Inicio Avance histórico de la presencia femenina en el Congreso

Avance histórico de la presencia femenina en el Congreso

Por Rafael Maya

La llamada Ley de Cuotas, que impide a los partidos políticos otorgar más del 70 por ciento de candidaturas titulares a aspirantes de un mismo sexo, originó un salto histórico de 6.4 por ciento en la representación femenina en el Congreso, donde habrá más del 20 por ciento de mujeres en la próxima legislatura.

Aunque falta que el Instituto Federal Electoral (IFE) confirme a finales de agosto próximo las 200 diputaciones plurinominales, las cifras oficiales divulgadas hasta ahora permiten establecer que en la próxima Cámara de Diputados habrá 116 legisladoras (50 de mayoría relativa y 66 de representación proporcional).

Las mujeres en la Cámara baja pasan de tener una representación de 16.8 por ciento (80 diputadas) a 23.2 por ciento del total de 500 curules. El salto es histórico toda vez que desde la Legislatura 42 (1952-55) en la que hubo una sola mujer hasta la saliente Legislatura 58, el incremento femenino no pasaba –en promedio– de 2 puntos porcentuales en cada elección.

Tras los comicios del 6 de julio, el aumento es de 6.4 puntos porcentuales, máximo histórico alcanzado hasta ahora, logrado tras la aplicación por vez primera de la Ley de Cuotas.

LOS EFECTOS DE UNA LEY IMPERFECTA

El número de diputadas habría llegado hasta 150 (30 por ciento del total) de no ser porque los partidos se escabulleron de postular a más mujeres al recurrir a la elección de candidaturas a través del voto directo de la militancia. Tal proceso, según prevé la propia ley electoral, está exento de cumplir con la cuota mínima de 30 por ciento para mujeres.

Para colmo, la gran mayoría de las 228 candidatas de mayoría relativa que postularon PRI, PAN, PRD y la Alianza para Todos (PRI-Verde Ecologista) fueron enviadas a competir en distritos difíciles o de plano con nulas posibilidades de triunfo en las urnas.

De ese modo, sólo 50 candidatas (21.9 por ciento del total) que estuvieron en campaña en busca del sufragio fueron favorecidas por el electorado: apenas 14 diputadas más electas por voto directo en comparación con la Legislatura saliente.

La inequidad en la repartición de candidaturas femeninas se observó, por ejemplo, en los estados de Chiapas y Durango. En la primera entidad, el PRI ganó en 11de los 12 distritos en disputa. La única mujer que fue postulada por el tricolor en el estado se llevó el triunfo. En Durango, los cinco distritos fueron para el PRI pero no hubo una sola candidata de ese partido.

Lo mismo ocurrió con el PAN y el PRD. El blanquiazul postuló a una sola mujer en Querétaro, entidad en la que ganó tres de los cuatro distritos electorales y además repitió en la gubernatura. La candidata Dolores Pérez fue la perdedora en el distrito de Cadereyta de Montes, en donde ganó un abanderado de la alianza PRI-PVEM.

De los 13 distritos de Michoacán el PRD se llevó 9. La única mujer que postuló el sol azteca en ese estado gobernado por Lázaro Cárdenas Batel, triunfó en el distrito de Morelia.

A pesar del raquítico incremento de diputadas surgidas del voto directo, la ley de cuotas contribuyó a que la balanza se equilibrara con 66 legisladoras de representación proporcional, 22 más que en la actual Legislatura.

Si por el principio de Mayoría Relativa los partidos tuvieron la escapatoria de la elección de candidaturas, por la vía plurinominal no les quedó de otra que postular a por lo menos una mujer en cada uno de los tres primeros bloques de tres candidaturas, en cada una de las listas. Así, se otorgó a las mujeres los lugares más seguros de llegar a la Cámara baja.

LA BANCADA FEMENINA

Finalmente, el gobernante Partido Acción Nacional tendrá más diputadas en San Lázaro: 45 en total (17 de mayoría y 28 “pluris”). El opositor Partido Revolucionario Institucional tendrá 20 de mayoría (9 a título individual y 11 en alianza); y 19 de representación proporcional, para sumar 39 curules.

El Partido de la Revolución Democrática tendrá 27 diputadas (13 de mayoría y 14 plurinominales). El Verde Ecologista de México alcanzará a colocar a cuatro mujeres por la vía “pluri”, y Convergencia tendrá solamente una legisladora de representación proporcional.

Es de resaltar que por los tres principales partidos políticos (PRI, PAN y PRD) habrá diputadas que han manifestado un compromiso con los derechos de las mujeres. Ello podría derivar en una andanada de iniciativas legales a favor de las garantías femeninas… aunque no necesariamente.

Por el PAN se encuentran, por ejemplo, Margarita Zavala, secretaria de Promoción Política de la Mujer del Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul; y Patricia Garduño, coordinadora de la bancada panista en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, y ex integrante de la comisión de Equidad y Género en esa instancia.

Margarita Zavala firmó días antes de las elecciones “a título personal” un pacto entre candidatas de diversos partidos, para defender en la próxima Legislatura la llamada agenda de género.

Ha sido polémica por su abierto respaldo al eventual coordinador del PAN en San Lázaro, Francisco Barrio, quien es señalado por diversos sectores como el responsable de la impunidad prevaleciente en los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Por el blanquiazul también estará la diputada de mayoría Adriana González Furlong, quien es periodista y conduce programas radiofónicos y televisivos sobre la realidad de las mujeres.

El PRD es el partido que tendrá una bancada con mujeres declaradamente feministas: la antropóloga Marcela Lagarde, la ex secretaria de la Mujer Malú Micher, la sindicalista Rosario Ortiz, Angélica de la Peña, y la ex dirigente nacional del sol azteca Amalia García –quien podría ser la coordinadora de la fracción perredista–.

Por el PRI destacan Esthela Ponce, actual dirigente del Organismo Nacional de Mujeres Priistas; Diva Hadamira Gastelum, presidenta de ese mismo organismo en Sinaloa; Sara Rocha, dirigente nacional de la Mujer Campesina; y Rebeca Godínez, directora del Instituto Mexiquense de la Mujer.

Otras diputadas de mayoría por el tricolor serán Marcela Guerra, quien impulsó un pacto de mujeres en Nuevo León, e Ivonne Ortega ex presidenta de la comisión de Equidad y Género en el congreso de Yucatán.

La correlación de fuerzas en la próxima Legislatura será interesante: la bancada femenina del PAN será minoría siempre y cuando las diputadas del PRI, PRD, Verde y Convergencia se unan para detener iniciativas del blanquiazul como la creación de una Secretaría de la Familia.

De lo contrario, las feministas del PRD tendrían poca fuerza para aprobar sus iniciativas si no cuentan con el apoyo de la fracción tricolor. No hay que olvidar que si Elba Esther Gordillo resulta electa coordinadora del PRI en San Lázaro, a las priistas “comprometidas” con la agenda de género no les quedará de otra que seguir la línea de una aliada del presidente Vicente Fox.

2003/RM/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más