Una aproximación a las funciones de la mujer en la sociedad

Población
    ¿Desde cuándo el "sexo débil" dejó de serlo?
Una aproximación a las funciones de la mujer en la sociedad
Por: Hilda Soria
cimac | México, DF.- 12/11/2004

Un libro que va más allá de un somero análisis sobre las mujeres y que ofrece una mirada atenta sobre los aspectos emocional, sociocultural y económico, así como el feminismo y la masculinidad es "La mujer fuerte" de Patricia Rodríguez Saravia.

¿Las mujeres son el sexo débil, desde cuándo cambiaron las cosas para ellas, qué pasa con las mujeres que ahora trabajan, tienen pareja, son madres y el soporte económico del hogar, han encontrado lo que han estado buscando durante tantos años?.

Estas y otras interrogantes son expuestas por la autora y su particular sentido del humor nos muestra datos duros, anécdotas y diversos puntos de vista acerca de cómo es percibida y se percibe a sí misma la mujer de hoy.

Una de las reflexiones planteadas por la autora es que la mujer es fuerte en lo moral, en lo emocional, biológico y "sé que somos más fuertes y que vivimos más años que ellos, de esta forma no somos el sexo débil como nos querían hacer creer, pero tampoco somos tan fuertes como pensamos ya que como débiles abusaron de nosotras, y como fuertes tratan de hacerlo".

En este libro, la autora, novelista y médico psiquiatra, se aproxima a una comprensión amplia de las diversas funciones de la mujer en la sociedad lo cual tiene una importancia central.

Reúne diversas opiniones acerca de la mujer y "las menciono por exageradas, increíbles, acertadas o por ser representativas de su tiempo, no todas coinciden con mi manera de pensar, sin embargo tantas opiniones encontradas nos pueden dar nuevas ideas", explica la autora.

Las más conservadoras piensan que las "liberadas" estamos equivocadas, porque dicen que las mujeres tradicionales viven menos angustiadas que las que trabajamos, estudiamos y tendemos camas.

Las jóvenes entienden que hayamos abierto brecha , pero también nos reclaman que dejamos las cosas tan descompuestas, sin embargo los frutos del feminismo no han madurado en tan corto tiempo y para vencer tantos obstáculos y sobrevivir a tantas injusticias, las mujeres hemos sido "fuertes".

Otra de tantas reflexiones es la lucha de las mujeres por su participación en la política ya que se necesitaron 12 generaciones en la época medieval para que se hicieran a la idea de que las mujeres son dignas de respeto y dos generaciones en la época victoriana para que se aceptaran que merecíamos votar.

Finalmente la autora recomienda que las mujeres tenemos que replantear nuestra relación con la ley, la maternidad, la sexualidad, el trabajo, el dinero y con nosotras mismas así como una pareja que no sea pensada desde el mundo fálico.

2004/HS/LR/SM