Inicio » Asegurar a la población femenina el acceso a educación y salud, vital para disminuir el número de habitantes en el mundo: FNUAP

Asegurar a la población femenina el acceso a educación y salud, vital para disminuir el número de habitantes en el mundo: FNUAP

Por Román González

Lograr la igualdad de condiciones entre mujeres y hombres y garantizar el derecho a la salud reproductiva, incluido el derecho a decidir el número de hijos y el esparcimiento entre ellos, ayudarán a un crecimiento más lento de la población y aliviarán las presiones sobre el medio ambiente, revela el Informe sobre el Estado de la Población Mundial 2001, titulado “Huellas e hitos: población y cambio del medio ambiente”, publicado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP).

Así, alcanzar que en el 2050 la población mundial llegue al nivel más alto de 10 mil millones de habitantes o la baja de siete mil 900 millones, dependerá de que la población femenina tenga acceso a la educación y la salud, incluida la reproductiva, además de erradicar la pobreza.

El documento presentado esta dedicado este año a las relaciones entre la población y el medio ambiente. También expone las acciones relativas a cuestiones de población, medio ambiente, salud pública y mejoramiento de la condición de la mujer.

El balance presentado indica que la degradación del medio ambiente, significa que las mujeres deben dedicar más tiempo y más esfuerzos a encontrar combustible o producir alimentos, pero no disminuyen las restantes responsabilidades de satisfacer las necesidades del hogar y velar por la salud de la familia.

En particular, revela el estudio, en las zonas rurales de los países en desarrollo, las mujeres son también las principales administradoras de recursos esenciales del hogar, entre ellos el agua no contaminada, los combustibles para la cocción y la calefacción y el forraje para los animales domésticos.

Además, las mujeres constituyen más de la mitad de la fuerza laboral agrícola. “Se encargan de los cultivos para el hogar y el mercado y, en muchos casos, son quienes producen la mayoría de los alimentos básicos. En los países más pobres del mundo, son jefas de casi un cuarto de las familias rurales”.

No obstante, refiere FNUAP, aun cuando las mujeres tienen la responsabilidad primordial de administrar los recursos, por lo general no tienen control sobre ellos.

En ese sentido, se indica que las leyes nacionales o las costumbres locales con frecuencia deniegan a las mujeres el derecho a obtener un título de propiedad o a heredar tierras y esto significa que no tienen garantías para solicitar créditos y mejorar su condición.

Asimismo, ellas suelen carecer de derechos en otros aspectos de sus vidas, lo cual refuerza la desigualdad de género. “Las altas tasas de fecundidad y las familias numerosas siguen siendo características de la vida rural, aun cuando la justificación de tener tantos hijos es cosa del pasado. Esto refleja en parte la falta de opción de las mujeres al respecto”, se considera.

El desarrollo sostenible, se afirma, exige que se reconozcan y se valoren las múltiples maneras en que la vida de la mujer se entremezclan con las realidades del medio ambiente.

El informe indica que la mujer necesita apoyo jurídico y social para obtener el título de propiedad de las tierras, mantenerlo y heredarlo. También necesita tener acceso al crédito y a servicios de difusión agrícola y de ordenamiento de los recursos.

En ese tenor, se destaca que como van disminuyendo las oportunidades rurales, son numerosos los hombres que migran y esto aumenta las cargas y las responsabilidades de las mujeres en la familia, aunque a veces tal vez reciban remesas de dinero para la vivienda, la educación y la atención de la salud.

Otro aspecto importante del informe se refiere al hecho de que debido a la diversidad de las interacciones cotidianas de la mujer con el medio ambiente, ella es la más gravemente afectada por la degradación medioambiental.

De ello, se da cuenta que los productos químicos tóxicos y los plaguicidas presentes en el aire, el agua y el suelo, crean diversos riesgos para la salud de la mujer, es decir, ingresan a los tejidos del cuerpo y a la leche materna, por conducto del cual pasan a los lactantes.

El análisis de FNUAP, al referirse sobre la urbanización, destaca que ésta ofrece muchos peligros y oportunidades para las mujeres. En general, se apunta, las condiciones de seguridad del embarazo y el parto son mejores en las zonas urbanas, donde lo más probable es que los servicios de salud son más accesibles.

También, la vida en las ciudades ofrece a las mujeres una más amplia gama de opciones en cuanto a la educación, el empleo y el matrimonio, pero conlleva mayores riesgos de violencia sexual, abuso y explotación. Para las mujeres pobres, la urbanización significa menor trabajo físico para recoger combustible, prepara alimentos y acarrea agua, pero con frecuencia pierden el control directo respecto a la calidad o la cantidad de estos suministros.

En lo que toca al medio ambiente, dice FNUAP, la urbanización ofrece a los pobres algo pero después los priva de eso mismo, por ejemplo, los muy pobres residentes en zonas urbanas, quienes viven en tiraderos de basura y encuentran ahí su sustento, son posiblemente las personas que están en peores condiciones económicas de todo el planeta, desde un punto de vista tanto humano como económico.

Para FNUAP, el desarrollo sostenible exige que se reconozcan y se valoren las múltiples maneras en que las vidas de las mujeres se interrelacionen con la realidad del medio ambiente, por lo que es necesario que se asegure la vigencia del derecho de la mujer a ser propietaria de tierras.

Además, se necesita que la población femenina tenga acceso al crédito y a los servicios de difusión agrícola y ordenamiento de los recursos y que se les incluya en las decisiones respecto de la organización y el contenido de los servicios.

El informe concluye que la participación de las mujeres debe abarcar la información, la educación y los servicios de salud reproductiva. “La participación de las mujeres en las decisiones relativas a la salud y el medio ambiente beneficia a los individuos, a la sociedad y al medio ambiente”.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: