Inicio » Vivimos retroceso laboral, esquemas de esclavitud y servidumbre

Vivimos retroceso laboral, esquemas de esclavitud y servidumbre

Por Socorro Chablé/corresponsal

Oriunda de Chihuahua y con veinte años viviendo en el Distrito Federal, Bertha Elena Luján Uranga es una de las mujeres que integra el gabinete de Andrés Manuel López Obrador.

Antes de que fuera nombrada Secretaría del Trabajo en enero de 2007, estuvo al frente de la Contraloría General, en los seis años del período de gobierno del DF con López Obrador.

Durante más de 20 años fue militante e integrante del Frente Autentico del Trabajo y su amplia experiencia en el movimiento sindical y de los trabajadores ha sido fundamental en el trabajo que realiza.

Cabe destacar su participación en los movimientos a favor de los derechos laborales, pero esencialmente ha enfocado su interés en contribuir al diseño de las diferentes propuestas que podrían conformar la reforma a la Ley Federal del Trabajo.

En esta entrevista le pedimos compartir su visión sobre algunas preocupaciones directamente relacionadas con el ámbito de su competencia.

— ¿Cuál es su visión sobre los Derechos Laborales en México?

— Vivimos una situación de retroceso evidente, hace diez años hablábamos de una situación estructural que empezaba a cambiar en los temas de democracia sindical, mejoramiento salarial y mejoramiento del empleo que empezaban a despuntar al estar presentes en la agenda de los gobiernos, en las campañas políticas y de un movimiento sindical con cierta efervescencia.

Creo que la última década ha sido de retroceso, al tener ahora un movimiento sindical más disperso, más desorganizado, con un panorama laboral de mayor precarización. En términos salariales y de desempleo es obvio que los trabajadores hemos retrocedido.Al pensar que hoy el salario de un trabajador es 70 veces menor a lo que fue hace 25 años nos da una idea hacia dónde han caminado las cosas. El modelo neoliberal ha impuesto también un nuevo proceso de deterioro en el mundo laboral, lo cual coloca a los trabajadores en una de las situaciones históricas mas graves en términos de deterioro de nivel de vida y de trabajo en el país. Guardadas las proporciones, podríamos estar comparándonos a los tiempos previos a la revolución. Estamos volviendo a esquemas casi de esclavitud y servidumbre, hoy los trabajadores tienen que doblar o triplicar sus trabajos para poder conseguir un ingreso medio. Las jornadas de trabajo se amplían en la medida que la gente necesita el tiempo extra o los trabajos adicionales para resolver sus necesidades. Se multiplica la incursión de los integrantes de la familia en el empleo para traer ingreso a los hogares, por lo que no es extraño ver cada vez más viejos, niños y mujeres en el mercado laboral.

El proceso de migración es otro síntoma clarísimo de que las cosas en el país no están funcionando y mientras prevalezcan los mecanismos de control sobre los trabajadores, prevalecerá esta situación económica y laboral, generando a la par la multiplicación de los sindicatos fantasmas y el “contratismo” de protección.

Finalmente en estos tiempos de crisis y de deterioro profundo hay una actitud de cierto conservadurismo en el sentido de que se prefiere conservar el trabajo aunque sea en pésimas condiciones a perderlo.

— ¿Cual es su perspectiva ante la posible Reforma Laboral?

— Hay muchas posibilidades de que la agenda del sindicalismo democrático y de los trabajadores mexicanos avance. No es gratuito que hoy exista un rechazo muy combativo contra las reformas a la Ley del ISSTE donde se están generalizando los amparos.

Hay sectores de trabajadores al servicio del Estado que se están manifestando de manera muy enérgica, creo que esto va a tener un costo político evidente para el PRI y para el PAN y que va a profundizar la crisis de estos partidos.

Frente a la reforma laboral, hay la posibilidad de que el PRI no esté dispuesto a jugarse el todo por el todo con el PAN en los acuerdos tripartitas. En materia sindical o laboral creo que estaría dispuesto a una reforma “light”, o sea dar algo en términos de la flexibilización o la modernización laboral, como la entienden los panistas, pero a cambio de mantener las posibilidades de control sindical y de presencia en el medio laboral que tienen ahora. Entonces la reforma Abascal, como estuvo planteada en el sexenio pasado, no creo que pase tal cual. En resumen, de este proceso podrían resultar acuerdos políticos entre alianzas que permitieran integrar la propuesta de los trabajadores y de la izquierda, con aliados incluso dentro del mismo PRI y de otros partidos excepto el PAN. En este sentido no veo un panorama tan negativo, creo que tenemos posibilidades y que ahora es muy importante y casi estratégico que retomemos la discusión sobre la reforma laboral para adelantarnos a los tiempos, que no haya madruguete, que tengamos muy claro lo que queremos y hasta dónde queremos llegar. Y así como hay una posición muy enérgica en contra de la privatización de la seguridad social o aspectos estratégicos de la economía como la electricidad y el petróleo, lo haya también en la reforma laboral.

— ¿Cual es la función de la Secretaría del Trabajo a su cargo?

— Fui nombrada por el presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador como Secretaria del Trabajo, y tengo a mi cargo los temas laborales y sindicales. Hemos planteado, como gobierno legítimo, tres ejes principales de acción alrededor de la agenda laboral. En el tema salarial, estamos por un salario suficiente y constitucional.En el tema de empleo, estamos por un empleo digno para todas y todos y en el tema de la autonomía y la democracia sindical, que no haya intervención del Estado en la vida interna de los sindicatos y que haya posibilidades de que los trabajadores elijan a las organizaciones sindicales que ellos prefieran sin intervención de los patrones y del Estado.

Estamos desarrollando un trabajo cercano a las fuerzas del Frente Amplio Progresista, los partidos políticos y los gobiernos emanados de elecciones democráticas, con sus representaciones en los Congresos Estatales y Federales a través de sus senadores y diputados. En este nivel planteamos iniciativas y recomendaciones, como lo fue el caso frente a la Ley del ISSTE, trabajamos muy directamente con los legisladores nuestra posición frente a estas reformas. Estamos haciendo lo mismo frente a la reforma fiscal, vigilando que no se grave a los de siempre. Estamos proponiendo un trabajo inmediato en materia de la Reforma Laboral, con los gobiernos municipales y estatales del frente, planteando una plataforma de Derechos Laborales que se comprometa en el avance de aspectos como la transparencia y rendición de cuentas en materia laboral y sindical y el respeto a la democracia y a la libertad sindical, entre otras. Y que éste sea un compromiso de los gobiernos que se dicen de izquierda.

Trabajamos directamente con la gente de la Convención Nacional Democrática y estuvimos en la Segunda Asamblea Nacional coordinando la mesa de trabajo de donde salieron una serie de propuestas a las que vamos a dar seguimiento desde la Secretaría del Trabajo del gobierno legítimo.

Estamos en este acercamiento con los grupos y las organizaciones sindicales que están en lucha, que están discutiendo y reflexionando sobre el quehacer. Queremos tener una relación directa con la gente, desde abajo, involucrarnos en las luchas justas de las y los trabajadores y en todos los procesos que tengan que ver con nuestros ejes estratégicos: salario, empleo, autonomía y democracia sindical.

— ¿Existen propuestas concretas de la Secretaría a su cargo en torno a los Derechos Laborales de las mujeres?

— Las reivindicaciones de las mujeres son un eje transversal que cruza toda la agenda del gobierno legítimo. Y específicamente en el caso de nuestra Secretaría estamos contemplando en la propuesta de Reforma Laboral lo que tiene que ver con los derechos de las mujeres trabajadoras.

Hacemos nuestro el trabajo que han venido realizando intelectuales, feministas y dirigentes de las organizaciones de mujeres que ya están plasmadas en iniciativas de propuestas que están en el congreso y vamos a plantear un trabajo de actualización sobre ellas. No estamos descubriendo el hilo negro, hay propuestas muy bien presentadas que son vigentes y que en todo caso habría que retomar. Estamos en la convicción de que cualquier reforma laboral debe retomar los derechos particulares de las mujeres, ampliar los que están en la ley e incorporar los que no están.

El proceso de credencialización tiene como finalidad formalizar a las y los representantes del gobierno legítimo y ésta será la base social que nos ayude también a llevar adelante propuestas y acciones políticas, nuestra meta es ir más allá de de los cinco millones de personas y estamos trabajando arduamente en esto, creo que esta plataforma va a servir mucho para avanzar.

Bertha Elena ha trabajando en los últimos años de manera sistemática en los temas de globalización y libre comercio, Es cofundadora de la Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio y de las Redes que se construyeron a nivel trinacional y continental en donde aún sigue activa.

07/SCH/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: