Raffaela Schiavon

REPORTAJE
INFANCIA
   Necesario registrar relación entre violencia y embarazo: OSC
Violencia y matrimonio infantil sinónimo de MM en niñas
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta y Montserrat Antúnez Estrada
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 06/11/2017

Cimacnoticias consultó los registros de muertes maternas (MM) de la Ss, los cuales revelan que en promedio anual ocurren 7 defunciones de niñas por complicaciones durante o después de un embarazo, situación que lejos de reducirse en estos 14 años se ha mantenido. En 2002 ocurrieron 10 casos, para 2015 apenas se redujeron a 6 defunciones.

Más de la mitad de estas 97 niñas (52 por ciento) no contaba con derechohabiencia para acceder a atenciones médicas especializadas y 26 por ciento tenía Seguro Popular; 7 niñas estaban aseguradas en el IMSS, 2 en el ISSSTE y una en la Secretaría de la Defensa Nacional.

La principal causa de estos decesos fueron crisis convulsivas asociadas a la presión alta (preeclampsia) en 22 por ciento de los casos. En segundo lugar, las hemorragias previas o después del parto cobraron la vida de 15 niñas; y los casos de hipertensión por el embarazo fueron la causa de muerte de 8 niñas.

Aún cuando la ley permite la interrupción legal del embarazo por violación, las mujeres, y en particular las niñas, continúan enfrentando obstáculos para interrumpirlo, como consecuencia 2 niñas fallecieron por una hemorragia derivada de un aborto inseguro.

Otras de las causas de muerte materna en menores de edad, de acuerdo con los indicadores de la Ss fueron complicaciones respiratorias, intoxicaciones por microbios en la sangre después del parto (sepsis puerperal); el desprendimiento prematuro de la placenta y la ruptura del útero durante el parto.

En tanto, 9 niñas no tuvieron ningún tipo de atención médica al momento de fallecer.

Las cifras alertan que las defunciones de niñas por un embarazo están asociadas a otro problema: el matrimonio infantil. A su corta edad 40 de ellas estaban casadas, 46 en vivían en unión libre y una era divorciada.

El foco rojo se ubicó en Chiapas con 12 defunciones en total. A esta entidad le sigue Chihuahua y la Ciudad de México, cada una contó 8 casos; cabe destacar que dos de los registrados en la Ciudad fueron niñas provenientes del Estado de México, entidad que contó 5 muertes maternas.

Los decesos de niñas no son menores en Veracruz, ahí 6 niñas fallecieron, en Morelos 5 y Coahuila, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit, registraron 3 casos respectivamente.

SER NIÑA Y TERMINAR UN EMBARAZO

Para las niñas concluir un embarazo también significa riesgos a su salud física y mental. La ginecóloga y asesora de sistema de salud en Ipas México, Claudia Martínez López, describió en entrevista que después del parto las niñas terminan en situaciones de desnutrición, descalcificación y anemia, porque sus cuerpos no están suficientemente desarrollados para este proceso.

El riesgo también es para los productos. Cimacnoticias consultó los registros del Sistema de Información de Nacimientos (Sinac) de la Ss y encontró que de los 47 mil 211 nacimientos de menores de 14 años, de 2010 a 2014, en 8.4 por ciento de los casos el producto tuvo un peso bajo o muy bajo y 8.1 por ciento nació de forma prematura.

En suma, son niñas propensas a desarrollar depresión, ansiedad, se aíslan de sus entornos sociales o desisten de estudiar, añadió Martínez Lopéz, y el Estado mexicano es incapaz de atenderlas y visibilizar que “hay una violencia sexual explícita hacía ellas”, afirmó en entrevista la doctora, defensora y experta en salud sexual y reproductiva, Raffaela Schiavon Ermani.

ESTADO PASIVO

A nivel nacional, calificó Shiavon Ermani, las acciones gubernamentales, como la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (Enapea), enfocadas a erradicar las gestaciones de niñas “quedan muy cortas” pues “no sólo es necesaria la educación sexual o el acceso a métodos anticonceptivos para adolescentes sino de mecanismos específicos para prevenir, detectar  y atender la violencia hacia las niñas”, aseguró.

Al invisibilizar que estas niñas fueron víctimas de violencia la probabilidad de que vuelvan al entorno de violencia y presenten otro embarazo continúa. Muestra de ello es que en 2016 de los nacimientos registrados en el Sinac en menores de 14 años de edad (11 mil 785) al menos tres por ciento (353) ya habían cursado hasta tres gestaciones.

Las estadísticas también alertan que en los últimos cinco años hubo un incremento de embarazos infantiles en los estados de las fronteras norte y sur del país.

Raffaela Schiavon señaló que estos indicadores son un llamado para dejar de considerar que los embarazos en niñas están asociados únicamente  al nivel de desarrollo de los estados, pues la prevalencia de estos casos también está determinada por el contexto de violencia que caracteriza a estas entidades y alcanza a las niñas.

Tabasco, por ejemplo, en 2011 contaba con una tasa de 37.3 nacimientos en menores de edad por cada 10 mil mujeres de 10 a 14 años de edad, para 2015 la tasa se elevó a 45.4 nacimientos, la más alta del país.

En Coahuila, se registró en 2011 una tasa de 20 nacimientos y para 2015 aumentó a 34.7. En tanto, Durango registró una tasa de 16, cuatro años después incrementó a 24. También sobresale Aguascalientes, donde en 2011 se registraron seis nacimientos por cada 10 mil niñas y para 2015 fueron 21.

Para hacer frente a este problema, explica la especialista en derechos sexuales Shiavon Ermani, urge que el Estado registre la relación entre embarazos tempranos y violencia sexual pues a lo largo de la investigación que esta agencia realizó encontró que no hay registro oficial que permita conocer cuántos de estos embarazos fueron producto de violencia.

El personal de los servicios de salud, de las escuelas, y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia deberían estar obligados  a “reaccionar de forma proactiva” ante la sospecha de violencia sexual hacia las niñas y del embarazo como causa de ellas, con el fin  de que se les garantice su derecho al aborto como lo establece la Norma Oficial Mexicana 046 (NOM 046).

Además de garantizar a las niñas medidas de protección para que no tengan que convivir con sus agresores y accedan a la justicia.

El problema no es menor, en los últimos ocho años (de 2008 a 2016) más de 100 mil niñas llevaron a término un embarazo. Es decir, diariamente 32 niñas se convirtieron en madres en el país.

17/HZM/MMAE

 








OPINIÓN
SALUD
   OPINIÓN
Madres que no debieron morir
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Lizeth Nayeli Rodríguez Flores*
Cimacnoticias | Acapulco de Juárez, Gro .- 12/05/2017

El año pasado el Congreso de la Unión, mediante un decreto, declaró el pasado 9 de mayo como “Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal”, debido a los retos que aún representan en nuestro país los altos índices de muertes relacionadas con el embarazo, el parto y el puerperio (cuarentena): en promedio, cada día mueren entre 2 y 3 mujeres. En el marco del “Día de las Madres” se hace necesario mencionar a las otras madres que su muerte pudo evitarse.
 
Cabe mencionar que México ha signado una serie de acuerdos y tratados internacionales para prevenir la muerte materna y neonatal (mortalidad de los nacidos antes de alcanzar los 28 días de edad). En 1993, México se comprometió con la “Iniciativa Maternidad Segura” con la visión de lograr el más alto nivel posible de salud y bienestar para las mujeres y sus hijos.
 
En el año 2000 firmó la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, que incluyó ocho Objetivos de Desarrollo, el número 5 fue “Mejorar la salud materna” y tenía como metas: “reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna, y lograr, para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva”, metas que no se alcanzaron. Datos del Banco Mundial señalan que México no cumplió con esa meta, debió reducir su Razón de Mortalidad Materna (RMM) a 22 y en el 2015 llegó a 38.
 
Tampoco es de asombrarse que Guerrero haya quedado por debajo de la media nacional, pues históricamente ha estado en los primeros lugares; sin embargo, a partir del 2011 se observan avances significativos, la Numeralia 2014 del Observatorio de Mortalidad Materna en México señala que Guerrero alcanzó una RMM de 58.7.
 
Pero, ¿por qué la Muerte Materna (MM) resulta un indicador tan alarmante? A pesar de que puede haber un número mayor de muertes por otras causas, diversos estudios en México señalan que más del 80 por ciento fueron muertes prevenibles, siendo un indicador de desigualdad, inequidad y de injusticia social.
 
Aunado a ello, constituye  una violación de diversos derechos humanos de las mujeres, entre ellos: el derecho a la vida, el derecho a la salud, el derecho a la no discriminación (por raza, género, etnia, clase social, edad y ruralidad), el derecho a la no violencia, el derecho a la información y el derecho a decidir (Paola Sesia y Raffaela Schiavon, 2013), todos estos derechos tienen que ver con la ciudadanía reproductiva de las mujeres y su dignidad humana.
 
De acuerdo a datos de la Dirección General de Información en Salud, del 2013 al 2015 en Guerrero ocurrieron 128 MM, casi el 70 por ciento se concentró en seis municipios: Acapulco, Chilpancingo, Chilapa, Tlapa, Ometepec y Acatepec; en ese mismo periodo ocurrieron mil 463 muertes neonatales, una de las muertes con mayor subregistro y poco visibles por nuestra sociedad y por los servicios públicos de salud.
 
Actualmente, el Programa de Acción Específico de Salud Materna Perinatal 2013-2018 con el que se rigen los programas y políticas en salud de las entidades federativas, en el apartado de “Retos”, señala al menos cinco “prioridades para acelerar la reducción de la mortalidad materna”.
 
Estas son: lograr el acceso universal; mejora de la calidad de atención; contar con recursos humanos calificados; mayor infraestructura e insumos y contar con información estratégica, siendo éste último indispensable para cumplir las primeras cuatro prioridades, ya que sin mecanismos relacionados con la transparencia, la rendición de cuentas, la eficiencia del gasto público, el cumplimiento de normas y procedimientos, nuevas investigaciones y la participación ciudadana en el diseño, gestión y  evaluación de las políticas públicas no sería posible lograr avances sostenidos.
 
Cabe mencionar que, la semana pasada, en el marco del Día Internacional de las Parteras, diversas organizaciones que integran el Comité por una Maternidad Segura y la Salud de las Mujeres en Guerrero (CMSySMGro), en coordinación con la Secretaria de Salud de Guerrero, y más de 40 organizaciones e instituciones, lanzaron la Campaña Estatal: En Guerrero ¡Vamos por la Partería!, un proceso que facilita Comunidad Raíz Zubia.
 
Esta campaña, conjuntamente con las mesas de trabajo que se han sostenido entre el CMSySMGro y la SSA, ha convocado a dos reuniones interinstitucionales y puede llegar a ser un referente de gobernanza democrática.
 
En ese espacio, se han realizado planteamientos para que la campaña forme parte de una estrategia de fortalecimiento de la partería y del primer de atención médica (centros de salud) para contribuir a mejorar los servicios de salud materna y perinatal, y que ésta posibilite el reconocimiento social, político y económico de las parteras a través de la canalización de programas públicos y becas para las parteras tradicionales, la contratación de parteras profesionales, la inclusión de las parteras en las unidades de salud, crear redes de coordinación y colaboración entre los distintos agentes y niveles de atención de salud vinculados a la atención de la mujer y el recién nacido, y contar con una Ley de Partería que regule, proteja, preserve y fortalezca la partería.
 
Las parteras son agentes de salud necesarias para contribuir a la reducción de muertes maternas y neonatales prevenibles, por eso, en Guerrero ¡Vamos todos y todas por la Partería!
 
* Activista, feminista descolonial e investigadora de Comunidad Raíz Zubia, asociación civil que promueve el Derecho a Saber y la participación comunitaria para el ejercicio de DDHH, cómo el Derecho a la Salud de las mujeres en Guerrero.
 
17/LNRF/GG








NACIONAL
Aborto
   176 mil 355 ejercieron su derecho a decidir
ILE 10 años: triunfo para la salud de las mujeres
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Hazel Zamora Mendieta
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/04/2017

A una década de la despenalización del aborto en la Ciudad de México, se pueden observar los resultados: se garantizan los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, acceden a servicios de interrupción legal del embarazo (ILE) seguros y, con ello, tienen la oportunidad de continuar con sus proyectos de vida y, sobre todo asegurar su salud, concluyeron autoridades y especialistas.
 
En el acto conmemorativo que se celebró en el Museo de la Ciudad de México, por los 10 años de ILE, se reunieron la exministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Olga Sánchez Cordero; la académica feminista, Marta Lamas Encabo; el secretario de Salud de la Ciudad de México, José Armando Ahued Ortega, y el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, entre otras personalidades que impulsaron la ILE como política pública y que recordaron el precedente histórico que significó para las mujeres su aprobación. 
 
El 25 de abril de 2007, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, aprobó modificar la Ley de Salud y el artículo 144 del Código Penal de la capital, donde se estableció que la interrupción del embarazo es legal hasta las 12 semanas de gestación, lo que obligó a los 14 hospitales de la Secretaría de Salud brindan los servicios necesarios, incluida la asesoría.
 
UN DERECHO GANADO
 
El Jefe de Gobierno recordó que la libre elección de continuar o detener un embarazo en la Ciudad de México es resultado del esfuerzo de las organizaciones de mujeres que lucharon por este derecho y coloca a la capital con una de las legislaciones más avanzadas a nivel mundial.
 
Asimismo, la exministra Olga Sánchez, quien participó en la elaboración de la Constitución de la Ciudad de México, indicó que ésta tiene una transversalidad en la perspectiva de género y recoge dos derechos fundamentales: el derecho a la autodeterminación personal y el libre desarrollo de las mujeres.
 
Eso, dijo Sánchez Cordero, representa un triunfo para el movimiento feminista frente a los intentos de grupos conservadores, quienes buscaron frenar en diversas ocasiones los intentos para el avance de los derechos de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y salud.
 
En entrevista con Cimacnoticias, la directora de Equidad de Género Ciudadanía, Trabajo y Familia AC, María Eugenia Romero Contreras,  recordó que tras años de largos debates e insistencia por parte del movimiento feminista, académicas y sociedad civil, la despenalización del aborto voluntario es “un logro de las mujeres, de las feministas mexicanas y latinoamericanas que lo han impulsado.”
 
En un balance, Romero impulsora y parte del movimiento, dijo que ha sido una década “transformadora” y recordó cómo al inicio los debates con grupos conservadores eran absurdos, pero “ahora todas saben que estamos a favor del derecho a decidir”, por lo que las mujeres “pueden hablar con naturalidad del tema del aborto”. Eso, señaló, es una transformación radical al contemplar “que aún en diversos estados del país, es un tema que no se toca”.
 
Estos “son derechos ganados que hay que seguir impulsando en el resto del país”, dijo la directora Equidad de Género,  pues agregó que todas las mujeres deben de tener acceso a los mismos derechos, no sólo en México, sino en toda América Latina.
 
SERVICIOS DE ILE EN LA CIUDAD
 
El secretario de Salud de la Ciudad de México, José Armando Ahued, recordó en la conmemoración que hace una década el procedimiento médico para la interrupción del embarazo constaba únicamente de técnicas quirúrgicas, pero con los avances en la tecnología e investigación en medicina, hoy, dijo, 85 por ciento de los procedimientos se realizan con medicamentos en centros de salud de primer nivel.
 
Actualmente, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa) cuenta con 13 clínicas exclusivas para que las mujeres pueden acceder a la ILE de manera gratuita, segura y confidencial.
 
En su reporte de los 10 años de ILE, la Sedesa indica que 176 mil 355 mujeres, de abril de 2007 al 20 de abril de 2017, accedieron a la ILE, 47 por ciento tenían entre 18 a 24 años de edad y l 0.7 por ciento eran niñas entre 11 a 14 años. La mayoría de estas mujeres eran estudiantes (25.1 por ciento).
 

La académica feminista, Marta Lamas Encabo y la exministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Olga Sánchez Cordero en el acto conmemorativo por los 10 años de la ILE en la Ciudad de México | CIMACFoto: César Martínez López

UNA DÉCADA DE RESULTADOS
 
Por otra parte, la doctora y ex directora de la organización Ipas México, Raffaela Schiavon Ermani, indicó en entrevista con Cimacnoticias que a partir de 10 años puede ser un lapso determinado para comenzar a ver estadísticamente los resultados de la despenalización del aborto en la capital.
 
De las 176 mil 355 mujeres que accedieron a la ILE en los servicios públicos de la Ciudad de México, no se registró ninguna muerte por el procedimiento, “eso estadísticamente tiene un poder muy grande porque quiere decir que la tasa de letalidad o riesgo de muerte por ILE es hasta ahora de 0 por 100 mil mujeres”, indicó la doctora Schiavon.
 
Al realizar comparaciones con estadísticas internacionales, la doctora indicó que, por ejemplo en Estados Unidos, se observa que el riesgo de morir por un aborto legal es de 0.6 por cada 100 mil mujeres, es decir, se puede concluir que, “la Ciudad de México está al mismo nivel de países de primer mundo donde se legalizó el aborto” aseveró Raffaela Schiavon.
 
En el resto del país, explicó Schiavon, “el riesgo de morir por aborto es de 43 muertes por cada 100 mil mujeres”, en condiciones legales en la capital, recordó es de 0. “Estas son mujeres vivas sanas que andan en esta ciudad, y han podido escoger y determinar su vida en algún momento a lo largo de estos 10 años, con seguridad física, sin el miedo de terminar en la cárcel o morir por complicaciones.”
 
La especialista añadió que las complicaciones en la atención al aborto “son prácticamente inexistentes en la Ciudad de México”, e indicó que “el marco legal no sólo impacta en las instituciones públicas, sino también en el mercado privado que antes era absolutamente clandestino.”
 
La doctora Schiavon Ermani apuntó que esta política no sólo benefició a las mujeres de la ciudad, existe un alto porcentaje de mujeres del resto del país que acuden a la zona metropolitana para recibir el servicio. Cifras de la Sedesa indican que un 29 por ciento pertenecían al Estado de México, seguido de Puebla con 0.6 por ciento e Hidalgo con un 0.4 por ciento.
 
Raffaela Schiavon recordó aún existen retos importantes por atender, “las capitalinas deben de tener confianza en las instituciones de salud”; estas últimas, por otro lado, deben fortalecer los servicios y el personal médico debe garantizar la continuidad de este derecho.
 
17/HZM/GG








Subscribe to RSS - Raffaela Schiavon