Inicio Un Día de Amor no es suficiente

Un Día de Amor no es suficiente

Por Fabiola Calvo

Cómo me gustaría que de verdad fuese día de amor y amistad y no un día de mercado. Que me disculpen los enamorados, pero hoy se venderán toda clase de artilugios y quizá, todas las flores que cultivaron mujeres que no reciben un salario que corresponda con su trabajo y, habrá muchas “vendedoras de rosas” como nuestra adolescente de los suburbios de Medellín llevada al cine.

Amor para recibir y para dar es lo que necesita toda persona. Suena como una frase simple o cursi, además solemos confundir ese estado especial de la conciencia que es el enamoramiento con la capacidad de amar, un sentimiento más profundo y duradero.

Según científicos de los Estados Unidos, el enamoramiento puede durar hasta tres años, digamos que en su física y química como algún álbum de Joaquín Sabina.

En el enamoramiento hay ternura y afán de posesión física, pero cuando la estimulación intensa pasa, puede abrirse camino a la capacidad de amar entre dos seres y se habrá dado un gran paso porque no serán sólo emociones sino también construcción, creación, lealtad, cariño, capacidad de dar y recibir.

Cómo no recordar al maestro Erich Fromm en “El arte de amar”. Para él, el amor no es simplemente una relación personal específica, sino una actitud peculiar del carácter maduro que se presenta en diversas formas: amor fraternal, materno, erótico, amor a uno mismo, amor a dios.

Si yo siento amor por mí puedo amar a otros, pero no es lo que recibimos socialmente. Los valores para querer quedan en el vacio y nos quedamos en la superficie de una hermosa figura. Tanto como si es ella o es él, el sistema los esclaviza de la moda y de los cánones que establece el mercado internacional, léase, las multinacionales para que no quede en mera abstracción. Cuánto tienes, cuánto vales.

La sociedad en que vivimos, no nos enseña a amar, nos enseña a vender y comprar. Permítanme que recuerde un libro proscrito, El Capital: en el sistema capitalista todo se vuelve mercancía, digamos que hasta el amor. ¿Acaso hoy día del amor y la amistad no se demuestra el amor con una joya, un ramo…? Cuanto más cueste más amor existe.

Hablar de amor en medio de tanta guerra, tanto tirano narcisista o falto de amor, quizá sea un oasis porque podemos construirlo, pero es necesario que se convierta en un mar. Es este día por lo menos me atrevo a decir, aprendamos a amar y a construir la solidaridad.

¿Puede amarse a sí mismo ese soldado norteamericano que tortura en Irak?

¿Cómo pueden amar a sus madres, hermanas, mujeres o hijas, quienes asesinan a las mujeres de Ciudad Juárez, Guatemala o cualquier lugar del mundo?

Existen máximas en las religiones que las instituciones y jerarcas vacían de contenido: Amar al prójimo como a ti mismo” ¡Ojalá así fuese! Si un objetivo del ser humano es la felicidad ella pasa por la capacidad de amar y un solo día no es suficiente.

*Periodista colombiana residente en Madrid, premio 2003 La Mujer en la Unión Europea.

2005/FCO/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más