Inicio Utilizan los hombres a las instituciones para ejercer violencia

Utilizan los hombres a las instituciones para ejercer violencia

Por Paulina Ríos, corresponsal

La familia, la iglesia, la escuela y el Estado son instituciones utilizadas por los hombres para ejercer violencia y dominación hacia las mujeres en condiciones de desigualdad, afirmó la investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), Concepción Núñez Miranda, al participar en el Seminario de Violencia Doméstica que organizó en esta capital la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Con la ponencia “Globalización de la violencia, patriarcado y misoginia”, Núñez Miranda coincidió con Pierre Bourdieu, quien aseveró que la dominación masculina tiene todas las condiciones para su pleno ejercicio y ésta se afirma en estructuras sociales y en las actividades productivas y reproductivas, basada en una división sexual del trabajo.

Contundente, la investigadora aseguró que la familia, la iglesia, la escuela y el Estado –estas cuatro instituciones que conforman la sociedad capitalista globalizada–, se nutren de los valores y las normas establecidas en las que impera la doble moral y la simulación.

“A los hombres se les ha dado el derecho y el permiso implícito de ejercer violencia en contra de las mujeres y las mujeres deben soportarla con resignación. Se convierten así, al mismo tiempo, en “víctimas” y cómplices de la violencia ejercida sobre ellas y también sobre sus hijos e hijas”, mencionó.

Explicó que la violencia intrafamiliar no es privativa de un tipo de familia o de una clase social y que la violencia hacia las mujeres es una constante en la sociedad y culturas patriarcales y que pese a existir prohibiciones sociales, morales y jurídicas, no se evita.

Núñez Miranda insistió en que es necesario saber que las instituciones también reproducen los patrones de violencia, que son espacios en los que la violencia es una constante y es producto de una sociedad y cultura patriarcales.

Ejemplificó la violencia hacia las mujeres con casos de algunas de las internas en penales del país y refirió la situación de una ellas que de víctima pasó a victimaria, ya que a pesar de haber sido violada sexualmente, fue acusada por su victimario y por las lesiones que le causó por defenderse de la violación, tuvo que pasar dos años y medio en prisión.

Aseveró que pese a los miles de ejemplos de violencia contra las mujeres, “el Estado insiste en invisibilizarlas, desaparecerlas o reducirlas a un dato estadístico sin importancia, porque existe la creencia de que ellas se lo buscaron, querían ser maltratadas, violadas, desaparecidas o asesinadas.

“Toda una concepción machista persiste en la visión de fiscales, procuradores o jueces que imparten la justicia, sobre todo cuando se enfrentan con los casos como los del relato”, abundó.

Sostuvo además que es difícil entender la misoginia que atraviesa el territorio nacional y cómo ésta incrementa la violencia contra las mujeres y como sus excesos llevan a situaciones como la que se vive en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Lo preocupante es que el fenómeno empieza a reproducirse en otros estados del país y en otros países de América Latina y esto contribuye a “normalizar” la barbarie en las sociedades contemporáneas, apuntó.

Para abatir el problema social de la violencia contra las mujeres, Núñez Miranda exhortó a la sociedad civil a responsabilizarse y denunciar, alimentar la memoria colectiva y a no permitir que la amnesia global nos haga olvidar el valor que tiene la vida.

Además, propuso que se solicite a las empresas televisivas a no emitir programas en los que se fortalecen los patrones de machismo, sexistas y de violencia en contra de las mujeres, y que los hechos violentos hacia el género femenino se saquen de la nota roja de los periódicos.

NO MAS IMPROVISACION: ZACATECAS

Al participar en este Foro de Violencia Doméstica, la subprocuradora de Investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Zacatecas, Concepción García Medina, exhortó a las autoridades judiciales y ministeriales del país a dejar de improvisar en políticas públicas de atención hacia las mujeres que enfrentan violencia de todo tipo.

En las reflexiones y conclusiones del Seminario de Violencia Doméstica, la funcionaria zacatecana a aseguró que es imprescindible que la mujer maltratada o violentada sexualmente reciba atención con sensibilidad cuando solicita los servicios de justicia, ya que generalmente cuando llega a una oficina gubernamental a denunciar, vuelve a ser agredida por la autoridad.

Al término del Seminario, se concluyó que la violencia doméstica es generadora de violencia social y propicia una cultura de la impunidad e implica también un enorme gasto público en materia de salud y asistencia.

Además, que las mujeres indígenas son las más vulneradas y que la violencia doméstica se presenta en todos los estratos sociales, cultura culturales y económicos de la población.

Entre las propuestas para abatir la violencia contra las mujeres están: Retomar las experiencias exitosas de tratamiento, constituir un modelo único de atención, tanto para la víctima como para el victimario –cuando sea posible–, así como para los familiares, difundir los derechos de las mujeres, y que los legisladores establezcan sanciones acordes al grado de violencia que ejerzan los victimarios.

05/PR/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content