A un año del feminicidio de Mara Castilla, apenas inicia proceso por este delito

ESTADOS
VIOLENCIA
   Errores de Fiscalía poblana han retrasado vinculación a proceso
A un año del feminicidio de Mara Castilla, apenas inicia proceso por este delito
CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Puebla, Pue .- 14/09/2018

A un año del feminicidio de Mara Fernanda Castilla Miranda, su madre y padre regresaron a los juzgados, pero no a recibir la anhelada justicia de una sentencia por feminicidio al asesino de su hija, sino a iniciar apenas el tortuoso camino que los lleve a ella.

Los errores de la Fiscalía de Justicia del estado de Puebla (FJP) le han costado a la familia de Mara un año de ir y venir de manera infructuosa. En junio de 2018, magistrados anularon la acusación por feminicidio en contra de Ricardo Alexis, el chofer del transporte de la empresa Cabify quien presuntamente privó de la vida a la estudiante de Ciencias Sociales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.  

La Fiscalía poblana cometió el error de incorporar en una sola carpeta de investigación los dos delitos por los que acusó a Ricardo Alexis: feminicidio y privación ilegal de la libertad, por lo que el Juez de Control encargado del caso también pasó por alto la falta y no la resarció. La consecuencia: los magistrados demandaron a la Fiscalía separar las carpetas y el proceso por feminicidio comenzó desde cero.

Es por ello que el pasado miércoles 13 de septiembre la madre y el padre de Mara regresaron al Centro de Justicia Penal ubicado a más de media hora del centro de Puebla, donde la Fiscalía estatal solicitó una audiencia para imputar -como debió hacerlo desde un principio- el delito de feminicidio a Ricardo Alexis.

Para Gabriela Miranda -madre de Mara- presente en la audiencia del miércoles “no es fácil acudir” pues apenas se está “empapando de esto” –dijo- refiriéndose a los procesos jurídicos y leyes que aseguran garantizar una vida libre de violencia a las mujeres.

Mientras esperaban el inicio de la audiencia, el abogado de la familia se acercó para preguntarle al padre de Mara cómo estaba, a lo que éste respondió, cabizbajo, con una sonrisa amable y sólo atinando a levantar los hombros.

No es fácil para ellos. Hace un año, en estas mismas fechas, la familia buscaba a Mara. Ella salió la noche del 7 de septiembre de 2017 con sus amigas a un evento en San Andrés Cholula. En la madrugada del día siguiente cuando regresaba a su hogar en un coche con sus amigos, fueron detenidos por un retén de “alcoholímetro”.

Mara pidió a través de la aplicación móvil “Cabify” un taxi, Ricardo Alexis fue asignado para dar el servicio y la recogió a las 5 de la madrugada. Sus amigos la vieron partir en el taxi, Mara llamó a su hermana mayor para avisar que ya iba camino a casa. Nunca llegó.

REINICIA CAMINO A LA JUSTICIA

La audiencia programada a las 12:30 horas se retrasó una hora y media. En la sala número 15 del Juzgado, Ricardo Alexis estaba presente con su asesor jurídico. A un lado, estaban la madre de Mara acompañada de los dos asesores jurídicos de un despacho privado que la representan solidariamente, y dos representantes de la Fiscalía de Puebla.

A las 14:15 horas con una sala repleta de medios de comunicación, familiares de Mara y observadores, el juez dio comienzo a la audiencia. Uno de los representantes de la Fiscalía inició informando a Ricardo Alexis cuáles eran los delitos por los que se le acusa: feminicidio y violación equiparada. Inerte, el presunto feminicida no volteó a verlo; y en su oportunidad de rendir alguna aclaración sobre los crímenes mencionados se reservó su derecho a responder. Pasaría toda la audiencia sin emitir gesto o movimiento alguno.

El integrante de la Fiscalía enumeró las pruebas que recolectaron para acusarlo por el feminicidio de Mara. Cuentan con un video de vigilancia del fraccionamiento en el que vivía la víctima y donde se observa cómo arriban a la dirección pero ella nunca desciende del automóvil que conducía Alexis, sólo se detiene por un momento y vuelve a marcharse.  Un testimonio del vigilante del fraccionamiento corroboró que el carro nunca ingresó a éste y que tampoco bajó ninguna mujer joven del auto.

También tienen el video de vigilancia del “Motel del Sur”, lugar al que fue llevada Mara por Alexis para violarla y asesinarla por estrangulamiento. En la bitácora de registro del motel aparece el nombre de Alexis y un testimonio de la empleada que le asignó la habitación. Entre otras pruebas se encuentran una toalla y sábana del motel donde fue enredado el cuerpo de Mara, para posteriormente, abandonarlo en el camino de Ocotal de Santa María Xonacatepec (cerca de Tlaxcala).

Por su parte el asesor jurídico de la familia, Luis Francisco Heredia Montes, explicó en la audiencia por qué el asesinato de Mara cumple con las características de un feminicidio: Mara fue incomunicada previo al asesinato, se tiene evidencias que fue agredida sexualmente y su cuerpo fue expuesto en un lugar público. Estas son razones de género establecidas en el Código Penal de Puebla para acreditar la comisión del delito de feminicidio y por tal, se debe procesar a Ricardo Alexis por este crimen, concluyó.

Durante la audiencia, en dos ocasiones, el representante de la Fiscalía de Puebla describió el vertiginoso feminicidio de Mara. Según las investigaciones, en sólo tres horas le arrebataron la vida a la joven de 19 años. A las 5 de la madrugada el chofer de Cabify la recogió, a las 8 de la mañana ya trasladaba su cuerpo para tirarlo en un lote baldío. Mientras, la Fiscalía tardó una semana en hallar el cuerpo el cual fue localizado hasta el 15 de septiembre de 2017.

En esos momentos la madre de Mara miraba sin punto fijo mientras escuchaba el relato del Fiscal sobre el asesinato de su hija y llevaba su mano a la boca, como si quisiera contener el llanto. Al inicio y al final de la audiencia el juez le preguntó “si gustaba decir algo, entendía sus derechos o estaba de acuerdo con lo dicho”, Gabriela Miranda se limitó a asentir con la cabeza, sin emitir palabra ni en éste ni en ningún otro momento de la audiencia que duró cerca de tres horas.

EN RIESGO EL CASO DE MARA

La defensa legal de Ricardo Alexis ha aprovechado a su favor las fallas de la Fiscalía de Puebla. Hasta ahora ganó tres amparos, uno de ellos fue el que dejó sin efecto la acusación por feminicidio.

Los magistrados determinaron que la detención de Ricardo Alexis fue ilegal porque la Fiscalía de Puebla lo detuvo sin una orden de aprehensión alegando que se trataba de un caso urgente, acción que permite el nuevo Sistema de Justicia Penal pero solamente cuando se trata de delitos que requieren prisión preventiva oficiosa.

La privación ilegal de la libertad, el primer delito por el que acusó la Fiscalía a Ricardo Alexis antes de que encontraran el cuerpo de Mara, no es uno de ellos.

En consecuencia, la Fiscalía poblana tuvo que volver a solicitar al Juez otra medida cautelar para Ricardo Alexis que no fuera prisión preventiva oficiosa.

El tercer amparo que ganó el presunto feminicida en julio pasado responde a ilegalidad de las pruebas de geolocalización extraídas por la Fiscalía del celular de Ricardo Alexis. Con éstas se logró conocer la ruta que siguió el chofer desde que recogió a Mara, y permitió que las autoridades encontraran el cuerpo, arrojado en el camino de Santa de María Xonacatepec.  

Sin embargo, los magistrados concluyeron que era una prueba ilegal, toda vez que la Fiscalía de Puebla no la presentó dentro de las 48 horas que tiene para que la ratifique un Juez de Control. Entonces la evidencia ya no podía utilizarse en los juicios. 

Nuevamente el asesor jurídico de Ricardo Alexis buscó tirar el caso utilizando como argumento los errores de las autoridades de justicia y los amparos ganados. Después de que la Fiscalía presentó las pruebas que recolectó, el defensor argumentó que todas eran ilegales porque fueron obtenidas gracias a la geolocalización, que fue desechada y calificada por los magistrados como ilegal.

No obstante el Juez resolvió aceptar las pruebas de las autoridades de justicia. Tras un amplio debate entre la Fiscalía poblana, los asesores jurídicos de la víctima y la defensa del acusado, determinó que no eran ilegales toda vez que se pudieron obtener por otros medios. Ejemplificó que eventualmente alguien hubiera notado el cuerpo de Mara, de ahí la sábana con la que fue envuelta los llevaría a investigar el motel y obtener los videos de vigilancia y evidencias de que Ricardo Alexis estuvo ahí.

Sin dejar de reconocer la mala actuación de la Fiscalía en el caso, el Juez hizo referencia a que la policía de la Fiscalía poblana no tuvo la capacidad de encontrar el cuerpo Mara y recurrentemente entregan de forma tardía las pruebas.

Ricardo Alexis utilizó su derecho para que se resolviera la imputación de los delitos en las próximas 48 horas. El Juez le concedió la solicitud, le dio como medida cautelar prisión preventiva y programó la audiencia para este 14 de septiembre.

A un año de que el cuerpo de Mara Fernanda Castilla fue hallado, se esperaría que este viernes finalmente se vincule a proceso a Ricardo Alexis por feminicidio, además, por el delito de violación, pues a partir de la necropsia al cuerpo de Mara la Fiscalía tienen elementos que comprueban que Ricardo Alexis la agredió sexualmente antes de asesinarla en el motel.

VIVIR SIN MARA

Eran cerca de las seis de la tarde, habían transcurrido 4 horas de audiencia y ya llovía en Puebla cuando la familia de Mara salió del Centro de Justicia. Los medios esperaban afuera debido a la relevancia que alcanzó el caso.

“Es triste y cansado el hecho de tener que seguir presidiendo estas audiencias y que no avancemos. Sin embargo, seguimos confiando en la justicia y que hay las suficientes pruebas. Estamos seguras que vamos a tener justicia para Mara”, declaró Gabriela Miranda.

Mara estudiaba Ciencias Sociales, tiene una hermana mayor y otra más chica. El día que Lesvy Berlín Rivera Osorio fue asesinada y encontrada en la UNAM, en la Ciudad de México, Mara se unió a las críticas en sus redes sociales contra quienes culpan a las mujeres de sus asesinatos: “Si me matan es porque me gustaba salir de noche” publicó la joven en Twitter.

El feminicidio de Mara provocó la indignación y movilización de amplios grupos de mujeres quienes salieron a las calles a marchar en diversas entidades del país tras conocerse que su agresor fue un conductor de un transporte que hasta entonces, era considerado “seguro”.

Este feminicidio también reavivó la crítica en contra del gobierno de Puebla por no detener los asesinatos y desapariciones de mujeres, además de la urgencia de decretar la Alerta de Violencia de Género (AVG) en el estado. Según datos del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos de 2013 a junio de 2018 han registrado 378 asesinatos de poblanas, mientras la Fiscalía estatal contó en el mismo periodo 73 averiguaciones por feminicidio y 11 sentencias de este delito.  

“Estamos aprendiendo a vivir sin Mara” lamentó su madre en entrevista con esta agencia. La familia intenta reacomodar las piezas de su vida aunque Gabriela Miranda sabe que nunca estará completa: “Buscamos cierta tranquilidad porque toda la tranquilidad nunca la vamos a tener, a Mara nadie nos la regresa”.

Con voz entrecortada y conteniendo el llanto, su madre aseguró que se mantendrán en “pie de lucha”, “hasta tener justicia para “Mara”.

18/HZM/LGL