Inicio Alabada sea la Corte

Alabada sea la Corte

Por Marta Guerrero González

En medio de un clima de violencia, la noticia de La Suprema Corte de Justicia de la Nación, resulta, incluso, emocionante, es tanto como un resquicio del Bien entre tanto atropello. Por fin, Mario Marín será investigado, aunque el magistrado Góngora Pimentel ya opinó, que efectivamente, violó las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho, de ahí los seis votos a favor de iniciar la investigación y en su momento emitir una recomendación.

El asunto es de suma importancia pues está “vinculado con la libertad de expresión, con la capacidad y los derechos que tienen los periodistas a no ser intimidados por los poderes estatales y federales por ejercer este derecho”.

¡Excelente! Ya pueden abrir bien los ojos la señora madre de los Bribiesca, los jueces y los abogados, pues como bien aseguró el talentoso ex ministro de la Corte, Salvador Rocha Díaz, la sentencia en contra de la periodista Olga Wormat, ésta por las Crónicas Malditas, no tiene fundamento. Coincido.

Las alusiones hacía el físico de Manuel Bribiesca en ningún caso son ofensivas, ni siquiera son críticas, se trata de descripciones; si le molesta que sus amigos le hagan burla al llamarlo gordo o adiposo, es un asunto de él y de su auto estima, que en el mejor de los casos pudiera mejorar bajando de peso.

En cuanto a los negocios, es un tema que versa entre dos o más personas, entre empresas, entre particulares y gobiernos o en actividades conjuntas, pero de hecho no son asuntos secretos, clandestinos o que deban ser ocultados a la sociedad o al fisco, incluso lo contrario sería un delito.

Por tanto, la periodista y la excelente publicación del Proceso, tienen todo el derecho de investigar y publicar lo hallado.

Gracias a que salió a la luz pública, precisamente, el Congreso en Comisión investiga la legalidad de 23 créditos del Infonavit otorgados a Grupo Kilate y ya ratificaron la denuncia ante la PGR y presentaron las presuntas pruebas que demuestran la participación de Manuel y Jorge Alberto Bribiesca en empresas beneficiadas por el Gobierno Federal.

Sobra decir, que en este caso la influencia de la primera dama tiene un peso específico sobre la opinión del juez, no debería pero así son las cosas.

Lo importante es que se exhiban y que cada vez sea más difícil utilizar el poder para acallar, para doblegar, para acosar a un o una periodista.Si como dice Góngora Pimentel, Mario Marín violó los derechos de Lydia Cacho, el siguiente paso es preguntarse los motivos por los cuales lo hizo.

¿Cuáles eran los compromisos con el empresario de la mezclilla? ¿Tiene alguna relación con el presunto pederasta preso en Arizona? ¿Qué fue exactamente lo que se inscribió en el registro del mes de diciembre como regalo por las fiestas, de parte de Kamel? ¿Fueron dos bellísimas botellas o no fueron botellas de coñac? ¿Se las echó?.

Ya no son los tiempos en que bastaba la renuncia de los gobernadores, la impunidad beneficia a la delincuencia. Se exonera o se castiga.

*Periodista mexicana

06/MG/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content