Inicio Bertha Kinsky, baronesa de Suttner

Bertha Kinsky, baronesa de Suttner

Por Erika Cervantes

Wangari Maathai recibió la semana pasada el Premio Nóbel de la Paz por su contribución al desarrollo sostenible, la democracia y la paz. Ella es la décimo segunda mujer en recibirlo desde que fue instaurado en 1901. La primera mujer en recibirlo fue Bertha Kinsky, baronesa de Suttner. Por su novela ¡Abajo las Armas!.

Los Premios Nóbel de la paz fueron establecidos como un homenaje a la baronesa Bertha von Suttner en 1905, de Austria, amiga de Alfred Nóbel. Suttner, Bertha Kinsky.

Bertha Kinsky, baronesa de Suttner, nació en Viena. Hija del conde Kinsky, casó en 1876 con el barón Von Suttner, novelista. La vida de Bertha se centró en luchar contra la carrera armamentista que dividía el centro de Europa.

Muchos de sus esfuerzos se dedicaron a denunciar a el nacionalismo como una idea divisionista y mal encauzada que obligaba a las personas a vivir en un estado de indefensión y alerta constante.

En 1889 publicó su famosa novela pacifista Die Waffen nieder! (Ábajo las armas!), que fue traducida a muchos idiomas, entre ellos al español con el título de ¡Abajo las armas!.

En esta novela Bertha Kinsky retrata la vida de Marta quien a lo largo de la trama renunciará a los valores que primaban en la época imperial: la defensa del honor y de la patria, la victoria, la guerra como medio de obtener la gloria personal y el reconocimiento social.

La lectura de esta novela revela que la idea del pacifismo no es un invento del siglo XX.

Bertha Kinsky Von Suttner, a finales del siglo XIX, ya había consagrado media vida a luchar contra la carrera armamentista y el exagerado nacionalismo que estaba destruyendo centro europa desde hacía generaciones, por no decir desde siempre.

Bertha Kinsky Von Suttner denunció en su novela que no sólo se trataba de luchar contra la guerra, había que combatir una serie de ideales que favorecían el espíritu belicista: la religión, que propiciaba la resignación; el papel de la mujer, como simple observadora de los acontecimientos; el valor como algo indiscutible en los hombres, la cobardía como deshonra y la concepción de la guerra como una forma más de hacer política.

En esta obra, la protagonista lucha por cambiar los roles: es una mujer instruida, le gusta alternar con intelectuales aunque pertenezcan a otras clases sociales, no cree que sea imprescindible la protección de un marido, no le importa mantener económicamente a su esposo con tal de que abandone la carrera militar, en definitiva, deja a un lado lo que se espera de una perfecta esposa para invadir un campo reservado hasta entonces a los hombres.

El verdadero mérito de “¡Abajo las armas!” no es literario, sino lo que su contenido supuso en su tiempo; hasta entonces nadie había denunciado de una forma tan contundente el dolor, la maldad y la crueldad de la guerra.

Hasta entonces nadie había descrito de forma tan gráfica el padecimiento de los soldados, Bertha Kinsky habla de los heridos abandonados, de la pesadilla del campo de batalla, del miedo que vuelve loco y del pánico a la muerte.

Bertha Kinsky Von Suttner murió en Viena en 1914. Pero le hereda a las nuevas generaciones la lucha contra el armamentismo y el trabajo por la paz.

2004/EC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content