y comunales, de fuerte presencia femenina.

2003/MHOY

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más