Inicio Al año, mueren dos millones de personas por contaminantes

Al año, mueren dos millones de personas por contaminantes

Por Redaccion

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que cada año perecen de manera prematura dos millones de personas en el mundo por la contaminación, e incluso por concentraciones relativamente bajas de ozono, partículas y otras sustancias que pueden tener efectos importantes en las vías respiratorias y cardiacas, en particular en los países en desarrollo.

Esto señala Carolina Neri Vidaurri , investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien agrega que las mediciones de la calidad del aire son una buena estrategia para emitir alertas tempranas y controlar el peligro de los elementos atmosféricos, pero a medida que las ciudades se expanden, la degradación del aire afecta a más personas.

Aproximadamente la mitad de la población del orbe vive en grandes metrópolis que carecen de sistemas que vigilen adecuadamente el enrarecimiento ambiental, detalla la investigadora.

En ese sentido, el investigador del CCA, Víctor Magaña Rueda, indicó que la composición de la atmósfera no es la misma de hace 100 años, porque las emisiones por la quema de combustibles fósiles han alterado el ambiente.

El entorno respirable ha sido ensuciado de tal forma que cada inhalación introduce partículas dañinas al organismo, como revelan enfermedades que recientemente se han agravado.

Al participar en el encuentro titulado Día Meteorológico Mundial. El tiempo, el clima y el aire que respiramos, el académico resaltó que todas las actividades humanas tienen el suficiente potencial como para perturbar la composición química del ambiente, fenómeno que deriva en problemas de salud y climáticos.

“Uno de los responsables de la pérdida de la calidad del aire, además de la mancha urbana, es el transporte, que no ha modificado sus tecnologías de quema de combustible”, explicó.

En el salón de actos Adolfo Sánchez Vázquez de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), el catedrático expuso que uno de los fenómenos que despejan de manera notable el aire del Valle de México es el denominado “norte”, que consta de circulaciones de escala sinóptica que producen fuertes vientos.

A su vez, el académico del CCA Agustín García apuntó que los contaminantes atmosféricos se clasifican en dos categorías: los “de criterio”, que sirven para conocer la calidad del aire en determinada región (uno de ellos es el plomo) y los “tóxicos atmosféricos”, sustancias cancerígenas como benceno, formaldehído, asbesto, cadmio y cromo.

En compañía de los investigadores del Colegio de Geografía de la FFyL, Francisco Hernández y Leticia Gómez, García mencionó que este tipo de sustancias tienen efectos negativos en la salud. El ozono, por ejemplo, provoca disminución en la capacidad pulmonar; el plomo daña el sistema neuronal, y otras partículas afectan el sistema cardiaco y vascular.

Según el estudio más reciente del Proyecto Milagro, en la zona central del país hay más de tres mil industrias y son cuatro millones los automóviles que circulan en la Zona Metropolitana, que al consumir alrededor de 20 millones de litros de gasolina y diésel ocasionan que el ozono sobrepase la norma permitida aproximadamente 220 días al año.

Finalmente, destacó que el sector transporte contribuye con 98 por ciento del monóxido de carbono, 40 por ciento de hidrocarburos y 80 por ciento de óxido de nitrógeno.

09/LAG/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content