Inicio Aborto, primera causa de muerte materna en AL

Aborto, primera causa de muerte materna en AL

Por Román González

Las relaciones desiguales de poder entre los sexos limitan el control de las mujeres sobre su sexualidad y su capacidad para prevenir embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual (ITS), advierte la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En un estudio “Equidad de Género y Salud en las Américas a comienzos del siglo XXI”, la OPS señala que en particular las mujeres de América Latina y el Caribe soportan la mayor parte de la carga de la anticoncepción, son más vulnerables ante las infecciones del aparato reproductivo, a las ITS, y a las complicaciones causadas por estas infecciones.

Respecto a la mortalidad materna, el mecanismo regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que por su “evitabilidad e injusticia”, tal flagelo es la “evidencia más clara de inequidad social, así como la expresión más dramática de la desventaja que experimentan importantes sectores femeninos de la región en el ejercicio de sus derechos”.

El estudio indica que la actividad sexual determina la mayor diferencia cualitativa entre los sexos con respecto al tipo de riesgos para la salud.

Pone como ejemplo que en la población femenina, recaen, no sólo las consecuencias biológicas del embarazo, el parto y la lactancia, sino también la responsabilidad culturalmente asignada del cuidado de las hijas e hijos.

Para la OPS, la equidad de género en la salud no supone tasas iguales de mortalidad, morbilidad y discapacidad para mujeres y hombres, significa que ambos puedan disfrutar de las condiciones y oportunidades para hacer posible que las personas vivan saludablemente.

MORTALIDAD MATERNA

La OPS señala que pese al subregistro generalizado de la mortalidad materna, estimado en un 50 por ciento para la región, las complicaciones de la maternidad continuaron destacándose durante la década de 1990 como una de las causas más importantes de mortalidad de las mujeres en edad reproductiva.

Es así que las complicaciones maternas fueron la primera causa de muerte de las mujeres entre 20 y 34 años de edad en América Latina y el Caribe. Por ejemplo, en 1995, el riesgo de morir de una mujer a lo largo de su vida por causas maternas era de uno en 160, mientras que en América del Norte fue de una en tres mil 500.

Asimismo -abunda la OPS-, la tasa de mortalidad materna alcanzó valores de 523 y 390 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos, respectivamente, en los dos países más pobres de la región latinoamericana y del Caribe, Haití y Bolivia.

El organismo advierte que las altas tasas de mortalidad materna constituyen “una dramática expresión de la baja prioridad social otorgada a un problema que afecta solamente a las mujeres, particularmente a las más pobres”.

Según el estudio, la “injusticia” de este hecho radica en que dichas muertes son esencialmente prevenibles, ya que desde hace 50 años se cuenta con el conocimiento y la tecnología necesarias para impedir estas defunciones.

ABORTO

El aborto inseguro, según la OPS, es la primera causa de mortalidad materna en América Latina, su ilegalidad en casi todos los países de la región hace imposible conocer la magnitud real de su impacto, e impide la búsqueda de soluciones.

La organización da cuenta que en Ecuador se registraron 20 mil 350 casos de hospitalización por aborto en 1997, esta cifra significó que la interrupción de embarazo constituyó la segunda causa de hospitalización entre las mujeres, representó una proporción del cinco por ciento de las hospitalizaciones y una tasa de 34 por 100 mil mujeres.

La OPS explica que según estimaciones de años perdidos por muerte prematura o discapacidad a causa de ITS -excluyendo el VIH/Sida- en América Latina y el Caribe, la pérdida fue 2.6 veces mayor para las mujeres que para los hombres.

El organismo de la OMS concluye que la equidad de género en el acceso a la atención de la salud no significa que hombres y mujeres reciban cuotas iguales de recursos y servicios, sino que los recursos se asignen y se reciban diferencialmente de acuerdo con las necesidades particulares de cada sexo y cada grupo socioeconómico.

2004/RGL/RM/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content