Inicio Adultas mayores, más susceptibles a la explotación

Adultas mayores, más susceptibles a la explotación

Por María de la Luz González

Las circunstancias sociales y económicas, y hasta su condición de salud, hacen que las mujeres adultas mayores sean más vulnerables a la explotación y, por tanto, a una mayor probabilidad de vivir en la pobreza durante los últimos años de su vida.

Así lo manifestó Pedro Borda Hartmann, director general del Instituto Nacional para Adultos Mayores (INAPAM), durante el foro de análisis Las mujeres adultas mayores y las redes sociales.

En el encuentro, organizado por el INAPAM y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) en el World Trade Center, ambos organismos firmaron un convenio de colaboración para establecer un programa de trabajo en el que se realizarán acciones para promover, proteger y difundir los derechos humanos de las mujeres adultas mayores.

Borda destacó la situación de discriminación, las restricciones a la libertad de movilidad y asociación, la falta de experiencia financiera y jurídica que enfrenta la gran mayoría de las mujeres adultas mayores.

Precisó que actualmente el analfabetismo en las mujeres de 60 años y más es mayor que en los hombres, lo que les dificulta hacer valer sus derechos y las hace presas fáciles de violaciones a los mismos.

De acuerdo con el Instituto Nacional para Adultos Mayores (INAPAM), en México actualmente 8.2 millones de personas tiene 60 años o más y, de ese total, 4.4 millones, es decir más del 50 por ciento, son mujeres adultas mayores, muchas de las cuales sufren discriminación, maltrato y abandono.

“La mayoría de las mujeres de la generación de 60 años y más han trabajado principalmente en el sector informal y doméstico, por tanto poseen escasos ahorros y son más susceptibles de vivir en la pobreza y ser económica dependientes a medida que avanzan en edad”, explicó Borda.

Por su parte, la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Patricia Espinosa, llamó a definir una política de Estado que incorpore a las mujeres adultas mayores plenamente a la sociedad, reforzando los ejes de atención a salud, creando las instituciones necesarias para hacer frente al proceso de envejecimiento poblacional y fortaleciendo los entornos residenciales y de apoyo familiar.

Destacó que la situación de desigualdad de género es más evidente entre las mujeres mayores de 60 años, ya que apenas 3.1 por ciento del total tiene educación media superior, frente al 88.9 por ciento que cuenta con educación básica incompleta.

Espinosa Torre destacó que la mayor parte de la carga de apoyo físico y doméstico que reciben los adultos mayores recae sobre las hijas, lo que reproduce la desigualdad de género al interior de la unidad familiar.

Además, dijo, por la estructura poblacional que se va a presentar en los próximos años, este grupo va a tener menores fuentes de ingreso en comparación con lo que sucede actualmente.

Por ello, consideró urgente generar las condiciones que permitan enfrentar el proceso de envejecimiento poblacional que se presentará en los próximos 50 años a través de la promoción de programas de apoyo a los adultos mayores en materia de salud, empleo, cultura y participación ciudadana.

La funcionaria consideró indispensable superar la cifra de 13 por ciento de mujeres adultas mayores que no reciben algún tipo de pensión y a disminuir el 70 por ciento de las que reciben menos de dos salarios mínimos, señaló.

05/LG/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content