Inicio » Opinión » Zona de Reflexión » Zona de Reflexión – El regreso del pasado

Zona de Reflexión – El regreso del pasado

Por Lucía Lagunes Huerta*

Cuando la tendencia internacional es fortalecer a los institutos de las mujeres para garantizarles un nivel de interlocución política a nivel de ministerio, en México se plantea regresarnos a la década de los 80 y enclaustrar al 52 por ciento de la población en la asistencia social.
 
Por lo menos 10 años tardó la creación del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). El movimiento feminista internacional construyó la propuesta, tomando como ejemplo otras naciones avanzadas en la materia, para que desde la ONU saliera el mandato para los Estados partes.
 
Así se crearon en América Latina las instancias de las mujeres, siendo México de las naciones más retrasadas en la creación del Inmujeres.
 
En 1995, durante la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, realizada en Beijing, China, se instó a los Estados partes a asumir un sólido compromiso político para crear un mecanismo nacional para las mujeres –cuando no exista–, y fortalecer los mecanismos nacionales existentes en las instancias más altas de gobierno.
 
Dicho mecanismo, señala el acuerdo internacional firmado por México, debería tener mandatos y atribuciones claramente definidos; la disponibilidad de recursos suficientes y la capacidad y competencia para influir en cuestiones de políticas, formular y examinar la legislación, realizar análisis de políticas, y llevar a cabo funciones de fomento, comunicación, coordinación y vigilancia de la aplicación.
 
La propuesta de restar autonomía y poder de decisión al Inmujeres retrocede esa lógica de elevar el nivel político de influencia de las instancias rectoras de las políticas de igualdad.
 
Por el contrario, la iniciativa nos enclaustra en el pasado donde se creía en grupos vulnerables, es decir grupos de personas sin capacidades y potencialidades.
 
Recordemos el error de José Luis Rodríguez Zapatero en España al disminuirle atributos y recursos a su instituto. No se trata de un asunto menor la propuesta de sectorizar al Inmujeres a la Secretaría de Desarrollo Social, el fondo es la propuesta política que se plantea instaurar para el desarrollo de las mexicanas.
 
Una política de igualdad, han insistido expertas, incluye los mecanismos nacionales para el adelanto de las mujeres como organismos centrales de coordinación de políticas de los gobiernos.
 
Su tarea principal es prestar apoyo en la incorporación de la perspectiva de la igualdad de género en todas las esferas de la política y en todos los niveles de gobierno, como lo señala Beijing.
 
Regresar la política a la asistencia social es retroceder en lo ya avanzado y negarnos a las mujeres nuestro carácter ciudadano, para hacernos dependientes eternas del apoyo humanitario.
 
Twitter: @lagunes28
 
*Directora general de CIMAC.
 
12/LLH/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más