Inicio AgendaEn defensa Mitigar el cambio climático con más voces y saberes de mujeres: CSW66

Mitigar el cambio climático con más voces y saberes de mujeres: CSW66

Por La Redacción

Ciudad de México.- Al concluir la sesión número 66, la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW66) reconoció “con preocupación” los impactos desproporcionados del cambio climático, la degradación ambiental y los desastres en la vida de mujeres y niñas, por lo que se llamó a aprovechar y fortalecer su participación e influencia plenas, equitativas y significativas. 

De acuerdo con un comunicado de ONU Mujeres, en la reunión final de esta jornada de la CSW –que por primera vez trató sobre el cambio climático– se reconoció el importante papel de las mujeres y las niñas como agentes de cambio para el desarrollo sostenible, en particular salvaguardando el medio ambiente y abordando los efectos adversos del cambio climático. 

No obstante, también se habló “con preocupación” de los impactos desproporcionados del cambio climático, la degradación ambiental y los desastres en todas las mujeres y niñas, que pueden incluir la pérdida de hogares y medios de subsistencia, escasez de agua, destrucción y daños a las escuelas y las instalaciones de salud. 

Por todo ello, la CSW destacó la urgencia de eliminar las desigualdades históricas, y estructurales que persisten en las leyes y las políticas discriminatorias, las normas sociales negativas y los estereotipos de género que perpetúan formas múltiples e interrelacionadas de discriminación. 

En la CSW66 también se dijo que como resultado del desplazamiento, incluido el desplazamiento forzado y prolongado derivado del impacto del cambio climático, las mujeres y las niñas enfrentan desafíos específicos, incluida la separación de las redes de apoyo, un mayor riesgo de sufrir todas las formas de violencia y un acceso reducido al empleo, la educación y los servicios esenciales de atención de la salud, incluidos los servicios de salud sexual y servicios de salud reproductiva. 

La Comisión también expresó su preocupación de que las consecuencias económicas y sociales de la pandemia de COVID-19 han agravado los impactos del cambio climático, la degradación ambiental y los desastres, y han empujado a las personas más rezagadas hacia la pobreza extrema. 

“La pandemia mundial también ha aumentado la demanda de trabajo doméstico y de cuidados no remunerados, así como la denuncia de incidentes de todas las formas de violencia”, se explicó durante la CSW. 

Por todo esto, la Comisión instó al sistema de las Naciones Unidas, a las instituciones financieras internacionales y a las plataformas de múltiples partes interesadas a seguir apoyando a los Estados miembros para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas en el contexto de las políticas y los programas relacionados con el cambio climático, el medio ambiente y la reducción del riesgo de desastres. 

“Solo abordando las barreras subyacentes que exacerban las vulnerabilidades de las mujeres y las niñas en su condición social y económica, seguridad, bienestar y medios de subsistencia, será posible abordar las desventajas generalizadas en el acceso, la propiedad y el control de la tierra y los recursos; igualdad de acceso a servicios como salud universal y educación de calidad, prevención de la violencia de género; y el reparto equitativo del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, que obstaculiza la resiliencia y los derechos de las mujeres”, señaló la Comisión. 

En su comunicado, ONU Mujeres informó que en el documento final de la CSW, que aún no ha sido presentado en su página web, se insta a aprovechar y fortalecer la participación e influencia plenas, equitativas y significativas de las mujeres y las niñas, y que se deben realizar esfuerzos específicos para amplificar las voces y el conocimiento de las mujeres marginadas, incluidas las mujeres indígenas, las mujeres mayores, las mujeres con discapacidad, las mujeres migrantes y las que viven en zonas rurales, remotas, propensas a conflictos y desastres. 

La CSW dijo que los aportes de las mujeres y las niñas deben ser escuchados e incluidos en la gestión, conservación y uso sostenible de los recursos naturales e iniciativas y programas de mitigación y adaptación climática. 

La Comisión concluyó que las iniciativas para abordar el cambio climático, el medio ambiente y la reducción de riesgos y desastres deben considerar lo siguiente: promover la participación y el liderazgo plenos e igualitarios de las mujeres y las niñas para que la gestión de los recursos naturales y la acción climática, ambiental y de riesgo de desastres sean más eficaces. Las mujeres y las niñas están tomando medidas climáticas y ambientales en todos los niveles, pero su voz, agencia y participación deben recibir más apoyo, recursos, valor y reconocimiento, señalaron. 

A esto se suma que se debe expandir la financiación con perspectiva de género para la acción climática y ambiental y para llegar a organizaciones, empresas y cooperativas de mujeres. Tras los compromisos contraídos en virtud del Acuerdo de París y el Pacto Climático de Glasgow sobre mitigación, adaptación y suministro y movilización de financiación, transferencia de tecnología y creación de capacidad, los países desarrollados deben movilizarse y cumplir su obligación con los países en desarrollo y los pequeños Estados insulares en desarrollo. Además, el financiamiento climático debe ser cada vez más sensible al género para fortalecer las capacidades de las mujeres, las juventudes y las comunidades locales y marginadas, y sus organizaciones, concluyó la Comisión.

Esta Comisión también pidió fomentar la resiliencia de las mujeres en el contexto de los sistemas agrícolas y alimentarios, la gestión forestal y pesquera y la transición energética sostenible, ya que los suelos, los bosques, la pesca y los océanos son las principales fuentes de ingresos, medios de subsistencia, protección social y empleo, en particular para las mujeres y las niñas que viven en la pobreza. 

Por ello, reconoció la Comisión, el acceso equitativo y los derechos a recursos importantes y activos productivos como la tierra, el agua, la tecnología, el asesoramiento técnico y la información pueden dar como resultado una mayor seguridad alimentaria, energía renovable y sistemas más justos, resilientes y sostenibles para todas y todos.

Asimismo, se deben mejorar las estadísticas de género y los datos desglosados ​​por sexo en el nexo entre género y medio ambiente; y fomentar transiciones justas con perspectiva de género. 

“Los datos desglosados ​​y las estadísticas de género sobre el cambio climático, la degradación ambiental y la reducción del riesgo de desastres, especialmente con respecto a las diferencias de género en la vulnerabilidad y los enfoques adaptativos, mejorarán la capacidad de los encargados de formular políticas para desarrollar y adoptar políticas y programas eficaces basados ​​en pruebas en todos los niveles y impulsar las contribuciones específicas de las mujeres y las niñas a la conservación del medio ambiente y la mitigación y adaptación al cambio climático”, destacó la CSW.

La Comisión también decidió realizar la revisión Beijing+30 en 2025, con el objetivo de evaluar la implementación de la Plataforma por parte de los países e identificar estrategias para seguir avanzando. Además, a partir de CSW67 en adelante, la Comisión incluirá un diálogo juvenil interactivo dentro de su programa de trabajo anual para facilitar los intercambios entre los representantes de la juventud de las delegaciones de los Estados miembros.

La CSW66 atrajo una participación de alto nivel de los Estados miembros, incluidos dos Jefes de Estado y de Gobierno, tres vicepresidentes y 111 ministras y ministros. La CSW66 incluyó 213 eventos paralelos virtuales organizados por Estados miembros y entidades de la ONU, muchos en colaboración con la sociedad civil. Además, se llevaron a cabo más de 800 eventos virtuales paralelos de ONG organizados por la sociedad civil, lo que fomentó el diálogo continuo con los principales formuladores de políticas, asegurando que sus voces no se queden fuera de estos procesos cruciales.

“Los acuerdos alcanzados por la Comisión llegan en un momento en que el mundo necesita con urgencia soluciones nuevas y coherentes para las crisis entrelazadas que nos afectan a todos. Ahora tenemos un camino con medidas prácticas y específicas para la resiliencia y la recuperación global, y un entendimiento compartido de que las soluciones dependen de llevar a las mujeres y las niñas al centro. Aprovechemos el trabajo realizado aquí, pongamos estos acuerdos en práctica de inmediato y hagamos avanzar estas decisiones a través de todos los principales foros que tenemos por delante, incluida la COP27”, dijo la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous, al cierre de esta jornada que inició el 14 y terminó el 25 de marzo.

Las conclusiones acordadas adoptadas por los Estados miembros son un modelo para que los líderes mundiales promuevan la participación plena e igualitaria de las mujeres y las niñas y liderazgo en el diseño e implementación de políticas y programas de cambio climático, medio ambiente y reducción del riesgo de desastres (RRD) en el futuro.

22/AJSE/

También en Cimacnoticias

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content