Inicio Alcanza osteoporosis proporciones epidémicas en AL y Asia

Alcanza osteoporosis proporciones epidémicas en AL y Asia

Por la Redacción

El Primer Congreso Internacional de la Fundación Internacional para la Osteoporosis en América Latina reveló un panorama nada halagador para la región.

De acuerdo con cifras de la Fundación Internacional para la Osteoporosis, (IOF, por sus siglas en inglés), una de cada tres mujeres padece de dicha enfermedad, especialmente después de los 50 años.

Sin embargo, también es cierto que la osteoporosis afecta a uno de cada ocho hombres, que la incidencia en América Latina va en aumento y que está alcanzando proporciones epidémicas.

Se estima que en los próximos 50 años, el número de fracturas de cadera en el mundo en mujeres y hombres, se duplicará. De esas quebraduras, una de cada cuatro ocurrirá en América Latina y Asia.

Para el 2050, se prevé que los latinoamericanos sufrirán cerca de 655 mil 648 fracturas de cadera. Estas y otras alarmantes conclusiones se desprenden del Primer Congreso Internacional sobre la Osteoporosis en América Latina organizado por la IOF en mayo pasado en Río de Janeiro, Brasil, difundió Mujereshoy.

Según los especialistas, ante un panorama tan alarmante, la salida más recomendable es la prevención. Y cuanto más temprano, mejor. El esqueleto humano se forma durante los primeros años de vida, y luego se remodela constantemente. Es el armazón sobre el cual se fijan los tendones y músculos; sirve de palanca para que los músculos puedan ejercer su efecto de mover segmentos del cuerpo; protege los órganos internos como el cerebro y los pulmones, y además es un depósito de minerales (calcio).

La osteoporosis es una enfermedad crónica en la que se observa una disminución en la densidad y calidad de los huesos y esto conlleva a un desgaste del esqueleto. Al ser los huesos cada vez más porosos y frágiles, se incrementa el riesgo de fracturas, especialmente en la cadera, las muñecas, la pelvis y los brazos.

La pérdida de la masa ósea ocurre silenciosamente y de manera progresiva, por lo que sus síntomas no se detectan hasta que se produce la primera fractura.

Según los especialistas, la masa ósea tiene su pico alrededor de los 30 ó 35 años. Durante la pubertad, la densidad ósea (la calcificación en el hueso) en la columna y la cadera, aumenta cinco veces.

En las niñas, la cantidad de hueso que se forma entre los 11 y los 13 años de edad equivale a la cantidad de hueso que perderán de los 50 a los 80 años de edad.

Por eso, lo ideal es implementar estrategias preventivas desde corta edad para que estas personas jóvenes empiecen a desarrollar huesos fuertes menos propensos a ser afectados por la osteoporosis.

LA ALIMENTACIÓN

El calcio es un mineral indispensable para un saludable desarrollo de la masa ósea. Por ello se recomienda vigilar el consumo de este nutriente durante la niñez y pubertad. La leche y sus derivados son la principal fuente de calcio; sin embargo, también puede obtenerse de otros alimentos como espinacas, brócoli, salmón e higos deshidratados.

“Desdichadamente nuestras niñas y niños no están consumiendo cantidades suficientes de calcio. Muchos ni siquiera tienen el hábito de tomar un desayuno con productos ricos en este mineral. Además, prefieren golosinas, jugos dulces y bebidas gaseosas en vez de un vaso de leche”, aseguró el doctor Luis Jiménez Briceño, participante del congreso.

La ingesta diaria de calcio recomendada varía según la edad, el sexo y otros determinantes.

Un componente fundamental es la vitamina D, pues ayuda al organismo a absorber el calcio y a depositarlo en el esqueleto. Una fuente natural de esta vitamina es la exposición al sol. Las proteínas también cumplen un papel importante en la adquisición de masa ósea.

Un consumo pobre de proteínas puede ser perjudicial para la producción y acción del denominado factor de crecimiento, indispensable en la formación de los huesos.

Otro factor de riesgo en la incidencia de la osteoporosis es el sedentarismo. Los huesos de las y los jóvenes responden de mejor forma al ejercicio constante que los huesos de una persona de mayor edad. Las actividades físicas recomendadas son caminatas, gimnasia, ejercicios aeróbicos, deportes competitivos, juegos de pelota y baile, entre otros.

Se ha comprobado que la infancia y la juventud que practica ejercicios de manera regular incrementan la densidad ósea y ésta se mantiene incluso durante la primera etapa de la adultez, aún si la intensidad del entrenamiento disminuye.

ALERTA EN AMERICA LATINA

Según datos recopilados por la Fundación Internacional para la Osteoporosis, en los próximos 50 años el número de fracturas de cadera que ocurre en el mundo se duplicará. Una de cada cuatro fracturas de cadera ocurrirá en América Latina y Asia. Ésta y otras cifras alarmantes con respecto a la osteoporosis justifican la urgencia de centrar la atención en estrategias de prevención adecuadas, que deben ejecutarse desde la infancia.

Para el 2050, se estima que los latinoamericanos sufrirán 655 mil 648 fracturas de cadera, con un costo anual de 13 billones de dólares. En Brasil se diagnostica sólo a una de cada tres personas con osteoporosis y de ellas, sólo una de cada cinco recibe algún tipo de tratamiento. Allí se producen aproximadamente 100 mil fracturas de cadera anualmente.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content