Inicio Atroz y vergonzosa, la falta de avance contra Muerte Materna

Atroz y vergonzosa, la falta de avance contra Muerte Materna

Por Leticia Puente Beresford /corresponsal

Al participar en la Reunión de Alto Nivel sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), celebrada esta semana en Naciones Unidas, Jens Stoltenger, primer ministro de Noruega, señaló el rotundo fracaso en el mundo para lograr avances sustanciales en la reducción del número de muertes maternas por embarazo o al dar vida, el Objetivo número 5 fijado por la comunidad internacional hace ocho años.

Al participar en el debate de alto nivel de Naciones Unidas en Nueva York, indica un comunicado de prensa, Jens Stoltenger dijo que estaba claro que el mundo no está tomando en cuenta el asunto de la mortalidad materna, uno de los ocho ODM.

El hecho de que no hayamos hecho un significativo progreso en la reducción en la muerte de mujeres embarazadas, “es atroz, terrible, vergonzoso”, dijo a los delegados. “Sólo puede haber una razón para esta situación “espantosa” y esta es, la persistente negligencia, descuido a las mujeres, en un mundo dominado por los hombres. Stoltenberg dijo: Esta tragedia humana es evitable por su simple significado.

El reporte que dio a conocer la semana pasada el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (por sus siglas en inglés UNICEF), mostró que más de 500 mil mujeres mueren innecesariamente cada año por complicaciones de embarazo, la mayoría de éstas en países en vía de desarrollo.

Sólo piensen en los millones de mujeres, mujeres jóvenes y niñas que saben, y con miedo, que dar vida puede causarles la muerte, dijo el Primer Ministro. “El dinero no parece ser un problema cuando el problema es el dinero”, refiriéndose a la crisis del Wall Street y mercados financieros alrededor del mundo.

Existe la inversión en casas y trabajos para la clase media. Ahí hay algo fundamentalmente mal cuando el dinero parece ser abundante, pero escaso cuando se trata de fondos para invertir en la gente.

Stoltenberg hizo un llamado fuerte a nivel internacional para atender este problema, así como para destinar fondos a proyectos de construcción de escuelas en Afganistán y apoyo a hospitales en Rwanda, y para vacunas para la población más pobre en el mundo.

Al referirse a los esfuerzos hechos por los países miembros de Naciones Unidas para reducir el hambre, la pobreza extrema, las enfermedades y el analfabetismo, el Secretario General del organismo, Ban Ki-moon, señaló que son importantes pero insuficientes, y requieren un mayor impulso para alcanzar los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM), fijados hace ocho años por la comunidad internacional.

Durante la Reunión de Alto Nivel sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que se celebró esta semana en Naciones Unidas, Ban Ki-moon añadió “nos movemos en la dirección correcta, pero no lo suficientemente rápido”.

Subrayó la necesidad imperiosa de renovar los compromisos asumidos para lograr, entre otras cosas, la disminución a la mitad del hambre y la pobreza extrema en el mundo para el 2015.

De igual manera, advirtió que la actual crisis financiera amenaza el bienestar de miles de millones de personas, ya que se suma al daño causado por la pronunciada alza de los precios de los alimentos y los combustibles, siendo las más afectadas las personas pobres de todos los países.

Afirmó que por primera vez la comunidad internacional cuenta con los recursos, conocimientos y capacidades para eliminar la pobreza y reiteró su intención de reunir a los principales actores económicos para reimpulsar los planes de desarrollo.

Ban pidió a las economías industrializadas la voluntad política necesaria para alcanzar un acuerdo en las negociaciones de la Ronda de Doha sobre comercio internacional, que tendrá lugar en diciembre próximo.

“La gente pobre del mundo recurre a sus gobiernos y a las Naciones Unidas por ayuda y solidaridad. Para ellos, somos responsables. Aquí contamos todos. Asumamos nuestra responsabilidad”, recalcó.

Finalmente, Ban confió en que los Estados partes apoyen su propuesta de celebrar una cumbre en 2010 para reevaluar los avances hacia los Objetivos del Milenio.

En su intervención, el presidente de la Asamblea, Miguel d’Escoto Brockmann, dijo “que por cada dólar que los países en desarrollo gastan en asistencia internacional, invierten diez dólares en la adquisición de armamento”.

Agregó que “calculando la cantidad gastada en la guerra de Irak, con eso ya se hubiera pagado el curso completo de primaria de todos los niños y niñas y jóvenes en el mundo que no están en la escuela. El precio de un solo misil es suficiente para construir 100 escuelas en cualquier país de África, Asia, o Latinoamérica”.

08/VR/GT/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más