Inicio Usos y costumbres no garantizan presencia femenina en política

Usos y costumbres no garantizan presencia femenina en política

Por Patricia Briseño, corresponsal

La investigadora del Colegio de Postgraduados Verónica Vázquez García, presentó el libro “Usos y costumbres y ciudadanía femenina. Hablan las presidentas municipales de Oaxaca, 1996-2010”, en el que cuenta las historias, con sus logros y dificultades, de 18 alcaldesas electas bajo ese principio.

“Son las historias de esfuerzo de estas mujeres que cambiaron la historia de sus poblaciones en medio de mucha violencia –el 40 por ciento de ellas no concluyó su gestión–; es también un breviario de un aprendizaje sobre cómo gobernar”, dijo Vázquez García a Cimacnoticias.

De acuerdo con la autora, esta es la primera vez que en un libro se reúnen los testimonios de todas las mujeres que han pasado por una alcaldía oaxaqueña luego de las modificaciones al Código de Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales del Estado de Oaxaca (CIPPEO) en 1995.

Con esa reforma quedaron establecidos legalmente dos sistemas electorales: el sistema de normas consuetudinarias (derecho consuetudinario), y el de competencia partidista (derecho positivo).

En 1995 el Congreso local otorgó legitimidad jurídica a las elecciones de los integrantes del cabildo según los usos y costumbres de cada comunidad.

En el texto de más de 300 páginas, Vázquez García analiza los perfiles de las presidentas, los distintos mecanismos mediante los cuales accedieron al cargo; sus estilos de gobierno; sus relaciones familiares durante la gestión, y el legado que dejaron a otras mujeres de su municipio.

El estudio incluye a cuatro presidentas nombradas en el trienio 1999-2001; seis en el trienio 2002-2004; cuatro en el 2005-2007, y cuatro en el 2008-2010. “Todas tienen en común ser las primeras presidentas en cada uno de sus municipios”, destacó.

A estas historias se suma el caso de Eufrosina Cruz Mendoza –actual presidenta de la mesa directiva del Congreso del estado e integrante de la bancada legislativa del PAN–, el cual a finales de 2007 trajo al debate nacional el tema de los derechos políticos de las mujeres en los municipios gobernados por usos y costumbres.

A Eufrosina no se le permitió concluir su gestión en Santa María Quiegolani, en la Sierra Sur del estado.

El libro de la doctora en Sociología por la Universidad de Carleton en Ottawa, Canadá, demuestra que la representación femenina en los ayuntamientos regidos por usos y costumbres es más baja que en los del sistema de partidos políticos.

En el periodo 2002-2004, 3.3 por ciento de los municipios partidistas tenía por presidenta a una mujer, contra 1.43 por ciento de los municipios donde las autoridades se eligen en asamblea.

En el periodo 2005-2007 la diferencia entre ambos regímenes era más amplía: 5.2 por ciento (partidos) contra 0.9 por ciento.

11/PB/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content