Inicio A lo mejor sí hay algún parecido con Argentina

A lo mejor sí hay algún parecido con Argentina

Por Marta Guerrero

Mientras los mortales comunes esperamos que nos confirmen si México es igualita o se va pareciendo a Argentina, la ambivalencia de lo que sí somos nos asombra. Pongo por delante el altiplano, ese lugar donde convergen todas las formas de delincuencia y el ciudadano honrado y trabajador.

Me refiero, desde luego, al Distrito Federal y sus ampliaciones, donde para muchos nos es imposible contar dinero a la salida de un banco por temor a ser copados por un puñado de asaltantes; tampoco nos imaginamos bajar la ventanilla del auto para atender a una persona extraviada en los laberintos de la gran ciudad.

Lo que sí existe, en contraste en el resto del país. Cancún sin ir más lejos: ahí la gente no sólo presume su reloj o cuenta su dinero frente a quien quiera verlo, sino que hay gente que es capaz de prestarnos doscientos pesos o más sin dificultad ni trámite cuando se percata de que no nos alcanza para pagar la cuenta: “No te preocupes, ahí luego me lo pagas, en cualquier rato me lo pasas”; conste, esto sin conocerte.

En Cancún la gente ayuda, se ayuda entre sí; y lo mejor de todo, se atreve a tener confianza. La confianza es uno de los tantos apreciables bienes que nos sustrajo el PRI en 70 años de monarquía.

La costumbre es lo que más cuesta erradicar. entre Vicente y Paco, entre Beatriz y Labastida, entre Montemayor y Gamboa francamente prefiero desconfiar de todos. Por lo menos hasta que unos tengan cara de que saben lo que hacen, otros reconozcan lo que hicieron y todos asuman lo que están haciendo y dejando de hacer.

Es la moneda de dos caras. Ningún priísta dijo nada durante la guerra fría entre ellos mismos, después del asesinato de Colosio: ¿acaso no se filtraban desde Los Pinos y Gobernación las declaraciones ministeriales de las viudas de Colosio, no sólo exhibiéndolos sino en contra de su integridad física y hasta de su vida? Tal vez no nos parecemos a Argentina, pero caminamos como Patos y pueque seamos patos.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más