Inicio Balance de fin de año

Balance de fin de año

Por Cecilia Lavalle*

Se acerca el fin de año. El balance es inevitable; al menos, necesario. Y no sé a usted, pero a mí las cuentas no me salen.

Y no hablo de mi entorno inmediato, de mi realidad personalísima, sino de la realidad de la casa común, del espacio que compartimos, del piso que nos ayuda a identificarnos; de nuestro México.

Acaso debería agregar, de nuestro lastimado México, de nuestro pobre México, de nuestro penoso México.

Porque más allá de los informes que salen de las oficinas gubernamentales, más allá de los adornados discursos pronunciados en adornados escenarios, más allá de los anuncios comerciales en horarios de mayor rating, más allá de todo eso, para conocer la realidad de una nación lo esencial es la percepción de su ciudadanía.

Y ahí es donde las cuentas de fin de año no me salen. Las restas son más que las sumas. Las pérdidas son más que las ganancias. Los números rojos son más que los negros. Sacando cuentas, me quedan a deber.

Me queda a deber una clase gobernante que, en general, independientemente del nivel de gobierno y del partido político que represente, se distingue por su mezquindad más que por su solidaridad; por su avaricia, más que por su integridad; por perseguir su bien personal, más que por buscar el bien común.

Me quedan a deber la mayor parte de ocupantes de curules en las cámaras legislativas, que sin ruborizarse accedieron al aumento a la gasolina, pero la que consumen se las paga el erario; ajustaron presupuestos públicos, pero dejaron intocados sus salarios; toman medidas dolorosas cuando no les dolerá nada; ajustan cinturones cuando el que ciñe su cintura está más que holgado.

Me quedan a deber funcionarios de Hacienda que dicen que nuestra economía goza de cabal salud, mientras vemos que en derredor todos empiezan a estornudar; que insiste en que en el peor de los casos se trata de una gripita, mientras vemos que en medio mundo necesitan mascarillas de oxígeno; que me jura que aquí no-pa-sa-na-da, mientras medio país empieza a necesitar camillas.

Me quedan a deber los encargados de procurar y administrar justicia, que un día sí y otro también me aseguran que trabajan por mi seguridad, y un día sí y otro también los asesinatos se cuentan por docenas; me garantizan que en la lucha contra el crimen organizado vamos ganando, y a mí no me queda claro de qué bando me hablan; me informan que están limpiando la casa y pareciera que hay cuartos que no se quieren abrir ni desempolvar.

Me quedan a deber las procuradurías que por ineficiencia, corrupción, colusión u omisión son responsables de tantos hogares enlutados, de tantas lágrimas derramadas, de tanto dolor y tanta pena en tantos corazones.

Me quedan a deber gobernantes que aseguran que no permitirán más violencia contra las mujeres, y miran para otro lado en cada violación, en cada feminicidio, en cada desaparición de una niña o de una mujer; me aseguran en sendas declaraciones que les parece abominable la explotación sexual infantil, y acuden a las fiestas que organiza un pederasta o aplauden cuando alguien incita a menores a desnudarse en una fiesta.
Total, en general la élite gobernante de mi país me queda a deber.

Y, francamente, va siendo hora de que empiece a saldar su deuda; porque la ciudadanía de a pie está cansada de poner la desesperanza.

A usted, ¿le salieron las cuentas?

Mientras hace su balance le cuento que me tomaré unos días de vacaciones. Le dejo un abrazo con mis mejores deseos por un año lleno de buenas cuentas en su vida personal. Confío en que nos encontraremos en este mismo espacio el próximo 11 de enero.

cecilialavalle@hotmail.com

*Periodista y feminista mexicana en Cancún Quintana Roo, integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.

08/CL/VRI/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más