Inicio » Albergues, oportunidad para mujeres que viven violencia familiar

Albergues, oportunidad para mujeres que viven violencia familiar

Por Lourdes Godínez Leal

Soy abogada y mamá de dos niños de cinco y tres años. A pesar de que soy profesionista y tendría las puertas abiertas para salir adelante, emocionalmente estaba destrozada, comenta desde el anonimato una mujer víctima de violencia.

En los 90 días que lleva en el albergue para mujeres víctimas de violencia familiar se ha dado cuenta que tiene capacidad y fuerza para salir adelante. Lo difícil viene afuera, ahora que salga, pero se siente preparada para lo que venga. En este lugar le han ayudado para eso.

“Quiero crecer profesionalmente, tener un lugar donde vivir con mis hijos con mucha paz y tranquilidad. Y aunque no tengo una red de apoyo porque mi familia no me ha ayudado, me doy cuenta que mi familia somos mis hijos y yo: son lo único que necesito”.

Actualmente el Gobierno del Distrito Federal (GDF) tiene un albergue donde las mujeres permanecen lejos de sus agresores. Funciona desde 1997, las 24 horas, los 365 días del año. Hay personal especializado en violencia familiar. Ofrece herramientas para la reinserción en la sociedad. De su inicio a la fecha, han ingresado a él 4 mil 569 mujeres, niñas y niños.

Llegan enviadas, principalmente, por las unidades de atención y prevención de la violencia familiar, Procuraduría General de Justicia, Comisión de Derechos Humanos, todas del DF, y las instancias delegacionales de la Mujer. Este año ingresaron 88 mujeres, 94 niños y 81 niñas, según datos del GDF.

Pilar Sánchez, directora del Albergue, explica que “es una oportunidad para las mujeres de rescatarse, rescatar su vida y dignidad. Tienen un tratamiento por tres meses y en algunas excepciones hasta seis meses”.

Este rescate se da a través de un trabajo integral psicológico, jurídico y médico, con un seguimiento para cada mujer que egresa de este lugar.

Aún cuando en casi el 50 por ciento de los casos se tienen experiencias exitosas, es decir, las mujeres logran terminar el proceso y salir adelante, también hay quienes no lo consiguen.

“Tenemos egresos al mes, incluso porque se reintegran con el esposo. Son los casos de mujeres que aún no logran tejer una red familiar y porque todavía no logran la autonomía y la independencia económica”.

SEGUIMIENTO Y REINSERCIÓN

Cuando las mujeres llegan al albergue tienen la oportunidad de permanecer en él durante tres meses. En este tiempo tienen asesoría psicológica, jurídica y médica, igual que sus hijas e hijos, y talleres de capacitación para el trabajo.

Una vez que concluyeron este proceso, y mediante convenios que el GDF firma con diversas instituciones, se las localiza para que consigan un empleo a través de las bolsas de trabajo que el mismo GDF maneja. Al año, a decir de Pilar Sánchez, se atienden entre 250 y 300 mujeres.

“Tenemos toda clase de personas: profesionistas, amas de casa, empleadas del hogar, empleadas y vendedoras”. Según datos del albergue, el perfil de mujeres que ingresan a él son en su mayoría amas de casa entre 20 y 35 años de edad.

Muchas de las mujeres que ahí llegan son analfabetas y tienen la oportunidad de concluir la primaria, ahora se trabaja para que puedan terminar secundaria y preparatoria.

Una vez que salen del albergue, la trabajadora social hace un seguimiento específico de cada caso y pueden seguir teniendo acceso a la atención médica, terapias y asesoría legal.

APRENDÍ A VALORARME

De acuerdo con las cifras proporcionadas por Pilar Sánchez, el 35 por ciento de los egresos, de mujeres que ya no regresan al albergue son inexplicables. Hay, sin embargo, un 50 por ciento de casos exitosos y un 15 por ciento no logran la autonomía y la independencia económica.

Otra voz anónima relata: “Soy mamá de 4 hijos, tres niñas y un niño. Me salí de mi casa por la violencia que ejercía mi esposo, el día que me golpeó yo me salí a la una y media de la mañana y me fui a la casa de una amiga. En ese entonces era tan grande mi temor que yo quería desaparecer.

“Fui al Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVI) y me ofrecieron irme al albergue. Me mandaron al del GDF, estuve dos meses y medio, a dos semanas y media de terminar mi proceso el papá de mis hijas me encontró.

“Cuando a una mujer la encuentran y van directamente a buscarla a las puertas del albergue se le da su egreso.

“Me canalizaron a un albergue particular, ahí estuve mes y medio. Decidí salirme de ahí, porque cuatro meses y medio era un tiempo suficiente, empecé a trabajar porque antes yo me dedicaba al hogar.

“El albergue me ofreció una ayuda enorme, me enseñó a valorarme y quererme a mí misma que es algo que no sabía hacer. La ayuda psicológica fue fundamental tanto para mí y mis hijas, nos ayudó a superar muchos traumas y a ellas a asimilar la situación.

“También me han dado medicamento para mi hijo, porque como usuarias externas sí podemos regresar pero ya no tan abiertamente. Podemos seguir en los talleres solamente el fin de semana. Mis hijas están retomando su terapia psicológica los fines de semana y las puertas del albergue siguen estando abiertas para nosotros mientras lo necesitemos y el tiempo que nosotras queramos”.

NUEVOS HORIZONTES

El albergue del GDF es independiente porque no pertenece a la Red Nacional de Refugios, encabezada por Margarita Guillé, quien informó a Cimacnoticias que legalmente este albergue no pertenece a la Red porque “no lo han solicitado”.

Por su parte, Pilar Sánchez dice que los recursos que recibe son del gobierno capitalino, pero actualmente buscan otra alternativa de financiamiento, como las donaciones.

Para el 2008 habrá cambios en el albergue. Uno de ellos será empezar a trabajar con un registro de datos y de casos. Actualmente no se cuenta con un seguimiento de los casos de mujeres que deciden regresar con su pareja, esposo, compañero.

“Tenemos que empezar un registro de por qué estas mujeres regresan con su marido, por qué no pernoctan. Y saber qué pasó con ellas. Así sabrán si no desaparecieron o qué les ocurrió”, asegura Pilar Sánchez. Y para esta tarea trabajarán de la mano de la Procuraduría del DF.

07/LGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: