Inicio Aborto en América Latina: entre desinformación y condena

Aborto en América Latina: entre desinformación y condena

Por la Redacción

En Uruguay el tema llegó al Senado, en Perú la Iglesia aprovechó el sermón de Semana Santa para condenar esta práctica, en México las organizaciones alertaron sobre la de desinformación que hay sobre el aborto, y en Chile se generó una controversia por el suministro de la píldora del día después, a las víctimas de violación.

Según difunde Mujereshoy en su portal, en Uruguay, diversos sectores políticos se declararon el jueves pasado a favor de someter a referéndum la despenalización del aborto, luego de que última semana el Senado postergara hasta el 4 de mayo la votación de un proyecto de ley sobre el tema.

El debate sobre el aborto en Uruguay contrapone a activistas que luchan por su legalización y a aquellos que están en contra, bajo la batuta de la Iglesia.

En Perú, mientras tanto, las autoridades religiosas pusieron el grito en el cielo, a través de su cardenal Juan Luis Cipriano, quien condenó el aborto.

En Chile, donde el aborto está prohibido, el Gobierno anunció la semana pasada que suministrará la Píldora de Anticoncepción de Emergencia (PAE), conocida como “píldora del día después”, a las mujeres que hayan sido víctimas de violación.

El medicamento que impide la fertilización se entregará a las mujeres que acudan a los consultorios o puestos de urgencia y denuncien haber sido abusadas, informó el subsecretario del Ministerio de Salud, Antonio Infante.

Mientras tanto en México, el 18 por ciento de los abortos clandestinos se realizan por razones que no están penalizadas, lo que refleja el alto grado de desinformación que existe en este país sobre el tema, informó la organización Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE).

En América Latina se calcula que el número anual de abortos se eleva a cuatro millones, según el Instituto Alan Guttmacher, una organización estadounidense sin fines de lucro orientada en investigación sobre salud sexual y reproductiva.

Y la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula en 6 mil el número de fallecimientos en la región por abortos sépticos, que son una infecciones de los contenidos del útero antes, durante o después de una práctica de aborto y, generalmente, se presenta en los casos de abortos clandestinos mal practicados o donde el método utilizado para abortar es muy primitivo (tallos de perejil, agujas de tejer, cordones de cuero, entre otros).

En América Latina, 119 abortos de cada 100 mil terminan en la muerte de la mujer, según el Instituto Alan Guttmacher. En los países desarrollados en los que el aborto es legal, esta cifra es de entre 0.2 y 1.2 por cada 100 mil abortos.

Prácticamente todos los países latinoamericanos y caribeños prohíben la interrupción del embarazo. Sólo Cuba, Puerto Rico y Guyana tienen legislaciones liberales al respecto.

Chile y El Salvador, en la otra punta, prohíben totalmente el aborto, incluso en caso de peligro de muerte de la mujer embarazada.

Los otros países permiten el aborto para salvar la vida de la mujer embarazada (como Panamá, Paraguay y Venezuela), por razones de salud física (como Argentina), o en caso de violación (como México y, sobre todo, Brasil), concluye el apretado resumen de Mujereshoy.

2004/BJ/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más