Inicio Un mundo patentado: ensayos en defensa de la cultura

Un mundo patentado: ensayos en defensa de la cultura

Por Miriam Ruiz

Intelectuales de 12 países ponen en la mesa de los debates el futuro de los bienes comunes de la humanidad y el planeta en el libro ¿Un mundo patentado? La privatización de la vida y el conocimiento presentado aquí hoy por la Fundación Heinrich Böll.

“Ni las ideas ni la vida necesitan dueño”, aseguró Silke Helfrich, directora para México, Centroamérica y el Caribe de la Fundación Heinrich Böll tras advertir contra la práctica corporativa actual de “patentar cosas intangibles como una idea o una secuencia genética.”

Helfrich, coordinadora de la publicación, al referirse a la ingeniería genética -o “biotecnología roja”- recordó que ésta pasa casi siempre por el cuerpo de las mujeres y citó el trabajo de la feminista afrobrasileña, quien pronostica un aumento en la eugenesia; así, las mujeres podrán escoger tener un varón blanco en vez de una niña con rasgos indígenas o africanos.

La directora de la fundación lamentó que el acceso a estas tecnologías, al ser patentadas, sea restringido en un mundo de desigualdades profundas.

Sin embargo, hizo hincapié en que “no estamos en contra de investigar o descifrar códigos, sino de patentarlos y controlar los bienes comunes” toda vez que en la actualidad también se patentan las investigaciones en universidades públicas con apoyos privados.

En los años 80, 40 por ciento de los ingresos económicos en Estados Unidos provenía de licencias y patentes de bienes comunes. Hoy la cifra alcanza el 75 por ciento, de acuerdo con la activista alemana.

Los bienes comunes son los recursos que poseen las personass en forma colectiva, legal o moral, y aluden a bienes naturales, como el agua, o a prácticas culturales como las formas de cultivo tradicional.

Si en el pasado hubiera existido la misma tendencia a privatizar, estaría patentada la tabla periódica, dijo en su oportunidad Alejandro Calvillo, director de Greenpeace México.

Por su parte, el argentino Federico Heinz, promotor del software Libre, indicó que la venta de licencias para uso de programas es una distorsión en términos comerciales, puesto que no puede ser igual comprar 11.5 barriles de petróleo que parar el permiso para usar un programa.

“La confección de programas es una técnica cultural, como la escritura o las matemáticas”, comentó al explicar su rechazo a la privatización del conocimiento y de la vida.

El libro incluye ensayos de Pat Money, ganador del Premio Nobel alternativo; Richard Stillman, fundador del movimiento por un software libre, y Silvia Ribeiro, especialista en biotecnología, entre otros.

El texto completo del libro está disponible gratuitamente en la página web de la fundación www.boell-latinoamerica.org

05/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content