Inicio “Avon llama…”

“Avon llama…”

Por Mónica Pérez

El eslogan publicitario de “Avon llama” tiene rostro de mujeres que durante muchos años han ido de puerta en puerta ofreciendo los productos de la empresa. En noviembre pasado, 27 mil de estas trabajadoras, de un total de 450 mil, fueron dadas de baja del IMSS. Mañana vence el plazo para que la trasnacional resuelva su situación.

Estas trabajadoras, mejor conocidas como representantes de Avon, son en su mayoría amas de casa, en un rango de edad entre 38 a 58 años, con nivel de escolaridad básico y antigüedad promedio superior a los 15 años trabajando para la empresa líder en ventas directas de productos de belleza y relacionados: Avon Cosmetics.

Nunca han sido reconocidas como empleadas, aún cuando sus ventas representan 70 por ciento del total de las ganancias de Avon, y la única prestación que recibían al estar inscritas al Seguro Social les fue arrebatada.

Ahora, perciben sólo las comisiones por sus ventas, que en muchos casos, llega a 300 pesos cada mes, monto que para la Organización de las Naciones Unidas estaría en la línea de pobreza.

Pero las mujeres se organizan. Se calcula que existen entre mil 200 y mil 500 denuncias de trabajadoras del Distrito Federal, Hidalgo, Estado de México, Puebla y Veracruz en la Auditoría Patronal del IMSS y en enero pasado presentaron una queja contra el gobierno mexicano ante la Organización Internacional del Trabajo.

LA HISTORIA

En 1886, David Mc Conell, colocó los cimientos de lo que sería una de las más poderosas compañías de cosméticos en todo el mundo: Avon Cosmetics.

Para 1906, lo que empezó como una pequeña compañía de perfumes en Manhatan, Nueva York, contaba con 10 mil representantes en Estados Unidos. En 1914, se extendió a Canadá y en 1936 cambió el nombre de la compañía: Avon Products.

Hoy la empresa tiene presencia en 137 países en todo el mundo y cuenta con un ejército de más 3 millones de representantes, en su mayoría mujeres.

En México, Avon inició sus actividades en 1956, con 59 productos para dama y nueve para caballero. En 1964 inauguró sus oficinas en la Ciudad de México y en 2000 la planta de Celaya, Guanajuato, una de las más modernas del mundo.

AVON EN SIETE MILLONES DE HOGARES

Datos de la compañía indican que en México un total de siete millones de hogares tienen productos de Avon Cosmetics. La trasnacional genera cuatro mil 300 empleos directos, incluido el personal de sus plantas y oficinas.

Según la directora de Relaciones Públicas de Avon México, Diana Cañizares, las representantes independientes, es decir no reconocidas como trabajadoras, suman un total de 450 mil en México, de las cuales sólo 27 mil estaban afiliadas al IMSS, esto es entre seis y ocho por ciento del total.

EL SISTEMA

El sistema de la compañía Avon Cosmetics, conocido como venta directa, se divide en 19 campañas, cada una con duración de 21 días. Para todas ellas se elabora un catálogo diferente. La compañía cuenta con una variedad de más de dos mil 200 productos.

Existen 500 zonas de venta que agrupan entre 700 y 800 trabajadoras cada una. La estructura comprende tres niveles: consejeras, que son personal de la empresa; líderes y representantes. El único requisito para ser representante es tener 18 años cumplidos.

Irene Chávez Ramírez, trabajadora de la empresa, explica que obtienen 30 por ciento de comisión por la venta maquillajes y perfumes y 30 por ciento en joyería. En moda y hogar 20 por ciento y 30 en lencería. En el catálogo Bienestar la ganancia es de 20 por ciento.
Así, nos ejemplifica Irene, si una trabajadora tiene una venta total de 15 mil pesos, recibe comisiones por 4 mil 500 pesos, en promedio. Si la venta llega a ser muy baja, de más o menos 2 mil pesos, la comisión será de 400 o 500 pesos.

Pero las comisiones disminuyen porque las representantes con mayores ventas las distribuyen entre 10 o más ayudantes, a quienes corresponde 20 por ciento, descontando también el pago de impuestos.

Las trabajadoras explican que en muchas ocasiones, la empresa les envía productos especiales, pero no obtienen ninguna comisión, como los osos de peluche y los broches de la campaña contra el cáncer de mama, “aunque no estamos obligadas a venderlos, de no hacerlo, las consejeras nos reprenden”.

VENTAS DIRECTAS

Según la Norma Oficial Mexicana sobre Prácticas Comerciales las ventas directas son la comercialización de bienes de consumo y servicios directamente a los consumidores, mediante el contacto personal de una o un vendedor independiente fuera de un local comercial.

Stanhome, Tupperware y Avon fueron las primeras empresas que propiciaron en México el uso de este sistema de comercialización, el cual ha tenido un importante crecimiento en los últimos años, tanto en personal ocupado como en volumen de ventas.

Según datos de la Cámara Nacional de la Industria de Perfumería, Cosmética y Artículos de Tocador e Higiene, en el sector hay más de 200 empresas cuyo mercado vale alrededor de tres mil 700 millones de dólares.

A través del sistema de venta directa, que representa 35 por ciento de la venta total de estos productos, proporciona un ingreso mensual de manera constante a más de un millón 800 mil familias.

México es el cuarto país a nivel mundial en ventas directas, sólo superado por Estados Unidos, Japón y Corea. Según datos de la Asociación Mexicana de Ventas Directas en 2003, en México había un millón 200 mil vendedores, 80 por ciento mujeres.

LAS GANANCIAS

A principios de este mes, Avon reportó el incremento de su beneficio neto en 27 por ciento en 2004, hasta 846 millones de dólares, gracias a las ventas de productos de belleza.

Cifras de la empresa señalan que las ventas netas de Avon México ascendieron a 650 millones de dólares. Pero para las trabajadoras las cuentas no son tan alegres.

En promedio la empresa obtiene 70 por ciento de las ganancias, esto es 455 millones de dólares. El resto son para las trabajadoras, unos 195 millones de dólares. Al dividir esta cifra entre las 450 mil representantes, a cada una le corresponde en promedio 433 dólares de ganancia anuales.

Además Avon obtiene otros ingresos por la venta de catálogos, bolsas, muestras de productos, boletas de pedido, plumas y otros artículos que ascienden a 16 millones 65 mil pesos cada campaña, que al año sumarían casi 305 millones de pesos.

Desglosar tal cantidad no es difícil si multiplicamos el costo de los productos por 450 mil trabajadoras.

Por concepto de papelería, que incluye resumen de pedido, dos juegos de tres catálogos y documentos informativos, la empresa cobra dos pesos a cada una. Cada inicio de campaña Avon obtiene 900 mil pesos, en promedio.

Si adquieren más catálogos deberán pagar seis pesos por cada uno. Si una trabajadora adquiere los tres básicos, pagará 18 pesos, lo que equivale a unos 8 millones 100 mil pesos.

Por las boletas que proporcionan a sus clientes pagan 50 centavos. Este ingreso representa 225 mil pesos más. Las muestras de perfumes tienen un precio de seis pesos cada una, por esto la ganancia es de 2 millones 700 mil pesos.

El paquete con 30 bolsas de plástico medianas cuesta 5.30 pesos y 50 bolsas chicas 3.90 pesos, aquí la empresa obtiene 4 millones 140 mil pesos.

Además, Avon vende otros productos como son lápices a 1.50 pesos, plumas a dos, caja de colores a seis, bolsa de mano 29.90, cartera para catálogos 10 pesos, bolsa con 18 muestras de labiales 65 y bolsa con 32 muestras de esmaltes 45 pesos.

SIN DERECHO A SEGURIDAD SOCIAL

A pesar de que las representantes de Avon aportan 70 por ciento de las ganancias a la empresa, el 14 de noviembre del año pasado, las 27 mil afiliadas al IMSS perdieron el derecho a la seguridad social.

La última campaña en que las trabajadoras aportaron cuotas al IMSS fue el 30 de noviembre de 2004. La empresa les envío una carta de aviso el 18 diciembre y perdieron el derecho de atención médica a partir del 10 de enero pasado.

Así, cuando Avon llame a su puerta frente a usted estará una mujer que ha contribuido durante años al enriquecimiento de una de las empresas trasnacionales más importantes, pero que es invisible cuando exige sus derechos laborales.

2005/MP/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content