Inicio » Violencia, abuso, abandono ¿día de la infancia en la zona Triqui?

Violencia, abuso, abandono ¿día de la infancia en la zona Triqui?

En la zona Triqui del estado de Oaxaca, al sur del país, al menos en Rastrojo, hay 25 niñas y niñas huérfanos producto del conflicto político “interétnico”, y otra cantidad similar abandonados por sus padres y madres que tuvieron que huir para no ser asesinados.

La vida de estas niñas y niños es invisible, ha sido silenciosa. No hay institución pública que se vuelva a mirarlos. Las niñas mayores asumen la maternidad de sus hermanos y hermanas menores. Las niñas sufren violencia sexual. Las niñas como los niños han visto pasar las balas a través de las paredes de sus casas y a veces también las balas las alcanzan.

“Es normal” para las autoridades, “son triquis”, dice con un dejo de ironía la abogada Adriana Ortiz, quien es parte de una de las familias lesionadas por la violencia inter étnica y la violencia institucional que no ve a las niñas ni a los niños triquis.

“Valentina” tiene 22 años, habla sólo lo elemental, prefiere guardar silencio. Su mirada es esquiva. Apenas observa al resto de las personas que la acompañan y no ve a quien le pregunta. Sus respuestas son casi inaudibles, denotan esfuerzo. Algunas preguntas las ignora, es como si no las escuchara.

Hace cinco años, cuando salió de la escuela secundaria un hombre joven la atacó y la violó. Cuando llegó a su casa, su madre la notó extraña, pero no preguntó nada. Ella, tampoco dijo nada. El hombre a quien conocía, porque su pueblo es pequeño, la amenazó con matarla, al igual que a su madre y a su padre si les decía algo. Aterrada guardó ese doloroso suceso.

A los pocos meses, su padre se dio cuenta que Valentina estaba embarazada. Sin preguntar la golpeó e insultó para luego correrla de la casa. Una de sus hermanas la llevó a otra comunidad donde fue atendida por religiosas en San Martín Itunyoso.

Llegó el día del parto, las religiosas la trasladaron al hospital más cercano en Tlaxiaco y llamaron a sus hermanas mayores que viven en Oaxaca. Sus dos hermanas no daban crédito al ver a su hija nacida.

Finalmente, les contó lo sucedido. Sus dos hermanas le pidieron que tomara en brazos a la niña y que la alimentara, tenía hambre, la madre de apenas 18 años entonces, tampoco dejaba de llorar. Total, la pequeña no tenía la culpa de nada, le decían.

“Elena” tiene hoy 16 años, hace cinco años sus padres se fueron a vivir a Monterrey, Nuevo León, forzados por un conflicto político inter-étnico. Ella, entonces de 11 años, se hizo cargo de sus cinco hermanos restantes, dos mujeres y tres hombres menores que ella.

Como puede, a veces con ayuda de otros familiares, les ha dado de comer y ha procurado que no dejen de ir a la escuela. Ella, en cambio, no pudo volver a la escuela y no terminó la primaria.

Sonia, tenía 11 años cuando una bala le atravesó la nuca y salió por la cara. Con pocas posibilidades de vida llegó a Oaxaca desde su comunidad. Durante varios meses se debatió entre la vida y la muerte y ganó la pelea. Un día despertó de sueño. Fue dada de alta en el Hospital General Dr. Aurelio Valdivieso en febrero de 2008.

Sonia que era una niña estudiosa y alegre, camina hoy con dificultad y recupera con dificultad del habla. Constantemente pierde el equilibrio, pero avanza. Su tía, atiende las labores del campo y de la casa, trata también de que Sonia pueda volver a caminar, pero la pobreza y la distancia impiden que pueda asistir a su terapia de rehabilitación recomendada.

Las tres son historias de niñas-adolescentes-mujeres triquis que han sido tocadas por la violencia que se vive en sus comunidades a raíz de un conflicto inter étnico recrudecido en 2004.

Su infancia, marcada también por la marginación, ha sido complicada en extremo. Como muchas otras niñas de la zona, Valentina, Elena y Sonia –todos nombres ficticios para no violentar sus derechos– asumieron responsabilidades desde muy temprana edad.

La familia de Valentina decidió no interponer una denuncia, porque “después de todo la vergüenza ya nadie se la quita y la justicia no conoce los caminos que llevan a los pueblos triquis”, cuenta su hermana “María”, quien además sostiene que el victimario de su Valentina había sido acusado en dos ocasiones anteriores.

De todos modos “resolvieron” el problema a través de los usos y costumbres de su pueblo, la reparación del daño alcanzó 10 mil pesos y él fue expulsado de la población.

Elena no sabe si sus padres volverán algún día a su pueblo. Mientras tanto a sus 16 años, ha dedicado la tercera parte de ellos a cuidar a sus hermanos más pequeños, quienes también trabajan y estudian para “salir adelante”.

Sonia lucha contra las dificultades físicas que le dejó la balacera. Quienes le dispararon nunca fueron perseguidos por la justicia. Ella, como otras niñas y niños viven bajo el miedo de que otra vez el zumbido de las balas atraviese las paredes de adobe y carrizo de sus casas, que de nueva cuenta las balas los alcancen mientras están afuera de sus casas a cualquier hora del día o de la noche, como ha pasado repetidamente sin que nadie haga algo por detener las agresiones.

Como en la mayoría de las poblaciones habitadas por la etnia Triqui, en Rastrojo y Coyuchi, la infancia feliz es un anhelo lejos de alcanzar. Adriana Ortiz, es de las pocas mujeres preparadas. Estudió Derecho en la ciudad de Oaxaca. Las difíciles circunstancias la hicieron salir Rastrojo hace varios años.

Adriana no hace mucho esfuerzo para recordar que existe una gran cantidad de niñas y niños violentados por el conflicto político de la étnica Triqui. Abusos sexuales, orfandad y abandono marcan sus historias, que de tan comunes parecen no preocupar a las instituciones.

Recuerda algunos de los casos que han sido denunciados en los últimos dos años. Como la violación tumultuaria que sufrió una niña de 14 años. En este caso hubo una denuncia, los responsables fueron señalados: Timoteo Alejandro Ramírez, Francisco Martínez Bautista, Guadalupe Alejandro Ramírez y Marcos Flores, todos ellos integrantes del MULTI, la última incisión del Movimiento de Unificación de Lucha Triqui (MULT). Como es habitual nadie ha sido detenido y a esa violación le siguió otra en la misma localidad, esta vez contra otra niña de 16 años, explica la abogada.

Adriana Ortiz expone que otra niña en situación difícil es Daniela Ortiz Ramírez de 14 años, quien “desapareció” junto la maestra bilingüe, su hermana Virginia, cuando se trasladaban de una comunidad a otra en la misma zona Triqui. Ambas jóvenes cumplirán este 5 de mayo, 22 meses de ausencia forzada, apunta la abogada y también su prima.

¿Día de niño y de la niña en la zona triqui?

09/SJE/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más