Inicio Una mujer llamada Ramona

Una mujer llamada Ramona

Por Lucero Saldaña

La comandante tzotzil, bordadora de oficio, tuvo entre sus varios trabajos, según decía, “despertar a la gente”, y es que fue el prototipo del indígena invisible, de los más pequeños, de aquellas tierras que parecen no existir; sin embargo, encarnó una de las imágenes más poderosas e inolvidables para México y el mundo.

Fundadora del ejército zapatista y uno de los mandos civiles, el más alto del EZLN, se recordará siempre como aquella única mujer que participó en el diálogo entre la guerrilla y el gobierno federal; la primera delegada del grupo armado en participar en una consulta sobre los derechos indígenas; la primera zapatista en llegar al Distrito Federal, quien impulsó la Ley Revolucionaria de las Mujeres como un programa de lucha por cumplir. Puso a temblar al régimen pero también a la propia muerte, que deseaba vencerla con una enfermedad curable sólo para las sociedades que tienen el acceso a los tratamientos oportunos y de prevención; hoy es símbolo de la dignidad de los pueblos indígenas y la voz de la opresión de las mujeres.

Su preocupación por la necesidad de contar con mecanismos de atención a la salud de las mujeres indígenas se hizo audible con estas palabras: “soy una de las miles de mujeres indígenas que se encuentran gravemente enfermas en todo el país (…) tenemos muchas enfermedades, pero los médicos, las medicinas, los hospitales no están en nuestras manos”.

En los municipios con comunidades indígenas, el índice de analfabetismo es de 42 por ciento en mujeres y 24 por ciento en los hombres; el 22 por ciento de las mujeres indígenas dejó de ser soltera antes de los 19 años, en comparación con el 8 por ciento de los hombres. Además, la participación femenina en la actividad económica es del 26 por ciento, contra el 70 por ciento de los hombres, debiéndose esto propiamente a una subestimación de su participación en los procesos productivos. Otro ejemplo, según datos del Instituto Nacional de Eestadística, Geografía e Informática (INEGI), es la mortalidad materna, cuyo índice, se calcula, es tres veces más alto entre las mujeres indígenas que entre las no indígenas.

En el contexto nacional de la democracia pluricultural, y en un Estado multiétnico, la situación actual de los pueblos indios caracterizada por la exclusión, opresión, pobreza, intolerancia, racismo, discriminación y negación de sus derechos, demanda también, la legitimidad de los reclamos de la lucha de las mujeres para que se dignifique su participación y su contribución a las propuestas de todas las reformas que necesitamos.

Las mujeres han sufrido un agravio histórico que es necesario reconocer para hacer justicia y reparar los daños que han hecho la discriminación, la exclusión y la opresión que viven en muchas sociedades indígenas y no indígenas.

La voz de la mujer indígena está clamando que, en cuanto a los usos y costumbres, “el reconocimiento a los derechos de las mujeres sea la costumbre”, porque no todas las costumbres son buenas; que el nuevo pacto en sus comunidades y culturas sobre la tolerancia y el respeto a ser mujer considere su derecho a participar y tener representación política.

Muchos encuentros nacionales e internacionales señalan la necesidad de incluir la asignación de recursos con criterios de género, fundamentalmente en las áreas sociales, para atender y erradicar enfermedades que han sido erradicadas desde mucho tiempo atrás, en las regiones no indígenas, y para garantizar el acceso a la alimentación, a un techo, a la educación y salud de niñas y niños indígenas en quienes se ven, esperanzadamente, los frutos en el combate contra las desigualdades.

Coadyuvar al desarrollo de la vida democrática, plural, tolerante, incluyente y participativa impone eliminar la intolerancia, la discriminación, así como adquirir una nueva conciencia ciudadana que reconozca y valore a las mujeres en sus pueblos indios como cofundadoras de la nación mexicana.

[email protected]

*Senadora por el Partido Revolucionario Institucional

06/LS/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content