Conferencia regional sobre la mujer de América Latina y el Caribe

INTERNACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Para cumplir Agenda 2030
En AL y el Caribe es hora de abrir camino a la paridad en políticas públicas
Tres jóvenes trabajadoras rurales en una finca en El Salvador. En América Latina y el Caribe, 78.1 por ciento de las mujeres ocupadas lo hacen en sectores de baja productividad, mientras la Cepal cree que el mercado laboral es la llave maestra para la igualdad de género. Crédito: Edgardo Ayala/IPS
Por: Alicia Bárcena**
Cimacnoticias | Santiago, Chi .- 03/03/2017

América Latina y el Caribe es la única región del mundo donde, desde hace cuatro décadas y de manera ininterrumpida, los Estados se reúnen para debatir y comprometerse políticamente para erradicar la discriminación y la desigualdad de género y avanzar hacia la garantía del pleno ejercicio de la autonomía y los derechos humanos de las mujeres.
 
Desde la primera Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, realizada en La Habana en 1977, la región ha transitado años de cambios en lo político, lo económico, lo social y en lo cultural, que han significado avances para las mujeres en la región pero que también han mostrado la persistencia de las desigualdades.
 
Hemos sorteado múltiples obstáculos generando colectivamente un proceso excepcional, pero aún persiste una amplia brecha salarial en la región, profundas deudas en materia de derechos sexuales y reproductivos y el desafío pendiente de otorgar una mayor participación política a todas las mujeres.
 
La meta de desarrollo sostenible con igualdad de género, nacida a partir de la sinergia entre la Agenda Regional de Género y la Agenda 2030, nos lleva a enfocar la mirada y la acción en los nudos estructurales de la desigualdad de nuestras sociedades.
 
MERCADO LABORAL, LLAVE PARA IGUALDAD  
 
Pensamos, en primer lugar, en la desigualdad socioeconómica y la pobreza y en la necesaria transformación del modelo de desarrollo imperante hacia uno que incorpore nuevos patrones de producción y consumo sostenible, de redistribución de la riqueza, del ingreso y del tiempo.
 
En América Latina y el Caribe, 78.1 por ciento de las mujeres que están ocupadas lo hacen en sectores definidos por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) como de baja productividad, lo que implica peores remuneraciones, menor contacto con las tecnologías y la innovación y en muchos casos empleos de baja calidad.
 
El mercado laboral es la llave maestra para la igualdad y desde allí es desde donde la redistribución de ingresos, pero también la garantía de derechos, se hace efectiva. Los países de la región han aumentado la proporción de mujeres en el mercado del trabajo, sin embargo, en los últimos 10 años la tasa de actividad femenina en la región se ha estancado en el entorno de 53 por ciento, denunciando un techo en la incorporación de las mujeres al trabajo remunerado.
 
En sus últimos estudios, la CEPAL ha demostrado que el aumento de la mano de obra femenina disponible e inserta en el mercado contribuiría a la reducción de la pobreza en la región con casos paradigmáticos como el de El Salvador donde la pobreza se podría reducir hasta 12 puntos porcentuales de contar con ingresos laborales para las mujeres.
 
Para entender las barreras a las que se ven enfrentadas las mujeres es fundamental analizar dos dimensiones centrales de la autonomía económica. Por un lado, el acceso a recursos monetarios propios y por otro, la dimensión del uso del tiempo.
 
En la región, la proporción de mujeres sin ingresos propios asciende a 30 por ciento aproximadamente, es decir una de cada tres mujeres en América Latina y el Caribe aún no tiene una fuente propia de ingresos. Esto sin duda es un gran desafío para la autonomía de las mujeres que dependen de otros miembros del hogar para la satisfacción de sus necesidades o las de sus familias.
 
A esto se suma que 26 por ciento de las mujeres mayores de 15 años de edad reciben menos de un salario mínimo resultando que más de la mitad de las mujeres de la región no tengan ingresos propios o reciban sumas mínimas que imposibilitan una verdadera autonomía económica.
 
Propuestas como la renta básica universal o la regulación y fiscalización del salario mínimo en determinados sectores altamente feminizados que hoy no tienen amparo legal alguno, son herramientas que permitirían ampliar y mejorar el acceso de las mujeres a ingresos.
 
Respecto al uso del tiempo, se ha demostrado que las mujeres en todos los países de la región tienen una carga total de trabajo sistemáticamente mayor a la de los hombres. La tradicional división sexual del trabajo, muy presente en la región, asigna el trabajo no remunerado principalmente a las mujeres y lo hace una responsabilidad casi exclusiva de ellas.
 
Esto constituye una de las principales barreras para incorporarse al mercado laboral y acceder al desarrollo personal y profesional. La reducción de la jornada laboral y las políticas de promoción de la corresponsabilidad del cuidado son instrumentos que pueden modificar y dar un mejor balance a la hoy desigual carga de trabajo que tienen hombres y mujeres.
 
Junto a los indicadores de uso del tiempo, la valorización monetaria de todo el volumen de trabajo doméstico y de cuidados no remunerados que se realiza en los hogares y su inclusión en las cuentas nacionales mediante una cuenta satélite de trabajo no remunerado han sido potentes herramientas para visibilizar el aporte de las mujeres a la economía de los países.
 
Las estimaciones indican que este valor representó 24.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México en 2014, el 20.4 por ciento del PIB de Colombia en 2012 y 18.8 por ciento del PIB de Guatemala en 2014. Para Ecuador su cuenta satélite estima que el valor del trabajo no remunerado representa 15,2 por ciento del PBI del año 2012.
 
Las cifras revelan que si el trabajo doméstico y de cuidados que se realiza en forma no remunerada tuviera precios de mercado, aproximadamente un quinto de la riqueza que hoy se contabiliza en las cuentas nacionales estaría siendo producida en los hogares, principalmente por las mujeres.
 
Toda esta información lleva inequívocamente a la necesidad de diseñar políticas públicas de igualdad que reconozcan el aporte de las mujeres a la economía a través del trabajo no remunerado y que promuevan la corresponsabilidad y una distribución más justa de las cargas de trabajo.
 
Se trata de políticas públicas que eviten reproducir estereotipos de género y que contemplen las diversas posiciones de las mujeres e impulsen su inserción laboral y desarrollo profesional al más alto nivel aprovechando sus niveles de calificación y habilidades en los sectores de mayor productividad. De esta forma se minan las bases de la segmentación horizontal y vertical que caracterizan hoy el mercado de empleo para ellas.
 
En octubre de 2016, los gobiernos de la región, reunidos en la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer, alcanzaron un acuerdo para implementar la Estrategia de Montevideo y hacer efectivas las premisas establecidas en los consensos anteriores así como responder al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 para el Desarrollo sostenible.
 
Esta sinergia nos plantea el desafío de implementar la igualdad de género como elemento fundamental, protagónico y transversal a todas las políticas públicas con miras al cumplimiento de la Agenda 2030.
 
Llegó la hora de cambiar el esquema de género en nuestros países y terminar con el patriarcado como modelo de sociedad. Es el momento de abrir camino a la paridad en todas sus formas y escenarios, de respetar y mirar a las mujeres más allá de nuestro género, por todas nuestras capacidades, por nuestra mirada integral de la vida y por nuestra lucha constante por la construcción de una sociedad más justa no solo para todas sino también para todos.
 
*Este artículo fue publicado originalmente por la agencia internacional de noticias IPS.
 
**Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.
 
17/AB/GG
 








INTERNACIONAL
FEMINISMO
   Feministas se solidarizan con colombianas
La paz y la igualdad de género, indispensables para una plena ciudadanía
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 27/10/2016

Mujeres reunidas en la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe que se realiza en Montevideo, Uruguay, del 25 al 28 de octubre, firmaron la Declaración sobre el Acuerdo de Paz en Colombia para expresar su apoyo a las colombianas que han luchado por alcanzarla tras más de 50 años de conflicto armado.

Después de observar con asombro el triunfo del “no” en el plebiscito del pasado 2 de octubre cuando el pueblo colombiano votó para ratificar o rechazar los Acuerdos de Paz, las mujeres dijeron en su documento que la paz y la igualdad de género son requisitos imprescindibles para el pleno ejercicio de la ciudadanía. 

En el documento elaborado durante la Conferencia Regional que organiza la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), las mujeres expresaron su respaldo a quienes están comprometidas con el logro de un acuerdo que les permita transitar a la construcción de la paz y a la consolidación de la democracia.

La guerra produce situaciones devastadoras para cualquier proyecto democrático: el enorme gasto público militar en detrimento de las políticas sociales, la violencia, el miedo, la profundización de las desigualdades, los crímenes de lesa humanidad, los delitos atroces, las vidas sacrificadas, los sueños truncos”, se lee en el pronunciamiento.

En este momento, aseguraron las feministas, son dos los imperativos: que se firme ahora un nuevo acuerdo, y que no se desaproveche la oportunidad política para que el acuerdo logrado contenga los más elevados estándares posibles de verdad y justicia.

En su posicionamiento, las organizaciones explican que quienes lideraron el “no” al Acuerdo de Paz y en especial algunos de sus líderes incluyendo a la Iglesia y especialmente los pastores evangélicos, tienen otros intereses y que su voto ha puesto en riesgo el anhelo de una paz estable y duradera.

Desde estos grupos “conservadores y antiderechos” se ha iniciado una cruzada contra toda forma de igualdad para las mujeres, contra el respeto a toda diferencia, contra la no discriminación y contra la diversidad, por lo que las firmantes afirmaron que la población femenina también debe ser protagonista de este proceso.

Desde América Latina y el Caribe, dijeron las agrupaciones, estarán atentas para impedir que se utilice el desacuerdo frente a lo negociado por el gobierno colombiano y las FARC-EP, para conminar a las mujeres y a la población lésbico, gay, transexual, intersexual y transgenérico al lugar de la subordinación, la marginalidad y la exclusión.

16/AGM/LGL








INTERNACIONAL
FEMINISMO
   Firman Declaración Política en Montevideo, Uruguay
Que gobiernos cumplan los compromisos de Conferencias Regionales: feministas
Inauguración de la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, celebrada en Montevideo, Uruguay | Foto: cortesía Cepal ONU/Flickr
Por: la Redacción
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 27/10/2016

Los países de América Latina y el Caribe enfrentan retrocesos democráticos por el ascenso de gobiernos que profundizan y expanden modelos económicos extractivistas que causan pobreza y exclusión de las mujeres; y un auge de ideas fundamentalistas que aluden a una “ideología de género” para frenar las luchas feministas por la igualdad, coincidieron mujeres que participan en la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe.
 
Reunidas en un foro feminista en Montevideo, Uruguay, las mujeres firmaron la Declaración Política en la que exigen a los gobiernos de la región, cumplir sus compromisos en materia de igualdad sustantiva, democracia paritaria y justicia.
 
Señalaron que los retos que enfrenta en este momento el movimiento feminista se agudizan ante un contexto de desigualdad y crueldad, que se ejemplifica con una cultura permisiva con las distintas formas de violencias contra las mujeres, el aumento del embarazo y maternidad forzada en niñas, el feminicidio y los crímenes de odio.
 
Ante estas problemáticas las mujeres exigieron cumplir con los compromisos asumidos en las Conferencias Regionales para la igualdad sustantiva, la democracia paritaria y la justicia; que las leyes y políticas públicas reconozcan la identidad de género de las personas trans; y un alto a las violaciones “correctivas” a las mujeres con orientación sexual distinta a la heterosexual.
 
En materia de salud, pidieron que se reivindique el derecho a decidir sobre sus cuerpos, que se garantice el acceso al aborto legal, seguro y gratuito, a servicios de atención a la salud reproductiva, a métodos de reproducción asistida y anticonceptivos modernos, incluida la Anticoncepción de Emergencia, así como la implementación de leyes y políticas de educación integral de la sexualidad.
 
En su Declaratoria también exigieron que niñas, adolescentes y jóvenes, sean reconocidas como sujetas de derecho, que se promueva y garantice su participación política y social; medidas para erradicar la discriminación, marginación y exclusión que enfrentan las mujeres con discapacidad; el fin a la trata y garantías para el “trabajo sexual”.
 
Sobre la injerencia religiosa en el Estado y en las políticas públicas las firmantes señalaron que la laicidad debe ser un principio rector de las democracias; pidieron que se reconozca la desigualdad estructural, que la política fiscal tenga un enfoque de género y que se escuche el llamado urgente a tomar acciones para erradicar las violencias contra las mujeres.
 
“Es hora de garantizar nuestras vidas, de evitar que continúen asesinándonos en todo el continente. Nuestras voces seguirán clamando #NiUnaMenos, #VivasNosQueremos”, dice la Declaratoria.
 
Finalmente las feministas de la región expresaron su solidaridad con las mujeres, niñas y adolescentes colombianas así como con toda una nación que lucha por alcanzar la paz tras más de 50 años de conflicto armado.
 
16/AGM/LGL








NACIONAL
   Conferencia “Niñas forzadas a ser madres: Un obstáculo para el desarrollo de las Américas”. Realizarán taller de visualización de datos para periodistas. Vacante para equipo jurídico de Cejil. Españolas se manifestarán contra violencia machista en noviembre
BREVES 21 DE OCTUBRE DE 2016
Por: Hazel Zamora Mendieta y Gabriela Mendoza
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 21/10/2016

Conferencia “Niñas forzadas a ser madres: Un obstáculo para el desarrollo de las Américas”
Montevideo, Uru.-
El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), realizará la conferencia, “Niñas forzadas a ser madres: Un obstáculo para el desarrollo de las Américas”.
 
La conferencia forma parte de la XIII Conferencia Regional sobre la mujer de América Latina y el Caribe, que se llevará acabo del 25 al 28 de octubre. Participarán gobernantes de la región, organizaciones no gubernamentales y sociedad civil.
 
El evento será el 27 de octubre a las 18:30 horas en el Salón Constituyente del Calbido de Montevideo en Uruguay. (Con información de Cladem)

Realizarán taller de visualización de datos para periodistas
Ciudad de México.-
Periodistas de a Pie y Google México, invitan a periodistas al taller gratuito, “Herramientas de Google para el periodismo”, el sábado 5 de noviembre a las 10:00 horas en la capital.
 
Durante el taller se compartirán herramientas para la visualización de datos, la elaboración de mapas, la medición de tendencias para la búsqueda de noticias y periodismo inmerso (realización de video, realidad virtual y fotografías en 360 grados).
 
Las inscripciones se cierran el 31 de octubre, para mayor información ir a: http://www.periodistasdeapie.org.mx/actividad-127.php

Vacante para equipo jurídico de Cejil
Washington, EU.-
El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil, por sus siglas en inglés) invitó a abogadas bilingües a postularse para una vacante en el equipo jurídico de la organización, la cual acompaña casos de violaciones a los Derechos Humanos y promueve y capacita en el tema.
 
Mayor información en: 
https://www.cejil.org/es/abogadoa-bilingue-espanolingles-oficial-senior-del-programa-centroamerica-y-mexico

Españolas se manifestarán contra violencia machista en noviembre
Barcelona, Esp.-
Colectivos y grupos integrantes de “Noviembre Feminista” realizarán el próximo 5 de noviembre a las 12:00 horas en la Plaza Imperial Tarraco, en la provincia de Tarragona (al oeste del país), una manifestación en contra de las violencias machistas.
 
Bajo los lemas “¡5 de Noviembre en Tarragona!” “¡Marea Lila 5N en Tarragona!”; las mujeres denunciarán la violencia machista que sufren a diario y la falta de respuesta por parte de las autoridades para erradicarla. 
 
16/HZM/GMV








Subscribe to RSS - Conferencia regional sobre la mujer de América Latina y el Caribe