terrorismo machista

INTERNACIONAL
VIOLENCIA
   Marcharán el 25 de mayo en Madrid
Insisten españolas: Pacto de Estado contra violencia y más presupuesto
Imagen retomada de twitter
Por: la Redacción
Cimacnoticias/AmecoPress | Madrid, Esp .- 24/05/2017

Las principales organizaciones feministas de nuestro país han convocado este jueves 25 de mayo una manifestación para reivindicar un Pacto de Estado contra la Violencia de Género y mayores partidas en los Presupuestos Generales del Estado para luchar contra el terrorismo machista. La convocatoria será a las 19:00 horas y tendrá su epicentro en Madrid (se iniciará en el Ministerio de Sanidad y acabará en Cibeles), aunque también habrá protestas en otras ciudades españolas.
 
“Por la modificación del Proyecto de Presupuestos 2017 presentado por el Gobierno, y que el Congreso de Diputados (Diputad@s) votará en mayo, pues asigna al Programa 232C Violencia de Género 27.728.180 euros (un 9.9 por ciento más que en 2016, pero un 10.8 por ciento menos que en 2010) y congela en 19.41.840 euros el Programa 232B Igualdad entre mujeres y hombres, un 41.2 por ciento menos que en 2010”, denuncian las organizaciones feministas. “Las políticas contra la discriminación y la violencia suman 47.47 millones de euros, el 0.0001 por ciento de los gastos del PGE para 2017 (443.133 millones de euros), porcentaje impropio de lo que desde noviembre de 2016 se viene llamando pomposamente Pacto de Estado contra la Violencia de Género”.
 
Asimismo, creen que “no aumentar el presupuesto para 2017 del Programa 232C Violencia de Género significativamente, en al menos 120 millones de euros, sería una ofensa a las víctimas, que no sólo son las asesinadas, sino los 4 millones de mujeres que, según la Macroencuesta 2015 del propio Gobierno, sufren violencia de pareja (2.5 millones de mujeres) o sexual fuera de la pareja (1.5 millones)”. “Sería seguir sin asignar ni un euro a la prevención en los ámbitos educativo, sanitario y de medios de comunicación, no realizar la prevención y atención a la violencia sexual que exige el Convenio de Estambul vigente desde 2014, no mejorar la respuesta judicial y no cubrir el coste de los servicios jurídicos, sicológicos y sociales en las Entidades Locales establecidos en el art. 19 de la Ley O 1/2004”, afirman.
 
“Tampoco se pueden hacer políticas para las mujeres sin las mujeres y las organizaciones de mujeres. Para que las políticas públicas para erradicar las violencias machistas sean de verdad una Cuestión de Estado, no una foto de propaganda de nuestros gobernantes”, finaliza el comunicado.
 
Entre las asociaciones feministas que respaldan esta manifestación, se encuentran Plataforma 7N contra las Violencias Machistas Madrid, Plataforma CEDAW-Sombra, Fórum Feminista de Madrid, Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, COMPI (Coordinadora de Organizaciones de Mujeres para la Participación y la Igualdad) y Custodia en Positivo, entre otros.
 
17/RED/GG
 








DESDE LA LUNA DE VALENCIA
   DESDE LA LUNA DE VALENCIA
Hipocresía
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Teresa Mollá Castells*
Cimacnoticias | Ontinyent, Esp.- 10/04/2017

A lo largo de la última semana hemos asistido a un ir venir de opiniones variadas sobre el desarme de ETA. Ríos de tinta sobre este desarme y sus consecuencias políticas. ETA asesinó a 829 personas según la Fundación Víctimas del Terrorismo.
 
El viernes hubo otro atentado terrorista en Estocolmo en el que cuatro personas fueron asesinadas por el malnacido que estampó su camión en una calle peatonal de esta ciudad. La noticia está en todos los periódicos e informativos.
 
También el viernes de madrugada Donald Trump ordenó el bombardeo de una base aérea siria con resultado de al menos 9 personas muertas, teóricamente en represalia por el ataque químico que el régimen de Bashar Al Assad realizó en una zona rebelde y en el que fueron asesinadas más de ochenta personas. Y ahí siguen los informativos de todo tipo dando versiones de uno u otro bando según las líneas editoriales de cada uno de ellos.
 
Y todo ello ha ocurrido en una sola semana. Y estas terribles noticias son sólo algunas de las que nos enteramos porque desgraciadamente habrán ocurrido muchas más en donde seres inocentes habrán perdido la vida de una forma aleatoria y siempre injustificada.
 
Y, como vemos, de todas ellas se ha dado cumplida y sobrada información en todos los medios de comunicación.
 
DEL TERRORISMO MACHISTA NO HABLAN
 
Entre los pasados días 9 de febrero y 7 de marzo, un grupo de ocho mujeres (Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia) de la asociación VE-la Luz, todas ellas víctimas de violencias machistas, realizaron una huelga de hambre en la Puerta del Sol de Madrid y la cobertura mediática fue más bien escasa e incluso en algunos casos muy cuestionable la forma en que se trató por parte de algunos medios.
 
El listado de mujeres asesinadas por terrorismo machista no deja de crecer pero no ocupan ninguna primera página, no son noticia e incluso demasiada gente se alarma cuando utilizamos el término "terrorismo" para referirnos a estos asesinatos.
 
Sigo sin entender la resistencia a hablar de terrorismo machista cuando la sangría de mujeres asesinadas no deja de crecer. Es, a mi modo de ver, un total sin sentido. Y así nos sigue yendo a las mujeres de todo el mundo.
 
El pasado viernes, en un charla en la que explicaba algunos términos coeducativos a un público mayoritariamente femenino, cuando apareció el término SORORIDAD, lo expliqué desde la normalidad, al igual que hice con el término FRATERNIDAD.
 
Como es normal, muy poca gente conocía el primero y todo el mundo conocía el segundo. Lo curioso del caso es que cuando ya acabamos con los conceptos y dimos paso al coloquio, un señor muy educado me indicó que jamás había escuchado este término y que le gustaba, pero que quizás deberíamos plantearnos su uso, puesto que ya había uno que todo el mundo conocía y que englobaba a toda la población.
 
Por supuesto que el término al que aludía el señor era el de fraternidad. No había ninguna mala intención en sus palabras, estoy segura, pero puso sobre la mesa el eterno debate de la invisibilidad de todo lo referente a los temas de mujeres.
 
He contado esta anécdota porque es, a pequeña escala, un clarísimo ejemplo de lo que ocurre con los asesinatos de mujeres y a la sistemática negativa de tanta gente a llamarlo TERRORISMO MACHISTA.
 
Son muchas las mujeres asesinadas por el machismo. Muchísimas y ya las cifras son mareantes, pero no se quiere hablar de terrorismo, puesto que "siempre" son casos aislados. Y, además se escudan en el argumento que formuló alguien (un hombre por supuesto) teóricamente progresista y de reconocido prestigio en el campo jurídico, que dijo "que detrás de estas muertes no existe componente político definido". ¡Venga ya!
 
Detrás de esos ASESINATOS, que no muertes, existe un sistema político claramente definido. Se llama patriarcado. Y nos asesina por ser mujeres. Lo ha reconocido hasta la Organización de Naciones Unidas (ONU).
 
Los eufemismos son unas inmejorables herramientas al servicio del patriarcado para mantener ocultas realidades sangrantes como los asesinatos de mujeres. Porque mientras se habla de "muertes" y no de asesinatos a priori y simbólicamente se exculpa al asesino. El componente de culpabilidad que lleva implícito la palabra "asesinato", no lo lleva la palabra "muerte" y de esa manera el patriarcado vuelve a proteger a sus hijos predilectos que son los asesinos de mujeres utilizando una de sus mejores armas: el lenguaje.
 
La hipocresía con la se argumentan algunos discursos que pueden llegar a justificar los asesinatos de mujeres y la negativa a utilizar expresiones como TERRORISMO MACHISTA para definir esos asesinatos es, desde mi punto de vista, una de las claves para impedir la erradicación de ese terrorismo. El patriarcado necesita mantenerse y para ello necesita utilizar cualquier elemento que le mantenga en su posición. Incluso los asesinatos de mujeres.
 
Cuando desde el feminismo se habla de violencias machistas, de micro-machismos, de lenguajes inclusivos, de coeducación, de equidad, etc. se busca construir sociedades socialmente más justas y menos violentas. Se busca construir relaciones humanas más simétricas e igualitarias a todos los niveles, desde las personales hasta las laborales. Se buscan sociedades menos violentas y más dialogantes para construir puentes de paz desde la empatía y no trincheras desde los desafíos y competencias.
 
El patriarcado teme al feminismo porque desafía sus cimientos basados en los privilegios y las desigualdades. Porque ¿acaso los actuales conflictos bélicos vivos en todo el mundo no son esencialmente competencia por el mantenimiento de privilegios patriarcales? Se pueden llamar como se quieran, pero para mí es eso. Y el terrorismo es eso, debilitar al adversario con acciones asesinas como muy bien conocemos.
 
Sin embargo lo de Estocolmo es un atentado terrorista, pero el asesinato de todas y cada una de las mujeres a manos de sus parejas o exparejas no son actos terroristas, son "muertes por violencia de género".
 
De nuevo los eufemismos para encubrir y ocultar el terrorismo patriarcal hacia las mujeres.
 
De nuevo la hipocresía social para no llamar a las cosas por su nombre. Porque mientras no se nombra no existe. Y si no existe no pasa nada y se mantiene el orden injusto y asesino de las actuales sociedades patriarcales y capitalistas que permiten tanta desigualdad y tanta inequidad entre las personas.
 
Por eso es tan necesario e importante que desde el feminismo demos nombre a las situaciones y las definamos correctamente. Por eso es tan importante que hablemos, también, de SORORIDAD y no solo de FRATERNIDAD.
 
Perdamos el miedo a llamar a las cosas por su nombre real porque solo nombrándolas existirá la posibilidad real de actuar contra la injusticia y la inequidad.
 
Porque solo actuando desde la raíz del problema, lo podremos solucionar y hablaremos de soluciones radicales.
 
Por eso el feminismo ha de ser RADICAL, porque ha de ir a la raíz del patriarcado para combatirlo.
 
Al menos así lo veo yo. ¿Te apuntas a ser un poco más radical y menos hipócrita?
                       
tmolla@telefonica.net
 
* Corresponsal, España. Comunicadora de Ontinyent.
 
17/TMC/GG
 








DESDE LA LUNA DE VALENCIA
DERECHOS HUMANOS
   DESDE LA LUNA DE VALENCIA
El patriarcado campa a sus anchas
Imagen retomada del portal de AmecoPress.
Por: Teresa Mollá Castells*
Cimacnoticias | Ontinyent, Esp.- 28/02/2017

Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia son las ocho mujeres de la asociación Ve-La Luz que llevan en huelga de hambre desde el pasado nueve de febrero en la Puerta del Sol de Madrid. Y allí afirman que van a seguir hasta que los grupos parlamentarios del Congreso se comprometan a incluir sus veinticinco propuestas en un pacto de Estado contra la violencia de género (http://www.asociacionvelaluz.es/).
 
El pasado jueves se celebró en el Congreso de Diputados y Diputadas una jornada para analizar, tratar y revisar  los compromisos políticos contra la violencia hacia las mujeres. A dicha jornada no asistió nadie en representación del Partido Popular (PP), de Ciudadanos ni del Partido Nacionalista Vasco (PNV). No es de extrañar, sabiendo lo poco o nada que este tema les importa a dichos grupos políticos.
 
Porque seguramente deben de andar más preocupados (y ocupados) por cómo "reordenar" sus pactos políticos para salvar a gente corrupta --incluso cargándose la credibilidad de la Fiscalía anticorrupción- que por los asesinatos de mujeres y criaturas a manos de malnacidos machistas que creyeron que ellas les pertenecían. Ellos y ellas, los de estos grupos políticos, sencillamente son así de impresentables.
 
El ansiado y demandado Pacto de Estado contra las Violencias Machistas les parece una buena idea solo para las campañas electorales. Y a algunos ni incluso eso. Y, mientras, nos siguen asesinando. Pero, al parecer, les importa poco porque no actúan.
 
Las mujeres en huelga de hambre de la Puerta del Sol son un ejemplo de dignidad para una sociedad cansada del desprecio que los dirigentes de estos partidos muestran hacia los problemas de las mujeres. Pero en especial a los derivados de la falta de la aplicación de la actual ley integral contra la violencia de género, que como sabemos, no incluye como víctimas a las criaturas asesinadas por sus padres maltratadores.
 
Los dirigentes de estos partidos se encargan de otros "temas mayores", como reforzar modelos de mujeres como la ex-ministra de Rajoy Ana Mato o Cristina de Borbón que nunca se enteraban de nada y tenían plena confianza en sus maridos o ex-maridos. Un modelo de mujer que, convenientemente reforzado, les resultará mucho más útil que las otras, las que exigimos medidas urgentes para parar este feminicidio que se está produciendo cada vez que asesinan a una mujer por ser mujer.
 
"Cada vez que nos tocan a una, nos tocan a todas", "Disculpen, pero nos están asesinando" son algunas de las consignas que llevamos gritando hace años. Pero ellos siguen sordos a nuestros gritos y mudos ante las reivindicaciones a nuestro derecho a una vida libre de violencias de género. Y, como ya he dicho en alguna ocasión, nuestras vidas les importan un bledo. Menos cuando toca ir a votar, claro.
 
Desde mi punto de vista, la corrupción política va mucho más allá de los casos que conocemos (y de los que no conocemos) y que se están juzgando. La corrupción política también se da cuando, teniendo, los medios no se aplican. Cuando teniendo las leyes, no se aplican. Cuando teniendo de la mano recursos, estos son recortados sin contemplaciones. Y las consecuencias de ello son los asesinatos de mujeres y criaturas. Eso también es corrupción política, puesto que las consecuencias son fatales cuando se han tenido medios y no se ha actuado de forma correcta.
 
La lección de dignidad que las mujeres de Ve-la Luz nos están dando a toda la sociedad es, al menos para mí, impagable.
 
NADA LES IMPORTA
 
Esa dignidad está desaparecida en las filas de los grupos parlamentarios ausentes en la jornada del jueves. Demostraron lo que les importan nuestras vidas de mujeres. Nada.
 
Se reunirán de forma urgente los ministerios implicados, crearán órganos permanentes de vigilancia y de no sé que más historias, pero lo de restablecer fondos para prevención, sensibilización y actuación en los temas de violencias machistas, de eso, nada. De reunirse con el movimiento feminista para analizar causas y actualizar la actual ley, como ya hemos visto, nada. O, sencillamente lo de aplicar en su totalidad la actual ley integral, tampoco nada. Lo de formar a todos los agentes (policiales, jurídicos, etc.) también nada. Lo de actualizar los criterios para el recuento de víctimas mortales de este tipo de terrorismo, nada.
 
Y este tipo de actuaciones que se pueden realizar y no se realizan por falta de voluntad política deberían formar parte del catálogo de corrupción. Porque su consecuencia ha sido letal para muchas mujeres a lo largo de este año. Más de veinte mujeres y, al menos una bebé, han sido asesinadas en lo que llevamos de año. Y todavía no ha acabado el mes de febrero. ¿Para cuándo van a decidir estos señores (y algunas señoras) representantes de la ciudadanía y que ostentan el Gobierno tomarse en serio la vida de las mujeres y las niñas?
 
¿Para cuándo van a dejar de "divertirse", nombrando y cesando fiscales anticorrupción según sus intereses a proteger, para vergüenza de la ciudadanía, y van a colocar en su agenda política más urgente la negociación de un Pacto de Estado contra las violencias machistas?
 
TERRORISMO MACHISTA, PEOR QUE YIHADISTA
 
¿Para cuándo van a entender esta gentuza que las mujeres asesinadas por el terrorismo machista ya son muchas más que las víctimas asesinadas por el terrorismo político o yihadista?
 
¿Para cuándo van a perder el miedo y llamar a las cosas por su nombre y van a tratar estas violencias machistas como lo que realmente son y llamarlo TERRORISMO MACHISTA?
 
Mucho me temo que son demasiadas preguntas para ellos (y ellas) y que nos vamos a quedar sin respuestas.
 
Pero, lo que es más grave, nos vamos a quedar sin algunas mujeres más porque las van a asesinar. Y las van a asesinar mientras esta gentuza a las órdenes directas del patriarcado más feroz y asesino, juegan a intercambiar fiscales anticorrupción para poner a quienes mejor les bailen las aguas y les permitan, con todo tipo de argucias, mantener en su cargo a gente no honesta o a gente que por ser de su élite no entra en prisión pese a estar condenado a más de cinco años.
 
El patriarcado sigue campando a sus anchas, pese a la huelga de hambre de Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia. Y este patriarcado asesino que ellas denuncian con su negativa a ingerir alimentos seguirá sintiéndose seguro y protegido, mientras unos forajidos permiten que a las mujeres se nos asesine por ser mujeres. Y lo peor de todo es que podrían pararlo, pero por lo visto, no les interesa hacerlo.
 
Afortunadamente, hay otros grupos políticos que, al menos dialogan con los movimientos de mujeres para buscar soluciones a este feminicidio atroz. Pero lo que es más importante, al menos para mí, es que somos muchas las que estamos de forma presente o ausente, respaldando la lucha de Gloria, Martina, Patricia, Marian, Susana, Sara, Sonia y Celia.
 
Ellas son un ejemplo de dignidad. Los que sirven al patriarcado desde los despachos del Gobierno o sus aledaños, un ejemplo de miseria.
 
tmolla@telefonica.net
 
* Corresponsal, España. Comunicadora de Ontinyent.
 
17/TMC/GG








Subscribe to RSS - terrorismo machista