LENGUANTES
FEMINISMO
   LENGUANTES
Lo personal es político, subjetividad feminista en redes sociales
especial
Por: Las Punto Género*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 05/06/2017 Hace tiempo que no hemos tenido oportunidad de compartir letras en esta columna. Digamos que sostener procesos colectivos no siempre es sencillo, sobre todo cuando la vida, con alta influencia citadina, nos sumerge en dinámicas en las que una no siempre dispone de tiempo para sentarse a pensar, sistematizar y compartir reflexiones.
 
La dinámica de lo urgente nos lleva a resolver necesidades inmediatas pero, afortunadamente, hoy estamos aquí para exponer ideas justo sobre los procesos colectivos y cómo se ven impactados por la veloz dinámica de la red.
 
Aquí hemos defendido mucho -no lo dejaremos de hacer ahora- la red como una herramienta que da voz y fuerza a nuestros procesos políticos, como feministas jóvenes hemos encontrado en la Internet infinitas posibilidades para replicar y transformar nuestro trabajo, para tejer redes entre mujeres que generan y sostienen procesos que nos fortalecen a todas.
 
Sin embargo, aun cuando la red es un espacio con potencial para generar, es importante decir que también puede ser utilizado para la destrucción, incluso entre nosotras mismas. Hay ocasiones en las que, al buscar una reparación, lejos de construirnos desde otro lugar, nos hemos destruido bastante. A veces, lejos de generar un debate hay un ataque, lejos de sabernos divergentes, nos confrontamos y al final no logramos construir.
 
En otra ocasión ya habíamos hablado del potencial de la denuncia dentro del ciberespacio, pues el alcance que tienen es mayúsculo, sin embargo también sabemos que las redes sociales son un medio de catarsis para muchas.  ¿Qué pasa entonces cuando nuestras reflexiones sobre procesos y vivencias personales repercuten en el colectivo?
 
Es decir, las redes sociales cibernéticas nos permiten imaginar lo conectadas que estamos entre ciertas personas y grupos y, en ocasiones, nuestros perfiles personales albergan reflexiones que tienen que ver con los momentos que estamos pasando a nivel personal. En algunas ocasiones, estas reflexiones involucran a más de una persona, a varias amistades, y entonces, sin querer, leyendo, nos enteramos de todo.
 
Nos preguntamos entonces ¿qué tan capaces somos de acompañar manteniendo la distancia? Sin entrar a enjuiciar a las partes involucradas ¿qué tanto afectan los procesos personales de nuestras compañeras los procesos de cada una de nosotras? ¿Qué tanto impacto generan estas reflexiones y sentires en los procesos colectivos? A nuestro pareces ese impacto y la trascendencia es mayúsculo y, lejos de invitar a dejar de compartir, queremos invitar a seguir utilizando las herramientas de la Web de manera crítica y reflexiva, podemos ser respetuosas sin omitir lo que sentimos, sin deslegitimar las denuncias.
 
Creemos que somos capaces de seguir reflexionando sin hacer de las redes sociales una sala de juicios, ni un ring de batalla entre nosotras, no queremos seguir alimentando al sistema patriarcal.
 
Consideramos que es posibles expresarnos sin reproducir la violencia entre nosotras; no apelamos a la censura sino a la reflexión. Que nos sirva la herramienta y el canal para visibilizar la violencia que entre nosotras ejercemos y replicamos sin que esto signifique violentarnos más. Creemos que es posible abrazarnos aún con divergencias para ser transformadoras, generadoras de nuevas formas, y no buscar una audiencia dividida, sino reflexiva.
 
*Las Punto Género son comunicadoras feministas  @laspuntogenero
 
17/LPG/GG
 







DESDE LA LUNA DE VALENCIA
DERECHOS HUMANOS
   DESDE LA LUNA DE VALENCIA
¡Apropiémonos!
Imagen retomada del portal de AmecoPress.
Por: Teresa Mollá Castells*
Cimacnoticias | Ontinyent, Esp.- 14/03/2017 Acabamos de conmemorar (que no celebrar) el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres y por primera vez (al menos que yo sepa) se convocó un Paro Internacional de Mujeres. Dicho paro de media hora, entre las 12:00 y las 12:30, afectaba a los espacios laboral, de cuidados y de consumo para protestar contra la desigualdad salarial, las violencias machistas y cualquier elemento de discriminación contra la mujer.
 
Esta convocatoria tuvo su origen en la multitudinaria marcha celebrada el pasado 18 de octubre en Argentina, donde millones de mujeres decidieron salir a las calles para decir basta a la violencia machista tras el brutal asesinato de Lucía, una joven de 16 años a quien drogaron, violaron y empalaron hasta que murió.
 
Desde hace unos años, las convocatorias feministas multitudinarias como "El tren de la Libertad", el 7N o este mismo Paro Internacional del 8M tienen como denominador común su rápida expansión y el importante papel que para ello juegan las redes sociales y, por tanto, Internet. Con esto no quiero decir que sin internet no habría movilizaciones feministas o de cualquier tipo. No, no estoy queriendo decir eso.
 
El movimiento feminista tiene entre sus virtudes la de adaptarse a los tiempos y evolucionar, precisamente porque ha de estar alerta a las nuevas formas que utiliza el patriarcado para provocar e intentar imponer sus leyes. Por este motivo el feminismo en red llega a ser tan potente, porque en un solo "clic" puede estar llegando a muchísimas personas de todo el mundo.
 
Cuando vives en un espacio alejado de las grandes ciudades que es donde se producen los encuentros, los debates, los intercambios de pensamientos con el enriquecimiento que eso conlleva al interrelacionarte con otro tipo de pensamientos y de formas de ver el mundo, internet y las redes sociales juegan un papel esencial para el acercamiento de esos intercambios y, por tanto, para el enriquecimiento personal.
 
Hace años que opino que internet ha venido para democratizar los medios de comunicación, puesto que cada cual puede opinar sobre lo que ocurre cada día con un blog, por ejemplo. Y ahora mucho más con las potentes redes sociales como Facebook o Twitter que, además son inmediatas.
 
Y creo que al feminismo estas herramientas nos han venido muy bien para podernos relacionar e incluso conocer mujeres de todo el mundo. Mujeres lejanas y cercanas que, seguramente de otro modo no nos hubiésemos llegado a conocer. Y cuando después de un tiempo de interacción por redes llegamos a encontrarnos cara a cara, el trabajo previo está hecho y llega el momento que, en su día, mi admirada Mar Esquembre Cerdá llamó como "dervirtualizar afectos" o al menos a mí me lo dio a conocer ella.
 
Cuando nos apropiamos de estas herramientas que internet nos ofrece, nuestro campo de acción de multiplica y nuestra voz se expande, por tanto, nuestro propio poder personal crece y se multiplica, lo que nos ayuda con nuestro propio empoderamiento personal y colectivo.
 
Por ello, al menos para mí, es importante hacer ese acto consciente de apropiación de las redes, porque quiero seguir aprendiendo y aportando. Quiero recibir información variada e incluso contrainformación de lo que ocurre cada día. Y por supuesto decir lo que pienso cada vez que lo necesite o lo decida.
 
Las redes sociales no son una panacea y lo sé. Sé que están vigiladas y que son grandes multinacionales quienes las controlan. Pero, insisto en que, con un uso adecuado, al feminismo le han dado alas y la posibilidad de llegar más allá e incorporar a mucha gente joven como ya vamos viendo en las manifestaciones y movilizaciones de estos últimos años.
 
Y creo que el hecho de que las movilizaciones de este pasado 8 de marzo tanto a nivel europeo como a nivel de americano hayan tenido un éxito como el que hemos comprobado con un lema común como lo ha sido "Ni una Menos" tiene que ver, también con esto y, por supuesto, con el tesón de muchas mujeres y cada vez más hombres por denunciar desde todos los foros posibles al patriarcado asesino.
 
Sabemos que el patriarcado se camufla de muchas maneras para mantener su orden asesino, pero también creo que, desde el feminismo solidario, aunque sea en redes, somos capaces de llegar más lejos con nuestros discursos.
 
Tomar las calles para visibilizarnos es absolutamente necesario. Lanzar gritando nuestras exigencias es irrenunciable. Hablar en todos los foros donde seamos llamadas y en donde nos dejen ante la gente que venga a escucharnos es imprescindible. Llevar nuestro mensaje feminista en nuestro día a día por coherencia personal y social es algo que ya forma parte incluso de nuestra propia piel. Pero para organizar esa toma de calles, armonizar y aunar nuestros mensajes tanto en las calles como en los foros e incluso para ir sumando nuevas voces, creo que internet y las redes sociales son buenas aliadas para el feminismo.
 
Por eso propongo que nos las vayamos apropiando todavía más, para teñirlas de violeta y ponerlas a nuestro servicio, para poder compartir saberes y conocimientos, para desde ellas seguir sumando esfuerzos para acercarnos a nuestro objetivo final: combatir al feroz patriarcado que nos asesina.
 
Porque, aun sin ser la panacea, son una herramienta más que nos permite comunicarnos y conocernos.
 
Porque no se trata solo de hacer ciberactivismos feministas, sino de utilizar ese espacio ciber para aumentar y expandir el activismo feminista y contrastar sus diferentes corrientes y opiniones.
 
Pero sobre todo para ir contactando y conociendo a tantas compañeras feministas como las que existen por el mundo e ir “desvirtualizando afectos” aunque a veces nos llevemos alguna decepción.
 
Si apropiándonos de esas herramientas el feminismo puede llegar a más espacios y empoderar a más mujeres, ¡apropiémonos de ellas!
 
Y como dice la gran amiga feminista Begoña Piñero, "así lo pienso y así lo digo porque ya no me van a callar".
          
tmolla@telefonica.net
 
* Corresponsal, España. Comunicadora de Ontinyent.
 
17/TMC/GG
 







NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Mujeres, menos acceso a Internet
Por seguridad, recomiendan a periodistas y defensoras visibilidad en redes
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Gema Villela Valenzuela
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 02/09/2016 Ante acoso o amenaza, las periodistas y defensoras de Derechos Humanos deben hacerse más visibles en redes sociales y hacer público también el lugar desde donde emiten su información, recomiendan expertas y expertos en Tecnologías de la Información y Comunicación (TICS). 
 
Esto se dijo durante la mesa de diálogo, “En democracia ¿el espacio público digital debe tener límites?”, organizada por la Fundación Heinrich Böll Stintung, donde se habló, el jueves pasado, sobre el manejo y protección de los datos personales en las redes sociales, las prácticas democráticas a través de Internet y la protección de las y los internautas. 
 
La investigadora del Tecnológico de Monterrey, María Elena Meneses, y el experto en SocialTIC, Juan Manuel Casanueva, coincidieron en que las personas visibles en medios de comunicación y en el espacio digital, como las periodistas y las defensoras de Derechos Humanos,  deben aprovechar esta situación para que, en caso de que sean víctimas de acoso o amenaza, aprovechen esa presencia y la intensifiquen, que usen todos sus contactos, con el fin de evitar que serán víctimas de otros delitos.  
 
Esta recomendación adquiere más sentido debido al aumento en el caso de violencia contra mujeres periodistas, como lo ha registrado Comunicación e Información de la Mujer A. C., en su reporte 2014 “Impunidad y Violencia contra las Mujeres Periodistas”, que habla de 86 casos de 2012 a 2013.
 
También con la información de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (Rndh), que registró un total de 615 agresiones en contra de activistas, entre 2012 y 2014. 
 
En contraste con la visibilización de periodistas y defensoras, Casanueva recomienda, como medida de seguridad contra agresiones, proteger la identidad de programadores e investigadores que hacen parte del trabajo periodístico.
 
Por su parte, María Elena Meneses advirtió que en el anonimato se escudan  “trolls”, “robots” y personas que sacan otras cuentas, para ejercer acoso en contra de activistas y periodistas.
 
Advirtieron también sobre el hecho de que las compañías administradoras de las redes sociales se convierten en propietarias de la información de las personas internautas, cuando estas aceptan las condiciones y cláusulas de uso y manejo de la red social, dispositivos y aplicaciones móviles (app).
 
Recordaron que los datos personales, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es aquella “información relativa a una persona física identificada o identificable” y concluyeron que falta más educación e información sobre las leyes que rigen la Internet y las redes sociales. 
 
ECONOMÍA LIMITA A MUJERES
 
Otro de los temas tratados en el diálogo “En democracia ¿el espacio público digital debe tener límites?”, fue el de la economía y el acceso a Internet, del cual habló Renato Hernández Laclette, profesor de Ciencia Política y Derecho, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien afirmó que para las mujeres, el acceso a Internet es más reducido que para los hombres, ya que este depende de la compra de equipo, de conexión y de programas, es decir, la brecha digital entre géneros está ligada a la economía de las y los usuarios.
 
Lo dicho por el profesor Hernández Laclette coincide con los datos dados a conocer durante la doceava Conferencia Regional sobre la Mujer en América Latina y el Caribe 2013, los cuales indican que una de cada tres mujeres latinoamericanas no tiene ingresos propios.
 
Una realidad que, por otro lado, ilustra lo lejos que estamos de lo deseable para las mujeres, según las conclusiones de la  Quinta Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información de América Latina (AL) y el Caribe 2015, en donde se habla de que lo ideal es que todas las mujeres, con recursos económicos y sin ellos, tuvieran acceso a internet y a las nuevas tecnologías.
 
Detalló Hernández Laclette que, además, es cada vez mayor el acceso a internet a través de dispositivos móviles, para lo cual se requiere pagar por el dispositivo, por la contratación de conexión Wifi, el plan de datos (pago mensual del servicio) y el  uso de datos en prepago (acceso internet a través del pago de saldo para realizar llamadas).
 
Citó el estudio 2016 sobre los hábitos de los Usuarios en Internet y el de Dispositivos Móviles, publicado por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), en donde señala que el 23.3 por ciento de las visitas a páginas monitoreadas por la asociación son hechas desde dispositivos móviles.
 
Los “smartphones” ya superan la penetración de dispositivos con un 77 por ciento, en segundo lugar están las laptop con un 69 por ciento, en tercer lugar las computadoras de escritorio con un 50 por ciento y las “tablets” con un 45 por ciento.
 
Lo anterior es un ejemplo de que la mayoría de las y los usuarios que navegan en Internet, lo hacen desde sus celulares. Y para poder acceder a la red, un 27 por ciento lo hace con un plan de datos contratado,  un 26 por ciento se conecta a una red de Wifi pública y un 22 por ciento con plan de datos prepagados.
 
En suma, el acceso depende del  tipo de equipos y herramientas que utilizan tanto hombres como mujeres y  depende también del ancho de banda que utilicen las y los usuarios.
 
16/GVV/GGQ







Syndicate content

Todos los materiales realizados por Cimacnoticias (Texto, audio, video y fotografía) son realizados sin fines de lucro, se permite su uso y reproducción siempre y cuando se cite la fuente. No se permiten modificaciones o cambios en los materiales.

Para mayor información escríbenos a: agencia.cimacnoticias@gmail.com