Inicio Veracruz: diputados retrasan aprobación de Ley de Vida sin Violencia

Veracruz: diputados retrasan aprobación de Ley de Vida sin Violencia

Por Laura Castro Medina/corresponsal

Diputados del Congreso local retrasaron la aprobación de la Ley de Acceso a las Mujeres a una vida Libre de Violencia, pues rechazan que el desamor y otros conceptos sean considerados como una forma de violencia, ante lo cual las diez legisladoras veracruzanas temen que den marcha atrás a la iniciativa.

Respaldada por más de cien años de trabajo feminista y enriquecida con los resultados de foros, congresos, sondeos de opinión y consultas, mujeres veracruzanas enriquecieron el proyecto de Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, misma que ya se encontraba en discusión desde la pasada Legislatura local, pero nuevamente fue retomada.

En este sentido la legisladora perredista Margarita Guillaumin presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y Atención a Grupos Vulnerables del Congreso local, criticó a sus compañeros diputados de intentar desviar la atención para la aprobación de la iniciativa de Ley mediante argumentos infantiles como la aplicación de conceptos como “desamor”, la cual de manera burlona han denominado “Ley antihombres”

Dijo que no pretenden tipificar el desamor como un delito, pues el amor no es una obligación o deber legal, aclaró que éste es un término novedoso pero no incomprensible, por lo que acusó a diputados y políticos de intentar mandar a la congeladora una Ley necesaria considerando el alto índice de violencia que sufren las mujeres de todas las esferas sociales y que lamentablemente no es denunciada y peor aún no es reconocida como tal.

En este sentido, el gobernador del estado, Fidel Herrera Beltrán, aseguró que respaldará a las legisladoras veracruzanas y al Instituto Veracruzano de las Mujeres para la aprobación de la Ley, aunque mencionó que la iniciativa requiere de la especificación de algunos conceptos y la anulación de aquellos que jurídicamente no proceden, pero la iniciativa en términos generales es perfectible, aclaró.

Cabe destacar que esta iniciativa de Ley retomada y presentada por la presidenta del Instituto Veracruzano de las Mujeres, Martha Mendoza Parissi, contempla como violencia psicológica los celos, negligencia, abandono, insultos, rechazo, humillaciones, amenazas, infidelidad, comparaciones destructivas, restricción a la autodeterminación, descuido reiterado, devaluación, indiferencia y marginación.

VIOLENCIA SIN ATENDER

Bajo este contexto de indiferencia de políticos y legisladores, los casos de violencia extrema siguen incrementando los altos índices existentes en Veracruz, así como la falta de aplicación de la justicia.

Por ejemplo, durante más de dos semanas habitantes del municipio de Río Blanco mantienen un plantón permanente frente al penal de Orizaba en donde se encuentra recluido el comerciante Sergio Alfredo Martínez, presunto violador de una niña de 12 años.

Sin embargo, Martínez es procesado por la Agencia Primera de Primera Instancia de Orizaba por abuso erótico sexual y no por violación, a pesar de que el delito fue consumado. Aparentemente al responsable se le había marcado una fianza de $20 mil 500 pesos para la obtención de su libertad, pese a que la consumación de la violación fue certificada por el médico legista de la Procuraduría General de Justicia, Pablo Mendizábal, el mismo que avaló la violación de Ernestina Ascencio y posteriormente se desdijo.

Otro caso lamentable detectado los últimos días ocurrió en el municipio de Xalapa en donde una menor de tan sólo 8 años de edad fue en repetidas ocasiones violada y drogada por el taxista ex convicto Raymundo Soto Torres, quien a pesar de tener acusaciones directas en su contra de parte de la víctima y existir infinidad de pruebas y peritajes médicos que demuestran lesiones vaginales en la menor, fue liberado por las autoridades de la Agencia Octava del Ministerio Público especializada en Delitos Sexuales de Xalapa, pese a que Soto Torres ya había purgado una condena por el mismo delito de violación en la Ciudad de México.

Dos casos más registrados en la semana que concluye es el de Carmen y Teresa, dos mujeres de San Andrés Tuxtla, de 69 y 72 años de edad, las cuales en el interior de su domicilio fueron golpeadas y desfiguradas del rostro por jóvenes drogadictos. Su estado de salud es de carácter reservado por las graves lesiones sufridas.

De acuerdo a cifras de la Procuraduría General de Justicia, anualmente se registran en Veracruz de 300 a 350 homicidios de mujeres y un número alarmante de lesiones y violaciones contra ellas.

La región de Orizaba es la que mayor incidencia de crímenes registra, pero más del 70 por ciento de los casos quedan en la impunidad y muchos de ellos fueron sujetos a procesos judiciales irregulares en los que el responsable fue absuelto del crimen, como ocurrió en el caso de la indígena Ernestina Ascencio cuya violación y muerte se redujo a una muerte natural, comentó María de la Cruz Jaimés García, vocal del Instituto Veracruzano de la Mujer y Presidenta del colectivo feminista Ciuhatlatolli.

07/LCM/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content