Inicio Aumenta número de hogares con jefatura femenina en Colima

Aumenta número de hogares con jefatura femenina en Colima

Por Pedro Zamora Briseño

De 2010 a 2015 se elevó de 25.9 a 29.3 por ciento la proporción de hogares con jefatura femenina en el estado, según un comparativo de los resultados del Censo de Población y Vivienda 2010 y de la Encuesta Intercensal 2015, realizados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
 
En ese lapso, la media nacional aumentó de 24.6 a 29.0 por ciento, en tanto que el Distrito Federal se mantuvo en el primer lugar con 35.7 por ciento de hogares con jefatura femenina, y el estado de Colima se ubicó en el décimo primer sitio.
 
Después del DF, se encuentran Guerrero (32.7 por ciento), Morelos (32.2), Sonora (31.7), Sinaloa (31.6), Baja California (31.2), Veracruz (30.8), Tabasco (30.5), Chihuahua (29.9), Oaxaca (29.5), y Colima (29.3 por ciento).
 
De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del Inegi, en ese año los hogares ascendieron a 31.9 millones en el país, de los que 22.6 millones son encabezados por un hombre y 9.2 millones por una mujer; es decir, de cada 10 hogares en México, tres son dirigidos por una mujer.
 
En 2010 la proporción de esos hogares fue de 24.6 por ciento y para 2015 se incrementó en todas las entidades federativas.
 
Por otra parte, la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) 2014 señala que 96.8 por ciento de la población habita en hogares familiares, es decir, en grupos donde los miembros tienen alguna relación de parentesco con el jefe del hogar, mientras que 2.7 por ciento de la población permanece sola, y 0.5 por ciento reside en la misma vivienda con otras personas sin mediar una relación de parentesco.
 
Según un estudio del Inegi con motivo del “Día de la Familia”, que se celebró este domingo 6 de marzo, la clasificación que se hace en México del conjunto de hogares familiares se divide en nucleares (que se componen usualmente del jefe, su cónyuge y/o sus hijos, un jefe con sus hijos o pareja sin hijos), que representan 67.6 por ciento; y los extensos (que se integran por un hogar nuclear al que se han agregado otros parientes o no parientes) concentran 21.5 por ciento. Los primeros agrupan a 68.6 por ciento de la población y los segundos a 31.3 por ciento.
 
CARACTERÍSTICAS SOCIODEMOGRÁFICAS
 
En México, la proporción de hogares encabezados por una mujer continúa en incremento, pues pasó de 17.3 por ciento en 1990 a 26.4 por ciento en 2014.
 
Entre las principales tendencias sociodemográficas que explican este aumento destacan: la viudez como resultado de una mayor sobrevivencia y en consecuencia una esperanza de vida más alta de las mujeres; el aumento en el número de las separaciones y divorcios; el incremento en el total de madres solteras; y los contingentes migratorios mayoritariamente masculinos.
 
El análisis de la edad promedio de la jefatura de hogares familiares muestra que en general, las jefas de hogar son mayores a los jefes. La edad promedio de las jefas de hogares nucleares es de 47.5 años mientras que la de los jefes es de 45.4 años.
 
En los hogares nucleares, la mayor proporción de jefes (hombres y mujeres) tiene una edad que oscila entre 30 y 49 años, destacando la participación de las jefas con 50.8 por ciento y jefes con 52.3 por ciento.
 
La mayor parte de las jefas de hogar (37.1 por ciento) cuenta con estudios de primaria, 20.2 por ciento con algún grado aprobado de secundaria, y la proporción de jefas con algún grado aprobado en educación superior es de 13 por ciento.
 
En cuanto al tamaño de localidad, se observa que es en ámbitos más urbanizados donde se concentra más de la mitad de las mujeres que son jefas de hogar 54.5 por ciento, siendo este porcentaje mayor incluso que el de los jefes varones (48 por ciento).
 
PARTICIPACIÓN ECONÓMICA
 
La tasa de participación de las jefas de hogar en la actividad económica es de 53.4 por ciento, valor inferior a la que reportan los jefes, pero superior a la PEA femenina en su conjunto, que es de 42.4 por ciento.
 
Con relación a la dependencia económica, destaca que la proporción de hogares con jefatura femenina y con un número menor de dependientes económicos es mayor que la de los hogares con jefatura masculina y menor número de dependientes económicos.
 
Por ejemplo, uno de cada dos hogares con jefatura femenina tiene máximo un dependiente económico, mientras que en los hogares con jefatura de un hombre esta proporción es de uno de cada tres.
 
El análisis de las características de la ocupación de las jefas de hogar muestra que ellas se ocupan principalmente en servicios (56.2 por ciento) y en el comercio (25.2 por ciento); una de cada 10 mujeres ocupadas están en condición crítica de ocupación; pues para 63.5 por ciento su empleo no le da acceso a atención médica, y 9.1 por ciento de las jefas están en condición de subocupación.
 
16/PZB/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content