Inicio 6 mdp se destinarán para el Programa Mujer y Salud de la Ssa

6 mdp se destinarán para el Programa Mujer y Salud de la Ssa

Por Silvia Magally

Con un presupuesto de seis millones de pesos operará el próximo año el Programa Mujer y Salud de la Secretaría de Salud (Ssa), aunque se espera obtener recursos de la iniciativa privada para que por medio del financiamiento mixto se puedan atender diferentes aspectos de la salud de la mujer, como la violencia intrafamiliar y el hostigamiento sexual.

Entrevistada en sus oficinas, la coordinadora del programa, Blanca Rico, explicó que los objetivos son institucionalizar la perspectiva de género en todo el sector; atender la salud de la mujer a lo largo de su ciclo de vida; generar información e investigación; atender a la problemática de las mujeres trabajadoras del sector y apoyar a la mujer como proveedora de servicios de salud a nivel doméstico y comunitario.

El programa que incorporará a todas las instituciones del sector salud, incluyendo al Seguro Social y al ISSSTE, detectará los problemas de salud específicos de las mujeres; las diferencias en la calidad de atención y el acceso a los servicios ya que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud, en forma contraria a lo que se cree, los hombres utilizan más los servicios en relación a las mujeres.

En la actualidad, mientras que los hombres mueren por accidentes, homicidios, violencia y problemas relacionados con el consumo de alcohol, las mujeres fallecen hasta en un 40 por ciento más por cáncer, especialmente del aparato reproductivo, de ahí que este programa trabajará estrechamente con la Dirección General de Salud Reproductiva de la Ssa, que además seguirá contando con mayor presupuesto.

Es necesario –precisó–, atender problemas que hasta ahora no han sido tratados de manera adecuada en relación a las mujeres como la violencia familiar y sexual, asunto que opinó que es muy complejo y que involucra a otras instancias como de impartición de justicia, de ahí que el programa se encargará de vigilar la aplicación de la Norma Oficial para la Atención de la Violencia Familiar, que hasta ahora no ha operado.

La funcionaria habló de la necesidad de contar con investigación para contar con estadísticas del sector salud desagregadas por sexo con indicadores de género, que faciliten el diseño de políticas públicas y determinen con precisión los padecimientos de hombres y mujeres.

En este punto, hizo ver que las mujeres han estado excluidas de los protocolos, al explicar que por ejemplo los infartos al miocardio se manifiestan de manera diferente en los hombres que en las mujeres, sin embargo, toda la investigación se ha desarrollado en varones.

En relación con las trabajadoras de la salud, informó que 75 por ciento de los trabajadores del ramo, son mujeres, sin embargo en su mayoría están excluidas de los puestos de decisión, ocupando puestos de enfermeras, lavanderas, afanadoras, trabajadoras sociales, laboratoristas, además de que en los mismos puestos existen tabuladores diferentes para hombres y mujeres.

A pesar de que en todas las facultades de medicina el 50 por ciento de los estudiantes son mujeres y el 50 restante varones, esta situación no se refleja en el nivel de ocupación, toda vez que el 59 por ciento de las médicas están desempleadas, mientras sólo el 12 por ciento de los médicos están inactivos. A su vez, existen especialidades en que prácticamente las mujeres no tienen acceso.

En materia de políticas laborales, la funcionaria de salud dijo que hay mucho camino por recorrer no sólo para igualar tabuladores, sino para privilegiar a las mujeres en contrataciones nuevas para puestos de nivel medio y alto.

Tras reconocer que en el sector salud existe un grave problema de hostigamiento sexual en especial de los médicos hacia las enfermeras, Rico advirtió la urgencia de documentar el problema que permita su solución.

Otro aspecto que considera el Programa Mujer y Salud es la labor de las mujeres como proveedoras de cuidados de salud en el ámbito doméstico y comunitario, ya que tradicionalmente son ellas las encargadas de atender a enfermos, ancianos y discapacitados, por lo que se proyecta apoyarlas a través de la creación de estancias para adultos o incluso con “cuidadoras” capacitadas para esta tarea.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más