Inicio Aguas residuales del Valle de México, grave problema de salud

Aguas residuales del Valle de México, grave problema de salud

Por Sandra Torres Pastrana

Grave problema de salud pública representan las aguas residuales del Valle de México enviadas a la cuenca del río Tula, cuyo flujo de aguas negras a cielo abierto afecta a mujeres, niñas y niños de la región, que presentan padecimientos por la mala calidad del agua.

Así lo alertó la investigadora Patricia Zavala Vargas, durante el encuentro “Diálogos sobre políticas públicas del agua” convocado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), que se llevó a cabo los días 10 y 11 de este mes en el auditorio Pedro Ramírez Vázquezde la Rectoría General de esta casa de estudios.

En la ponencia de la maestra Zavala, ¿Qué impide una gestión integral del agua en la cuenca del Valle de México?, dio a conocer que la baja capacidad instalada para el saneamiento del agua en la Zona Metropolitana y Valle de México (ZMVM) provoca que la mayor parte de ésta, sea reutilizada sin previo tratamiento.

LAS FUGAS, PROBLEMA PRIORITARIO

Además, dijo que actualmente la superficie bajo cultivo es de más de 100 mil hectáreas, de las cuales 84 mil 500 se riegan con aguas residuales. Estos dos problemas causan en la población enfermedades gastrointestinales, y la población infantil es la más afectada debido a la ingesta de microorganismos patógenos.

Por otro lado, en cuanto al servicio de agua potable, Zavala puntualizó que, aún cuando la cobertura de la región ZMVM se estima en 96.9 por ciento, cerca de 600 mil habitantes no cuentan con el servicio, lo que afecta en mayor porcentaje a la población de bajos recursos y de mayor grado de marginación.

Destacó que, aun cuando la dotación de agua potable es de casi 300 litros por habitante al día (L/hab/día), las fugas se estiman en un 40 por ciento, por lo que el consumo es de 180 (L/hab/día). Además dijo que, de acuerdo a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), los habitantes con la cobertura del servicio no necesariamente disponen de agua de calidad potable.

ESCASEZ MUNDIAL

Zavala aseguró que el problema de la escasez mundial del agua se ha reconocido ya desde hace años, pero esta situación se ha tornado crítica para algunos países incluyendo México. Apunta que la escasez hídrica no es un problema de escasez física como tal, sino más bien una cuestión de gestión ineficiente.

Indicó que la regionalización del país por Conagua, reconoce 13 regiones Hidrológico-administrativas, formadas por agrupaciones de cuencas donde los límites municipales se respetan para facilitar el manejo de la información socioeconómica, así como su administración.

Las aguas del Valle de México comprenden la región número XIII, la cual está constituida por dos cuencas: la cuenca del Valle de México, donde se encuentra el asentamiento poblacional más importante del territorio (ZMVM) y la cuenca del Valle de Tula.

SOBREEXPLOTACIÓN DE LOS ACUÍFEROS

Destacó que la ZMVM está constituida por todo el Distrito Federal y 70 municipios del Estado de México, Hidalgo y Tlaxcala, centro económico de México, con una concentración urbana de 19 millones 239 mil 910 habitantes, estimación al 2007, en un área de 7 mil 854 kilómetros cuadrados.

En la cuenca del Valle de México, según Conagua 2008, el total del agua destinada para diferentes usos es de 81 .9 metros cúbicos por segundo (m3/s), distribuida de la siguiente manera: Uso público urbano, 64.7 (m3/s), agrícola 12.6 (m3/s) e industrial 4.6 (m3/s).

Para la maestra Zavala, la problemática del agua en la cuenca del Valle de México, se debe en primer lugar a una sobreexplotación de los acuíferos. Según un reporte reciente de Conagua se habla de un déficit en la recarga de menos 859 m3/s, lo que ha provocado el hundimiento de la ZMVM a un ritmo de hasta 40 centímetros máximo al año, mala calidad del agua, daños a edificios y estructuras e inundaciones más severas.

La problemática incluye la reducción de la capacidad de drenaje. La capacidad actual es de 195 m3/s y se requiere una capacidad de descarga de 315 m3/s.

Además, aseguró Zavala que otra de las consecuencias es el manejo ineficiente del agua, pues hay un grave problema de fugas y desperdicio, estimado en hasta un 40 por ciento. En cuanto al tratamiento de aguas residuales, la producción en el Valle de México es de 44.80 m3/s, de los que sólo se tratan 7.4 m3/s que corresponde al 17 por ciento.

Finalmente, la maestra e investigadora Patricia Zavala Vargas, aseguró que para una gestión integral y sostenible del agua, se requiere de la coordinación de todos los sectores, políticos, institucionales y sociales que involucren aspectos urbanos, ambientales y económicos, sociales y culturales.
08/STP/VRI

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más