Inicio

Por Vivian Collazo Montano*

La mujer contemporánea experimenta una especie de sincretismo como resultado de su crecimiento entre dos paradigmas de vida; el tradicional y el moderno aseguró la reconocida catedrática y antropóloga mexicana, Marcela Lagarde y de los Ríos.

Al participar en el I Congreso Iberocubano de Género, Salud, Educación y Desarrollo Humano en Cuba, Lagarde dijo que en el modelo tradicional, persiste un gran peso del machismo, roles de sumisión, sentimientos de dependencia y una fuerte dominación de los hombres hacia ellas y su familia.

Y aunque ahora es posible el acceso de las mujeres a la educación que estimula la independencia; la autonomía, e igualdad en las relaciones de pareja, ellas aún se sienten atrapadas en redes, obligaciones e imposiciones.

“Esto, dijo, nos hace vivir en contradicción interna y con los demás, es lo que llamo sincretismo de género, algo que involucra lo tradicional con lo moderno, lo patriarcal con lo emancipador, agregó la especialista.

SOBRECARGA E INEQUIDAD

En conversación con Prensa Latina, Lagarde enfatizó que las mujeres contemporáneas han crecido con los dos modelos marcando pautas, formas de ser, roles, ocupaciones, posiciones, sentimientos y deseos.

Todo está presente en cada una de nosotras de maneras distintas, organizado de formas diferentes. Ello nos aboca a un enorme conflicto interno y con los demás, porque a veces nuestra dimensión moderna se expresa en relaciones en las que sin embargo somos exigidas como tradicionales.

O puede ocurrir a la inversa, llevamos componentes tradicionales a algo que debe tener características modernas, subraya la experta.

Lagarde se refirió también a un estatus asumido por las mujeres en casi todas las regiones del mundo, el de la doble jornada de trabajo.

Hay una sobrecarga y una inequidad absoluta en el reparto de responsabilidades domésticas, familiares y de políticas públicas.

Algunas mujeres al transitar del espacio privado al público y colocar su trabajo en un lugar prioritario, suelen creer que ya conquistaron todo.

El derecho al voto, la representación política, la alta escolaridad o acceso a la educación, ingresos propios, y la participación en primera persona, las hace pensar que ya están en igualdad con los hombres.

EL VELO DE LA IGUALDAD

Pero esto es sincrético, “el velo de la igualdad”, porque ellas siguen con la carga familiar, doméstica, e incluso amorosa y hay una discordancia real entre ambos sexos si hacemos las cuentas del trabajo realizado, aseveró.

De ahí que una de las maneras en que las mujeres pueden dejar esta inequidad es quitándose ese velo, advierte la experta.

Debemos ser concientes de que aún existen discriminaciones y hay que continuar la lucha por nuestros derechos, recalcó.

Actualmente, en las relaciones de pareja se habla de una especie de tendencia contemporánea, en la que algunas mujeres ya no creen en el amor eterno, en el hombre para toda la vida, pero siguen anhelando el amor como ideal y meca del romanticismo.

Sin embargo, en muchos casos se ha desechado un poco el matrimonio al establecerse relaciones en las que no hay una formalidad legal, sin promesas de eternidad.

Incluso hay mujeres que eligen una vida en solitario, con amistades o compañeros amorosos sin compromiso alguno, apuntó.

Dados estos cambios de la vida femenina, pensamos que también hay que cambiar los modelos de la condición masculina.

Actualmente nos encontramos hombres con una apariencia moderna, pero son tradicionales y conservadores, y exigen a sus compañeras ese mismo tipo de respuestas en la intimidad y cotidianeidad, aseguró.

No obstante, hay una cosa cierta: necesitamos amar y ser amadas, pero siempre debemos tomar nuestras propias decisiones, sin permitir que nos limiten en nuestro desarrollo.

Se trata de lograr autonomía e independencia como ser social, concluyó Lagarde.

* Periodista de Ciencia y Técnica de Prensa Latina

10/VC/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content