Inicio Amistades especiales

Amistades especiales

Por Mónica Pérez

La amistad entre mujeres no es ni peor ni mejor que la que puede establecerse entre varones, simplemente es distinta porque se compone de situaciones complejas que la hace diferente de otras dentro de las relaciones humanas. No obstante, la sociedad ha exaltado tanto la camaradería entre varones, creando a su vez el mito de que entre nosotras sólo es posible la competencia y la envidia.

Para tratar de explicar este fenómeno, la antropóloga Marcela Lagarde, se plantea la siguiente pregunta en un texto que habla sobre la enemistad entre mujeres: ¿por qué las mujeres somos conflictivas, competitivas y rivales entre nosotras mismas?

Según la antropóloga feminista, el mundo en el que vivimos es autoritario y está claramente jerarquizado. En este contexto, uno de los problemas que tenemos las mujeres bajo el esquema de autoridad es la enemistad, la cual vivimos y reconocemos, pero no identificamos.

Estos hechos de enemistad siempre los advertimos en las otras, pues siempre la otra es la envidiosa, la desleal, la traicionera; lo cual habla de la incapacidad de vernos a nosotras mismas y de proyectar en la otra todo aquello que nos molesta.

Para Marcela Lagarde, es el propio sistema patriarcal (dominación masculina en la que los hombres aparecen como agentes activos de la opresión hacia las mujeres), el que nos ha orillado a competir y vernos como rivales.

Asimismo, explica, las mujeres no sólo competimos por los hombres, sino que trasladamos esta competencia a todos los ámbitos de la vida, fundamentalmente en la lucha por tener un lugar en el mundo; competimos desde que somos niñas por el amor del padre y de la madre, aprendemos la competencia y la rivalidad. Así, cuando salimos de la familia, reproducimos lo que aprendimos.

Finalmente, Lagarde señala que en la búsqueda del reconocimiento, devaluamos a las otras mujeres y tendemos profundizar las diferencias, lo que nos separa de ellas y nos hace antagónicas, agudizando la enemistad.

Sobre este tema, la feminista y doctora en teología, Mary E. Hunt, hace la siguiente reflexión: “la amistad entre mujeres es el mejor antídoto contra el patriarcado. La forma en que nos preocupamos unas de otras, dándonos tiempo para invitarnos y actuar en coaliciones únicas de amigas buscadoras de justicia, me da esperanzas y energías para la tarea de transformación social”.

¿QUÉ DICEN LOS CIENTÍFICOS?

Un estudio del año 2000 de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) sugiere que las amistades entre mujeres son especiales.

Respuestas femeninas al estrés: Cuidar y hacer amistades, no pelear o escapar, nombre de la investigación, explica que la amistad con otras mujeres da forma a lo que somos, calman nuestro mundo interior y llena vacíos emocionales entre otras ventajas.

El estudio de la UCLA señala que las mujeres enfrentamos las tensiones utilizando una serie de químicos cerebrales que nos permiten entablar y mantener relaciones con otras mujeres.

Contrario a lo que muchos científicos suponían, en situaciones de tensión, las mujeres no pelean con otras mujeres, sino que se relacionan mejor; por lo que las investigadoras que llevaron a acabo el estudio, sospechan que las mujeres cuentan con un repertorio conductual más amplio que pelear o escapar.

La investigación indica que cuando una hormona llamada oxitocina es liberada como parte de las respuestas al estrés en las mujeres, ésta disminuye la reacción de pelear o escapar y por el contrario, motiva a las mujeres a cuidar o a reunirse con otras mujeres, lo cual contrarresta el estrés y produce un efecto calmante.

Esta reacción calmante no ocurre en los hombres, afirma el estudio, pues la testosterona -que ellos producen en elevadas cantidades cuando se encuentran bajo tensión- parece reducir el efecto de la oxitocina.

CONCLUSIÓN

Si bien la perspectiva antropológica puede explicar por qué es difícil para las mujeres establecer vínculos de amistad y el enfoque científico establece algunas ventajas de estas amistades, la experiencia personal me indica que las mujeres somos una fuente tan grande de fortaleza unas para otras que no puede ser tan difícil encontrar el apoyo, la comprensión y la solidaridad en otras mujeres. Eso es algo que únicamente puede ofrecernos esa amiga que siempre estará ahí.

2004/MP/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content