Inicio Una mujer gobierna a los Tohono O´odham

Una mujer gobierna a los Tohono O´odham

Por Selma Sánchez

Vivian Juan Saunders es una mujer orgullosa de su origen; a pesar de haber nacido allá… en “el otro lado”… en el Estado de Arizona, no olvida que sus raíces están en suelo sonorense pues es integrante de la nación que conforma la “gente del desierto”, el pueblo de los Tohono O’odham, más conocidos en México, como pápagos.

Ella al igual que su comunidad, rechaza este término que utilizaban de manera despectiva los españoles y que retomaron de un vocablo de su lengua, “por esta razón no aceptamos que se refieran a nosotros como pápagos”.

Al escucharla hablar, llama la atención la firmeza con que acompaña sus palabras, sobre todo para quienes creen aún que las mujeres de una comunidad indígena no tienen, en muchos de los casos, ni voz ni voto, sin embargo a Vivian esto y más le es permitido toda vez que es ella la máxima autoridad: la primera gobernadora de su comunidad.

Durante muchos años, fueron los hombres quienes tomaron las decisiones, durante mucho tiempo la vida de la comunidad estuvo dominado por un régimen patriarcal, expresa la gobernadora.

Fue en el siglo XX cuando el papel de la mujer dio un giro en su desarrollo social, avances y logros que llegaron a permear también a las mujeres de los pueblos indios de Sonora, por lo que en las recientes elecciones del pueblo de Vivian Juan, sus habitantes depositaron su confianza en ella y le otorgaron su voto para que encabezara el Concejo Principal.

“En el momento que yo decidí competir para ser gobernadora de la tribu no fue solamente por aspirar a ser primera gobernadora sino porque mi deseo es marcar una diferencia en la vida de nuestras comunidades y de nuestra gente”, cuenta.

Y sin embargo, su llegada al poder no fue tan sorpresiva ya que según narra José Verlon, representante legislativo de la citada comunidad, esto ya lo habían “visto” venir los antepasados: “en una ocasión estaba yo en una ceremonia dirigida por los hombres y ellos dijeron que tuvieron una visión de que las mujeres y la gente joven vendría a rescatar nuestra cultura”.

Paloma Bonfil Sánchez, directora de Fortalecimiento de Capacidades de la Comisión Nacional de los Pueblos Indígenas, opinó respecto al hecho de que sea una mujer quien gobierne a este grupo indígena: “todo llega en su momento; algunas cosas se tardan en llegar… pero llegan”.

NI DE AQUÍ, NI DE ALLÁ

Debido a los Tratados de Guadalupe Hidalgo (1848) y al de Gadsden (La mesilla) (1853) que la Pimería Alta se partió en dos, quedando una parte de la población en Sonora y la otra en Arizona.

En 1898, la historia registra enfrentamientos de lucha entre pápagos y rancheros, lo cual obliga al éxodo de indígenas a Arizona, para encontrar mejores oportunidades de trabajo en Norteamérica.

La situación binacional de los O’odham ha permitido que muchos de ellos sean bilingües en español e inglés pasando su lengua materna a un tercer lugar.

Al ser un grupo que vive dividido por la frontera geográfica, muchos de ellos regresan a Sonora hablando únicamente el idioma inglés, llegando a olvidar, incluso, su lengua materna.

APERTURA… NO SIEMPRE

En opinión del delegado en la entidad sonorense del Instituto Nacional Indigenista (INI), Adelaido Izábal, es importante el respeto que cada una de las etnias siente por su organización relacionada con el otorgamiento del poder pero también del hecho de que hoy en día se pueden encontrar mujeres que están participando de manera más activa al interior de los grupos y ” ya no sólo cumpliendo con la función tradicional de ser mujer”.

Además, puntualizó, no en todos los grupos se encuentra la apertura que se requiere para que se de esta situación que “permita” que las mujeres sigan avanzando y escalando lugares tan relevantes.

Y precisamente, mostrando una apertura total ante la llegada de Vivian, su compañero José Verlon, redunda en el hecho de que “fue el Creador quien así como hizo el día y la noche, asimismo creó a los hombres y a las mujeres, para trabajar juntos”.

“Antes los hombres eran los consejeros, hoy tenemos 12 mujeres que se sientan en la mesa de decisiones. Los varones eran los líderes pero los tiempos han cambiado y muchos no están haciendo bien su trabajo a veces por enfermedad, otras por alcoholismo, drogadicción, así que las mujeres asumieron esos roles para unir a la gente a su alrededor y convertirse en liderezas” afirmó.

¿Y LAS OTRAS?

Es en Chiapas, muy lejos del Estado de Sonora, donde también por vez primera en su historia una mujer gana las elecciones y llega a encabezar una de las presidencias municipales que abarca a 58 comunidades indígenas.

Según, comenta María Refugio Pérez Sánchez, oriunda de los altos de Chiapas. “Esto es algo trascendente. Para mi el hecho de que una mujer llegue al poder significa que hemos avanzado por buen camino, sin embargo por ser mujer, mucha gente no la quiere, pero como indígena también tenemos ese derecho, esa oportunidad de mostrar que también sabemos hacer las cosas como cualquiera y quizá mejor que los hombres”.

“Deben empezar a entender y a valorar que nosotras al igual que ellos tenemos los mismos derechos y la misma capacidad”.

…Y AHORA COMO AHORA

En opinión del representante legislativo de la nación de los Tohono O’odham hoy a diferencia del pasado, las mujeres pueden traer a la mesa de discusión, muchos temas “que ellas ven de otra forma por su propia condición femenina”.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content