Inicio Virginia Woolf

Virginia Woolf

Por Erika Cervantes

Aguda crítica, considerada una de las mejores novelistas británicas, Virginia Woolf sorprendió con su técnica del monólogo interior y su depurado estilo poético, considerado como una de las grandes contribuciones a la novela moderna. Con sus obras enseño que existe más de una forma de retratar la experiencia vital.

Adeline Virginia Stephen, más tarde conocida como Virginia Woolf, nació en Londres, Inglaterra, el 25 de enero de 1882, en una familia victoriana. Sus padres, sir Leslie Stephens y Julia Duckworth, decidieron educar ellos mismos a sus hijos Vanessa, Thoby, Virginia y Adrian, que recibiendo una educación desigual.

Thoby y Adrian ingresaron a Cambridge, Vanessa logró matricularse en una escuela privada de arte, mientras que Virginia, que sufría fiebres reumáticas y crisis nerviosas, se vio obligada a completar su formación a través de la completísima biblioteca familiar.

Para la joven Virginia, educarse en casa fue un hecho que lamentó durante toda su vida ya que consideraba deficiente la formación que recibió.

Desde los nueve años, la joven Virginia demostró su inclinación por la escritura ya que a esa edad, y hasta cumplidos los trece años, escribió y editó “The Hyde Park Gate News”, una especie de periódico casero que después distribuía entre los miembros de su familia.

La súbita muerte de su madre en 1895 fue el peor desastre que podía haberle ocurrido. A partir de este hecho, George, hijo del anterior matrimonio de su madre, toma las riendas de la familia y lo que al principio era amor fraternal se convirtió en una pasión enfermiza hacia sus hermanastras, siendo Virginia la más perjudicada, marcándola para el resto de su vida sobre todo en su relación con los hombres y su evidente preferencia por las mujeres (la escritora Vita Sackville-West llegó a ser su amante).

Nueve años más tarde, en 1904, la muerte de su padre y el cambio de domicilio familiar a Gordon Square, en pleno barrio londinese de Bloomsbury, cambiarían su vida definitivamente ya que esta casa se convirtió en lugar obligado de reunión de librepensadores y antiguos compañeros de universidad de su hermano mayor. Era un grupo selecto de pensadores y artistas, conocido como el Grupo de Bloomsbury. Allí participó su cuñado Bell y muchos otros intelectuales londinenses, entre los que estaba el escritor Leonard Woolf, quien más tarde habría de convertirse en su marido.

Su primera incursión seria en el campo de las letras se produjo en 1908 con “Melymbrosia”, concebida como una obra de teatro que años más tarde pasó de la versión teatral a la narrativa, titulándose The Voyage Out (Fin de Viaje), en 1915.

El 10 de agosto de 1910, Virginia contrajo matrimonio con Leonard Woolf. Juntos crearon la imprenta Hoggart, con el objetivo de dar a conocer a jóvenes escritores de la talla de T.S. Elliot.

Virginia comenzó entonces una incesante actividad cultural y social, además de una progresiva intervención en la política luchando por los derechos civiles de las mujeres, convirtiéndose en la madre del feminismo moderno.

Entre su obras se encuentran “Night and Day” (“Día y noche”), de 1919; “A Jacob´s Room (“El cuarto de Jacob”), 1922, y “Mrs. Dalloway” (“La señora Dalloway”), 1925, que causaron tanta admiración como desconcierto.

Les siguió “To The Lighthouse” (“Al faro”), en 1927, una auténtica obra maestra; “Orlando”, de 1929, una fantasía histórica; “A Room of One´s Own” (“Una habitación propia”), 1929, un alegato a favor de las mujeres escritoras, y quizá la más ambiciosa y audaz de todas, la titulada “The Waves” (“Las Olas”), de 1931, que dejaron huella en una generación que cambió significativamente el rumbo de la literatura inglesa.

Pese a su prolífica escritura, Virginia sufría crisis nerviosas que la obligaban a ingresar constantemente a casas de reposo. Ya en 1904 tuvo su primer intento de suicidio.

A partir de Las Olas, Virginia regresó a una forma de escribir más tradicional, gran parte de sus libros posteriores a 1930 fueron recopilaciones de sus críticas literarias.

A mediados de marzo de 1941, su estado mental era tan precario que Leonard, su marido, decidió sacarla de Londres e instalarla en su casa de Rodmell. El 29 de ese mismo mes Virginia sale a dar un paseo hasta la orilla del río Ouse, se llena los bolsillos de piedras y se adentra en el agua para provocar, como le dijo una vez a su amiga Vita Sackville-West, “la única experiencia que nunca podré escribir”, su suicidio.

Es así como una de las mujeres escritoras que retrata a principios del Siglo XX la vida interior de las mujeres, permeada por la sociedad, que se atreve a decir y exhibir su amor no filial hacia otra mujer, se libera por fin de la opresión.

       

atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más