ITS

NACIONAL
SALUD
   En nueve años, tres casos de VIH por violación en CDMX
   
Primordiales primeras 72 horas para atención a víctimas de violación
Especial
Por: Hazel Zamora Mendieta y Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 18/07/2017

Es de suma importancia que las víctimas de violación reciban en las primeras 72 horas los antirretrovirales y el anticonceptivo de emergencia, pues después de este tiempo aumenta el riesgo de contraer el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), otras infecciones de trasmisión sexual (ITS) y presentar un embarazo. 
 
En 2016 en la Ciudad de México, 871 mujeres víctimas de violación recibieron un tratamiento profiláctico (suministro de medicamentos antirretrovirales para evitar VIH o alguna ITS), de tal forma que desde 2009 hasta la fecha, únicamente tres mujeres adquirieron VIH como consecuencia de una violación, según el informe de la Clínica Especializada Condesa.
 
Y no sólo es la importancia de que reciban a tiempo este tratamiento como lo obliga la Norma Oficial Mexicana 046 sobre violencia familiar, sexual y contra las mujeres; el seguimiento médico de la víctima es fundamental, pues es hasta la cuarta semana después de que ocurrió la violación, en la que se puede detectar si contrajo VIH u otra ITS explicó la ginecóloga e integrante del “Programa de atención a víctimas de violencia sexual” de la Clínica Condesa, Teresita de Jesús Cabrera López.
 
ESCENCIAL SEGUIR EL TRATAMIENTO
 
En entrevista con Cimacnoticias, la doctora enfatizó que “es de suma importancia” que las víctimas de violación logren concretar el tratamiento médico que dura nueve meses. Y explicó el procedimiento:
 
Una vez que la víctima acude a la clínica en las primeras 72 horas, se le administra el paquete médico que contiene una pastilla anticonceptiva y tres antirretrovirales. Asimismo se le realiza la prueba de sangre ELISA para detectar el VIH, el resultado se tiene en media hora y sólo sirve para constatar que antes de la violación, la víctima “no tenía la infección, pero no habla de un contagio”, indicó.
 
El VIH no es la única infección que puede contraer una víctima de violación, manifestó Cabrera López, existen otras más comunes como la sífilis e infecciones bacterianas, que también atiende la clínica.
 
También, agregó, hay casos de hepatitis B y C, pero estos se canalizan a hospitales que tengan estas especialidades, únicamente si se presenta la combinación hepatitis C y VIH son remitidas a la segunda unidad de la clínica que se ubica en Iztapalapa.
 
Por ello- continuó la especialista- el chequeo se realiza cada tres meses. “Para saber si tiene VIH se tiene que dejar pasar de 4 semanas a 6 meses”, señaló. Las mismas pruebas se vuelven a repetir en cada consulta, si da positivo a alguna infección se ingresa inmediatamente al programa de la clínica, y en caso de un embarazo se remite a las clínicas de interrupción legal de la Ciudad de México.
 
En caso de que la víctima se presente después de las 72 horas, se les da un tratamiento de antibióticos y vigilancia para rectificar que no adquirieron alguna infección. “Atender a las víctimas de violencia sexual es una ventana de oportunidad para mejorarles la vida porque a futuro puede tener consecuencias” dijo la especialista, quien agregó, que debido a los efectos secundarios de los antirretrovirales, muchas mujeres desisten de continuar con el tratamiento. 
 

17/HZM








NACIONAL
   Compran condones femeninos de riesgo para la salud y roban medicamentos
Aplican pruebas “patito” para detectar VIH en Veracruz
Imagen retomada del portal pruebadeadnmexico.com.mx
Por: Leonardo Bastida Aguilar*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 26/01/2017

Desde hace años, el Grupo Multisectorial en VIH e infecciones de transmisión sexual del estado de Veracruz se encarga de “testear” todas aquellas pruebas de detección para VIH que se aplican en la entidad a fin de garantizar que no arrojen resultados erróneos. El año 2014 no fue la excepción ante una compra de 70 mil pruebas, destinadas a mujeres embarazadas para prevenir casos de transmisión del virus de la mujer al feto.
 
Estas se aplicaron a varias personas  del Grupo que tienen VIH desde hace 10, 15 y 30  años, sin embargo, las pruebas arrojaban un resultado no reactivo, es decir, según las pruebas compradas por la Secretaría de Salud de Veracruz la persona con VIH  y en tratamiento no estaban afectadas por el virus, explicó a este medio, la integrante del Grupo, Patricia Ponce.
 
Ante los resultados, nuevamente se reunieron con el Secretario de Salud en turno, Pablo Anaya, para explicar la problemática. La respuesta fue que se enviarían al Laboratorio Estatal de Salud Pública para hacer las pruebas de calidad correspondientes. La directora de dicho laboratorio Aurora Parissi -quien hasta la fecha funge como tal- las avaló. El Grupo las volvió a testar con personas afectadas por el virus y el resultado fue el mismo: daban falsos negativos. Así que la posición del Grupo fue que las pruebas no tendrían que aplicarse debido a que muchas veces, los resultados del organismo examinador no eran contundentes y les otorga su aval.
 
Las pruebas “patito” eran genéricas, no tenían marca, se desconocía el laboratorio que las elaboraba, pero se supo que tuvieron un costo aproximado de nueve millones de pesos. De esta manera, se impidió su distribución y se obligó al secretario de salud a comprar un nuevo lote. Sin embargo, no se supo si se destruyeron, devolvieron o que ocurrió con ellas, esperando que no se hayan distribuido de manera subrepticia, explicó Ponce.
 
“Es importante decir que no es suficiente que haya denuncias por parte del gobernador en turno y que las instituciones federales correspondientes hagan su trabajo de investigación de dicha compra, lo que el Multi exige por un lado, es que Secretaría de Salud demuestre  con certeza que dichas pruebas no fueron distribuidas ni aplicadas y, por otro, que si se aplicaron deberán buscar a quienes fueron objeto de dicha prueba pues sus vidas pueden estar en riego”, resaltó la especialista.
 
TAMBIÉN CONDONES
 
Desde hace varios años el Grupo Multisectorial solicita a la Secretaría de Salud del estado la compra de condones femeninos para poder ser utilizados en talleres donde se les explica a las mujeres de sus ventajas para que lo incorporen en su vida sexual.
 
A mediados de 2015 se presentó un problema con la calidad de los condones femeninos adquiridos por la Secretaría a través de una compra consolidada del Instituto Mexicano del Seguro Social.
 
Los condones eran de la marca KONDO, fabricados por TRENKES S.A. de C.V; la marca estaba boletinada como un producto que ponía en peligro a la salud y no estaba reconocida por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.
 
Tras investigar, 6 meses después se reconoció su ineficacia, se acordó con el secretario de salud en turno – Fernando Benítez Obeso- que sólo serían utilizados para talleres, que no se distribuirían y que se  comprarían “los de siempre”: Female Condon cuya calidad está garantizada.
 
Culminó el sexenio del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, éstos no llegaron y, hasta la fecha las mujeres veracruzanas siguen sin este insumo que está  registrado en el Catálogo Básico y Catálogo de Materiales de Curación del Sector Salud, refirió Ponce.
 
Asimismo, añadió que durante los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte se detectó en la Secretaría de Salud que los recursos federales que se enviaban para el programa estatal de VIH, pocas veces llegaron a su destino, lo que impactó en la calidad de la atención de  las personas que se tratan en los Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits) del estado, desbasto de medicamentos para enfermedades oportunistas, sustituto de leche materna para los hijos de madre con VIH -misma que recolectó el Grupo a través de una campaña ciudadana- condones femeninos y, la ausencia de campañas de prevención y en contra del estigma y la discriminación.
 
ROBO DE MEDICAMENTOS
 
En octubre del año pasado, el Grupo Multisectorial detectó el robo de medicamentos antirretrovirales enviados por el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida al Capasits del puerto de Veracruz. El faltante fue de 257 frascos de los siguientes medicamentos: Abacavir solución, Efavirenz 600 mg; Abacavir/Lamivudina 600/300mg; Efavirenz/Emtricitabina/Tenofovir600/200/300mg,; Emitricitabina/Tenofovir 200/300 mg y Lopinavir/Ritonavir 200/50mg. Ante los hechos, se interpuso una denuncia en la Fiscalía de Veracruz el 10 de noviembre del 2016.
 
Para Ponce, queda pendiente ver la disposición del  nuevo gobernador de Veracruz y su secretario de salud, para seguir trabajando de manera coordinada con el Grupo Multisectorial y, asumir el liderazgo que les corresponde frente a una epidemia de salud pública y fuera de control.
 
*Este artículo fue retomado del portal letraese.org.mx
 
17/LBA/LGL
 








Subscribe to RSS - ITS