Inicio Bailar y bailar, así baile sola

Bailar y bailar, así baile sola

Por Fabiola Calvo

Las exigencias a las cuales estamos sometidas conducen a la ya conocida frase: “tengo un cansancio…” o “¡Qué estrés!” Sólo pronunciarlas en voz alta significa el reconocimiento de un estado y el anuncio de una necesidad: no hay salud corporal ni mental.

En medio de tanta exigencia externa, el deseo de cumplir una meta o responder al trabajo cotidiano hace olvidar a hombres y mujeres que “mi cuerpo también se llama yo” y que sufre las duras jornadas a las que lo sometemos, aunque lo más lamentable es que no lo conocemos y olvidamos que la afección de una parte tiene efectos en el todo.

En nuestro cuerpo cargamos toda la inflexibilidad que acumulamos a lo largo de nuestra vida. En palabras de Wilhelm Reich, en su libro Función del orgasmo, “Toda rigidez muscular incluye la historia y la significación de su origen. Su disolución no sólo libera la energía (…) sino que también trae a la memoria la situación infantil en que se ha producido la inhibición”.

No conocemos nuestro cuerpo, no lo tocamos. Se nos ha prohibido y no lo mimamos, pero para estar bien es preciso que él esté bien, y una manera sencilla, fácil y placentera es bailar y bailar, así baile sola: concentrarnos en las sensaciones que bailar despierta, cerrar los ojos, relajarnos, mover nuestros músculos, dejarnos llevar por la música, lo que según Osho puede hasta permitir la meditación.

Una patriarcal costumbre ha conducido a que en muchos países las mujeres esperen que las “saquen a bailar”, como si no fuese un deseo y un derecho que se puede conceder, y dejamos que los hombres escojan como si de una vitrina se tratase. Si él puede escoger, yo también puedo escoger a alguien o bailar sola para hacer del baile un disfrute y una terapia.

El baile y la sensualidad siempre han marchado juntos. ¿Quién dijo que debemos separarlos? Debemos dejar de lado esa dureza que tenemos con nuestro cuerpo. Frente al espejo lo único que se nos ocurre es: “Qué barriga tengo”, “cómo tengo de estrías”, “si tuviese un poco más de…”.

Disfrutemos del baile, solas o acompañadas y, como Isadora Duncan, trastoquemos los cánones, reivindiquemos nuestro cuerpo, nuestra feminidad, y olvidemos la belleza perfecta que corresponde a la oferta y la demanda.

*Periodista colombiana residente en Madrid

06/FC/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content