Inicio Una mujer asesinada cada 48 horas en República Dominicana

Una mujer asesinada cada 48 horas en República Dominicana

Por Mirta Rodríguez Calderón

Cada dos días, una mujer murió víctima de la violencia en República Dominicana, entre enero y septiembre de este año. Pero, no obstante estos 143 feminicidios perpetrados en nueve meses, y mencionados con relativa frecuencia entre todos los indicadores que circulan entre los ocho y medio millones de habitantes, la mitad de las cuales son mujeres, la cifra no causa alarma ni levanta escozor.

Ante el fenómeno, las opiniones se dividen: una parte de los dominicanos considera que no hay más feminicidios, sino que ahora se les conoce porque hay una mirada más acuciosa sobre la violencia contra la mujer. Pero la explicación no convence, si bien es cierto que más mujeres se atreven a denunciar a sus agresores por golpizas y otros malos tratos.

El año pasado, a fines de septiembre, las asesinadas llegaron al centenar. Las cifras de períodos precedentes fueron: 115, en 2004; en 2003, 117; en 2002, 111; y en 2001, 131 ultimadas. Hasta finales de septiembre de este año, se totalizaban 113, lo cual hace prever que 2006 sentará un macabro record.

La búsqueda de explicaciones para estos niveles de agresividad, extendida a otras áreas de la vida colectiva, intranquiliza a académicos y autoridades. A estas últimas corresponde la adopción de medidas; sin embargo, no acaban de encauzar un programa concreto que conduzca a reducciones sustantivas de la barbarie.

Recientemente, el jefe de la Policía Nacional, Bernardo Santana Páez, calificó al consumo de drogas como la principal fuente generadora de violencia, luego de que República Dominicana se convirtiera en el puente favorito de narcotraficantes de centro y suramericanos para llevar estupefacientes a Estados Unidos.

Según Diario Libre, el alto oficial aseguró que el problema se ha agravado desde que los narcotraficantes empezaron a dejar drogas en el país como pago a sus transacciones, las que llegaron a los barrios para el consumo de muchachos que sirven de mulas o agentes para su distribución.

Un problema adicional es que miembros de la policía han dado positivo en las pruebas de dopaje, aunque para el Mayor General, esto no le inquieta ya que le permite realizar una labor de profilaxis al separar del servicio a esos agentes.

El problema alcanza a todos los segmentos poblacionales: en el poblado rural de Castaño, de la provincia de Villa Altagracia, a unos 100 kilómetros al norte de Santo Domingo, mujeres del campo que analizaban la violencia de género reconocieron que las adicciones alcanzan a no menos de dos tercios de la población joven.

Entrevistadas por SEMlac, dicen que los jóvenes consumen como droga una piedra que compran, la rayan y luego la huelen. Mientras que otros fuman yerbas, comentaron campesinos de la Asociación Rosa Duarte. En suma, la droga se está dando más que el arroz, según Fela Martínez.

Vidas en igualdad

Este es un problema de hoy, dijo recientemente la profesora Lourdes Contreras, directora del Centro de Estudios de Género de la Universidad Tecnológica de Santo Domingo, pero será hasta 2015, fecha-meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuando se formularán políticas públicas que superen la invisibilización y despriorización de la condición de vida de las mujeres, y que sitúen al ser humano como actor y sujeto de derecho en el proceso de salud.

Durante el foro científico Generando Vidas en Igualdad, organizado por la Universidad Tecnológica de Santo Domingo, la académica y activista destacó que para cualquier acción política, incluido el combate y prevención de la violencia de género, existe un talón de Aquiles: el cambio de gobierno, que cada cuatro año cambia todo. Por eso, dijo es importante formular acciones políticas que no estén restringidas a lo partidario ni a la acción electoral.

No todo está perdido

Por su parte, la Secretaría de Estado de la Mujer de este país presentó un programa, junto con organizaciones sociales, de las actividades dentro de los 16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género, y para el 25 de noviembre en particular, cuyo propósito es potenciar el componente salud en esta compleja problemática.

En República Dominicana, el Día Internacional de la No Violencia reviste una especial significación, pues se recuerda el 25 de noviembre de 1960, cuando el tirano Rafael Leónidas Trujillo, quien gobernó al país durante 30 años hasta 1961 en que fue ajusticiado, mandó a asesinar a la lidereza Minerva Mirabal y a sus hermanas María Teresa y Patria.

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en 1998, gracias a la promoción del movimiento feminista, el compromiso de hacer de esta fecha un acontecimiento que cada año refuerza las luchas de todas las naciones en favor de la no violencia.

Parte importante de las acciones de la Secretaría es proclamar y popularizar las Normas Nacionales de Atención en Salud a la Violencia Intrafamiliar contra la Mujer, reglamento ya existente, a fin de que la sociedad exija al personal de salud su cumplimiento.

El sector salud es el que primero entra en contacto con la violencia que sufren las mujeres: llegan por emergencias, por salud mental o por traumatismos; por no hablar de las asesinadas que van a Medicina Legal y Forense, destaca Clarisa Valdés, la jefa de Defensoría de Santo Domingo. Aunque muchas veces la violencia se enmascara en otros dictámenes clínicos, precisa.

Otro aspecto poco visualizado en el que se enfocarán las acciones de la dependencia es el Sida, cuya pandemia y crecimiento se da a costa de la población femenina y constituye expresión superior de violencia que la sociedad y, en particular, los esposos promiscuos ejercen contra ellas.

Entre otras acciones para ese día, habrá actos públicos sobre VIH/Sida y violencia; ocho jornadas de la Red de Multiplicadores por la No Violencia para mujer y salud en Santo Domingo con jóvenes preuniversitarios; informes públicos de funcionarios sobre su trabajo para combatir la violencia contra la mujer, así como actividades culturales y académicos.

Paralelamente, las autoridades decidieron nombrar una Procuradora General Adjunta para la No Violencia, con la intervención de la Dirección de Articulación con la Sociedad Civil y la Procuraduría General de la República, cuya titular serán dados a conocer el día 25, informó Carmen Pérez, directora de Articulación con la Sociedad Civil.

06/MRC/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más