Violencia y acoso en el mundo del trabajo

NACIONAL
LABORAL
   OPINIÓN
   Monedero
Violencia y acoso en el mundo del trabajo
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Carmen R. Ponce Meléndez*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/06/2019

“La violencia en el mundo ha aumentado vertiginosamente, y somos las mujeres las más afectadas por esto. Violencia en la casa, violencia en la calle, violencia en el trabajo. Y sobre todo un tipo de violencia que no se ve pero que hace mucho daño: el acoso en los lugares de trabajo. Es por eso que, en este centenario, culminar con la aprobación del Convenio 190 que es uno de los principales retos del movimiento sindical en todo el mundo”, expresó Altagracia Jiménez, titular de la Confederación de Organizaciones de Trabajadores y Trabajadoras del Estado (Conate) de República Dominicana, dirigente de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales (Clate) y delegada adjunta de la Comisión que trató este importante Convenio.

Ver gráfica

“Las mujeres están enojadas, y son cada vez más las que expresan su ira. Así lo evidenciaron las grandes manifestaciones organizadas en América Latina contra la violencia de género, con la campaña «Ni Una Menos», o las campañas virales «#MeToo» y «Time’s  Up» llevadas a cabo para protestar contra el acoso sexual y las violaciones. Las mujeres están cada vez menos dispuestas a tolerar estas prácticas inaceptables”.

La violencia y el acoso en el mundo del trabajo "pueden constituir un incumplimiento o una inobservancia de los Derechos Humanos... y poner en riesgo la igualdad de oportunidades, y que son inaceptables para lograr un trabajo digno, e incompatibles con este". La "violencia y el acoso" se definen como comportamientos, acciones o amenazas "que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico". Por otro lado, se recuerda a los Estados miembros que tienen la responsabilidad de promover un "entorno general de tolerancia cero". Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el marco de los 100 años del nacimiento de la OIT, y tras dos años de intenso debate entre trabajadores, empleadores y Estados, la Comisión Normativa de dicha organización internacional acaba de aprobar la adopción del Convenio 190 sobre Violencia y Acoso en el Mundo del Trabajo.

Este instrumento fue votado el viernes 21 de junio durante la 108° reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, para adoptarlo finalmente como convenio internacional.

En el Convenio se establece que: “En el marco de las nuevas normas se reconoce el derecho de todas las personas a un entorno laboral exento de violencia y de acoso." Guy Ryder, Director General de OIT.

Algo fundamental, se reconoce el derecho de toda persona a un mundo del trabajo libre de violencia y acoso, incluidos la violencia y el acoso por razón de género. Y aclara que estos comportamientos inaceptables pueden constituir una violación o un abuso de los Derechos Humanos, son una amenaza para la igualdad de oportunidades y son incompatibles con el trabajo decente”.

“Haber logrado este Convenio es un hecho muy importante para los y las trabajadoras del mundo entero; hemos logrado después de muchas horas de trabajo, el reconocimiento a que un ambiente de trabajo donde exista la violencia y el acoso implica la pérdida de derechos fundamentales para todos y todas las trabajadoras.”, dijo Viviana García desde Ginebra.

La dirigenta también señaló que pudieron asentar que el espacio de trabajo no sólo es el institucional sino que es entendido como el espacio público; “también este Convenio sirve para el ámbito del trabajo doméstico, el teletrabajo y los trabajos informales. Un ambiente con violencia y acoso es un trabajo que viola derechos fundamentales. El mundo del trabajo implica el reconocimiento no sólo al espacio donde trabajamos sino al espacio público. Otro reconocimiento importante es el de la economía informal. Y también logramos que se reconozcan a todos y todas las trabajadoras públicas y a los Estados como patrones”, detalló García.

“Queda mucho por lograr porque los empleadores y también muchos Estados siguen peleando por el no reconocimiento de derechos, sin embargo, los trabajadores y las trabajadoras seguimos en pie luchando no solamente por el reconocimiento de derechos sino por un mundo del trabajo sin violencia y sin acoso y con perspectiva e identidad de género.”, explicó Viviana.

La Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) adoptó un nuevo Convenio y una Recomendación complementaria para enfrentar la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

El objetivo de la nueva norma internacional del trabajo es proteger a trabajadores y empleados, con independencia de su situación contractual, incluidas las personas que realicen actividades de capacitación, pasantías y formación profesional, los trabajadores cuyo contrato se haya rescindido, las personas que realicen labores de voluntariado o busquen trabajo, y los solicitantes de empleo. En virtud de la norma se reconoce que "individuos que ejercen la autoridad, las funciones o las responsabilidades de un empleador" también pueden ser objeto de casos de violencia y acoso.

En el marco de las nuevas normas se reconoce el derecho de todas las personas a un entorno laboral exento de violencia y de acoso. Guy Ryder, Director General de la OIT.

Y añadió: "La siguiente etapa consistirá en la aplicación de esas medidas de protección, con objeto de fomentar un entorno laboral mejor, más seguro y decente para mujeres y hombres. Estoy convencido de que, habida cuenta de la cooperación y la solidaridad que hemos constatado al respecto, y el interés público manifiesto en la adopción de medidas, se producirá una ratificación de forma rápida y generalizada para que se lleven a cabo las acciones pertinentes".

La norma abarca la violencia y el acoso en el ámbito laboral; los lugares en los que se remunere a un trabajador, realice recesos en el trabajo para descansar o comer, o use instalaciones sanitarias, de lavado o de cambio de indumentaria; viajes, desplazamientos, programas de formación, eventos o actividades sociales de índole profesional; comunicaciones relacionadas con el trabajo (en particular mediante tecnologías de la información y la comunicación), lugares de alojamiento proporcionados por el empleador; y los desplazamientos desde y hasta el lugar de trabajo. La norma reconoce asimismo que en los casos de violencia y acoso pueden participar terceros.

La Directora del Departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad (Workquality) de la OIT, Manuela Tomei, comentó que "sin respeto, no hay dignidad en el trabajo y, sin dignidad, no hay justicia social.

La dimensión de género está profundamente imbricada en las relaciones de poder, y el equilibrio tradicional de poder favorece a los hombres. La incorporación de una mujer a un sector tradicionalmente dominado por los hombres puede alterar las relaciones de poder existentes y algunos hombres pueden reaccionar reafirmando su predominio con comportamientos de acoso sexual.

Se informó que el citado Convenio entrará en vigor 12 meses después de que dos Estados miembros lo hayan ratificado. La Recomendación, que no es jurídicamente vinculante, proporciona directrices sobre el modo de aplicar el Convenio.

*Economista especializada en temas de género

twitter @ramonaponce

19/CRPM/LGL