Inicio Una vergüenza lo que ocurre en México a 30 años de la CEDAW

Una vergüenza lo que ocurre en México a 30 años de la CEDAW

Por Guadalupe Cruz Jaimes

A 30 años de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), en México existen “serios” rezagos en el respeto de los derechos humanos de las mujeres en los ámbitos de salud, política, laboral y educativo, así como en la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

De acuerdo con declaraciones de especialistas en el tema, durante la conmemoración del 30 aniversario de la CEDAW y de los primeros diez años de su Protocolo Facultativo -el cual permite al Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer recibir denuncias sobre la violación a los derechos humanos de las mujeres-convocada por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) existen muchos rezagos.

“Hay muchos retrocesos en materia política, en cuestión de salud, pues, aunque no favorezco el aborto, se me hace una aberración que se pretenda criminalizar, en lugar de invertir y legislar a favor de la educación sexual y de ayudar a estas mujeres”, afirmó Aída González Martínez, embajadora eminente, quien presidió el Comité de la CEDAW de 1999 a 2000.

De octubre de 2008 a la fecha se promovieron y aprobaron en los congresos locales de 16 de los 32 estados del país reformas a las leyes estatales que penalizan el aborto, aun en casos de violación, malformaciones del producto o cuando está en riesgo la vida de la madre, bajo el argumento de la defensa de la vida desde la concepción-fecundación.

Mientras que en el ámbito político, la embajadora lamentó que previo a iniciar los trabajos de la LXI Legislatura ocho diputadas solicitaron licencia para separarse de su cargo y en su lugar dejaron la curul a sus suplentes, los cuales en la totalidad eran hombres.

González Martínez, quien fue integrante del Comité de expertas de la CEDAW de 1982 y 1992, y de 1996 a 2004, indicó que dicha situación “no es un problema de ahora, viene desde antes y no lo hemos superado”.

Al respecto, la embajadora consideró que es una “vergüenza” lo que ocurre en México, pues acciones como la que ocurrió en la Cámara de Diputados, en octubre pasado, “recrudecen la desconfianza de la ciudadanía, evidenciando que los partidos políticos sólo utilizan la equidad de género como propaganda electoral”.

En el ámbito laboral, González Martínez señaló que existen avances en el derecho al empleo, pues, la inserción de las mujeres es cada vez mayor, sin embargo, las condiciones en las que trabajan son desfavorables.

“Hay muchas mujeres que trabajan sin recibir una remuneración económica, otras más no tienen acceso a la seguridad social, es decir, servicio médico gratuito, guarderías y la posibilidad de jubilarse en la vejez”, ejemplificó.

Mientras que en el ámbito educativo resaltó que hay avances, pero aún sigue siendo desigual el acceso a la educación, el cual es más marcado en el caso de las mujeres pobres. Asimismo, indicó que en materia de salud también se han registrado progresos, mismos que actualmente se ven opacados por la penalización del aborto.

Por dichos retrocesos, Aída González, quien durante casi 50 años laboró en el sector público y representó a México en múltiples reuniones internacionales con distintos organismos de Naciones Unidas, señaló que las políticas públicas y las acciones gubernamentales requieren de una evaluación global y continúa.

MÉXICO ANTE LA CEDAW

Además de los rezagos mencionados en los derechos humanos de las mujeres, la violencia en contra de ellas en todo el país es uno de las principales motivos por los que la CEDAW ha realizado 37 recomendaciones al gobierno mexicano, 20 de las cuales se centran en la violencia de género, impartición de justicia y derechos humanos de las mujeres.

La atención a estas recomendaciones requiere de los tres niveles de gobierno: Federal, estatal y municipal, la cual ha sido “incompleta e insuficiente en sus resultados”, mencionó Aída González.

“A nivel estatal es insuficiente y deficiente y en el municipal es detestable”, afirmó.

Cabe mencionar, que México al ratificar esta Convención, en marzo de 1981, asumió el compromiso de erradicar la discriminación en contra de las mujeres, ponderando la CEDAW sobre cualquier ley nacional a fin de proteger los derechos humanos de las mexicanas.

Los artículos establecidos en la Convención son exigibles, desde 2002, además los 186 países miembros aceptaron la supervisión internacional para vigilar el cumplimiento de las recomendaciones de la CEDAW. Así como las expectativas que la comunidad internacional tiene sobre su “rigurosa” implementación, mencionó durante su exposición Aída González.

Por lo que, las mujeres deben exigir la erradicación de la discriminación en todos los ámbitos: Empresas, academia, en lo público y privado. Para que la exigibilidad de la no discriminación sea una realidad, es preciso que “cada una se comprometa a educar y orientar a las demás mujeres, para que éstas sepan que todos los derechos les pertenecen y logren salir adelante”, concluyó la especialista.

En la conmemoración, donde estuvieron presentes Rocío García Gaytán, presidenta de Inmujeres, Clemencia Muñoz, oficial nacional de programas del Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), entre otras, se le rindió un reconocimiento a la embajadora Aída González por su labor a favor de los derechos humanos de las mujeres.

09/GCJ/PBC/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content