Inicio Urge acabar con riesgos para periodistas: CDHDF

Urge acabar con riesgos para periodistas: CDHDF

Por la Redacción

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) propuso a su Consejo la creación de una Relatoría de Defensores de Derechos Humanos y Libertad de Expresión, con el propósito de “sumar esfuerzos para que el ejercicio periodístico en México no sea un oficio de riesgo”, anunció su presidente, Emilio Álvarez Icaza.

Durante el Foro Periodismo y Derechos Humanos “Amado Avendaño Figueroa”, el titular de la CDHDF recordó la labor del comunicador chiapaneco, cuyo nombre lleva desde hoy la Sala de Prensa de esta Institución: “Un periodista que comprometió su vida, su ejemplo y su congruencia en la construcción de un México más justo para todas y todos”.

Dijo que al poner el nombre de Amado Avendaño a su Sala de Prensa, la CDHDF reconoce el compromiso de un hombre que fue y sigue siendo luz por su ejemplo, su trabajo, su trayectoria y su convicción, y manda un mensaje poderoso en los momentos que vivimos, donde ejercer el periodismo en México sigue siendo un oficio de alto riesgo; “no es casual, busca sumarse a los esfuerzos de periodistas y defensores de derechos humanos que quieren avanzar desde esa trinchera por la democratización del país”.

En presencia de Concepción Villafuerte Blanco, viuda de Avendaño, Elia Avendaño Villafuerte y Amado Avendaño Villafuerte, hijos del desaparecido abogado y periodista, el Ombudsman capitalino señaló la importancia de traer su ejemplo al contexto actual, en el cual organizaciones internacionales y nacionales ubican a México como el segundo país más peligroso para ejercer el periodismo.

Recalcó que lo que está pasando en México en el ejercicio del periodismo es “extraordinariamente grave”, porque la libertad de expresión y el derecho a la información son pilares de la democracia.

Apuntó que hay un escenario de impunidad en los casos de homicidios, agresiones y desapariciones de los periodistas y el mensaje que se manda es el de “los defensores indefensos”.

Mencionó que hay medios en el norte del país que han recurrido a la autocensura, obligados por las circunstancias, porque saben que no hay justicia que castigue al asesino, a quien los amenaza y eso denota la ausencia del Estado Democrático de Derecho. “Cuando se agrede a un periodista y no pasa nada es mucho peor en términos de la vigencia de nuestro régimen democrático”.

Advirtió que la alarma social sobre la gravedad de lo que eso significa no ha tomado el espacio que le corresponde, y debemos entender que tanto cuanto el oficio del periodista sea un riesgo, tanto cuanto nuestra democracia está amenazada.

DON AMADO

A su vez, Blanche Petrich, periodista de La Jornada, relató que durante la rebelión del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1994, la gestión jurídica de Amado Avendaño se complementó con el periodismo.

“En una charla con él, me comentó que muchas veces llegaban los indígenas a la redacción, con los dientes entre sus manos, a denunciar las agresiones en su contra, unas veces a señas y otras sin poder hablar. Acudíamos al Ministerio Público, pero como no querían iniciar las investigaciones, el caso se publicaba en el periódico”.

Comentó que la construcción de la credibilidad ante los ojos de los indígenas fue una labor ardua del fundador del periódico Tiempo. “En 1994, el San Crisis Time fue epicentro de la labor periodística que cubría el fenómeno zapatista. El largo trayecto de este periódico fue en solitario y a contracorriente. Surgió la posibilidad de que este medio tuviera resonancia”, agregó.

El defensor de indígenas y periodista del pueblo, como lo calificó Blanche Petrich en mayo de 1994, Amado Avendaño fue candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la gubernatura de Chiapas. “Su propuesta rompía todos los esquemas de la política, pues pretendía instalar un gobierno provisional y convocar a una Asamblea Constituyente para elaborar una nueva Carta Magna para el estado, donde el pueblo fuera el protagonista. Era la única vía para lograr la paz”.

La periodista opinó que su pequeña revolución pacífica significó subversión pura para un régimen autoritario y violento, una vía para subvertir el sistema antidemocrático, que 13 años después subsiste a pesar de la alternancia. Por eso para el poder era indispensable eliminar la esperanza: eliminar a Amado Avendaño, afirmó.

DH Y PERIODISMO

Por su parte, la periodista Concepción Villafuerte Blanco, aseveró que la ignorancia del significado de los derechos humanos es una de las principales violaciones que prevalece. “El hecho de que los gobiernos propicien esa ignorancia, que no proporcionen los medios, la información y la cultura sobre los derechos humanos, es una acción deliberada para que los habitantes de este país no los reclamen”.

Además de no facilitar ese conocimiento, apuntó que otra violación es la obstrucción de las acciones civiles que promueven la educación y la defensa de los derechos humanos. “Saben que ellos son los únicos responsables de las violaciones, por eso es evidente que traten de impedirlo”, recalcó.

Villafuerte Blanco sostuvo que son muchas las formas de represión hacia los periodistas y defensores de derechos humanos, las cuales van desde las simples amenazas verbales hasta el asesinato. “Hay veces que a los periodistas no los matan por lo que publican, sino por lo que suponen van a publicar, y ese fue el caso del periodista Roberto Mancilla, quien investigaba sobre la muerte de homosexuales en la entidad”, comentó.

Al referir la situación de la prensa chiapaneca desde el 19 de marzo de 1989, fecha de inicio de actividades del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, la periodista denunció el clima de hostilidad que caracteriza el ejercicio de esta profesión hasta la actualidad. “Sin querer, nos involucramos en la defensa de los derechos humanos, mezclando la denuncia periodística, la defensoría de oficio y la participación personal. No ha cambiado la situación, pero ya no sufrimos, simplemente lo enfrentamos”, dijo.

Jesús Ramírez Cuevas, periodista independiente y colaborador de La Jornada, se refirió al trabajo de toda la familia Avendaño Villafuerte, como ejemplo de equidad, entrega desinteresada y solidaridad, al rememorar el año 1994, cuando concurrió con otros reporteros jóvenes a cubrir el levantamiento zapatista.

Asimismo, señaló que poner el nombre de Amado Avendaño a la sala de prensa: “es un recordatorio para todos los que somos periodistas de que no sólo existe el periodismo al servicio del poder y que acepta sus reglas del juego como lo único posible. Hay voces, hay trabajo y hay dignidades que se expresan, a veces de manera oculta o soterrada, pero que ahí están”.

Ramírez Cuevas dijo que al lado de Avendaño Figueroa, a quien señaló como un ejemplo de héroe civil, por su ardua tarea de enfrentar el poder caciquil en Chiapas, en un tiempo en que tampoco existían las comisiones de derechos humanos: “estábamos aprendiendo de la ética que era trabajar para la verdad, para que se conociera la verdad, en que en eso no había precio, ni jerarquías, ni grandes personalidades”.

RIESGOS

Por su parte, José Reveles Morado, periodista de El Financiero, reveló el atentado que sufrió Amado Avendaño el 25 de julio de 1994, desde el poder, como candidato a gobernador de Chiapas, del que salvó la vida, no así tres personas que fallecieron, y que en aquel momento fue catalogado como “un accidente”.

De acuerdo con las indagaciones que hiciera su propia viuda, Concepción Villafuerte, y que dio a conocer en septiembre de 2000, Amado Avendaño fue presa de la complicidad de su entonces contendiente por el PRI, Eduardo Robledo Rincón; quien fuera el procurador en ese estado, Jorge Enrique Hernández Aguilar, y al dirigente magisterial, Germán Jiménez Gómez, para asesinar al fundador del diario “Tiempo”.

Según documentó Villafuerte Blanco, en la cabina del tráiler que se utilizó para cometer el atentado, el chofer contratado dejó copias de las supuestas pesquisas oficiales, totalmente mal fabricadas, ya que los hechos ahí consignados no coincidieron ni en lugar ni en tiempo con lo que verdaderamente aconteció.

No obstante ese y otros ataques desde el poder: “Avendaño tuvo la suerte de vivir para contarlo y sería declarado, tras los comicios de 1994, gobernador de Chiapas en rebeldía”, recordó Reveles Morado, tras referirse al luchador social como “escribidor en armonía”, del que recordó sobre todo su carácter optimista.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más